Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A. RECORRIDOS ESOS OTROS MUNDOS PACO POMET ÚLTIMAS OBRAS MUSEO DE BELLAS ARTES. HUELVA C ALAMEDA SUNDHEIM, 13 HASTA EL 16 DE SEPTIEMBRE ETERNAMENTE FEMENINA MUJER, ETCÉTERA VARIOS ARTISTAS FUNDACIÓN FOTO COLECTANIA BARCELONA. C JULIÁN ROMEA, 6 HASTA EL 29 DE SEPTIEMBRE IVÁN DE LA TORRE AMERIGHI DE MUJERES Y HOMBRES. A LA IZQUIERDA, ANOUK AIMÉE (1961) FOTOGRAFÍA DE WILLIAM KLEIN. ARRIBA, EL RECREO (2007) DE PACO POMET Costaría encontrar en el panorama nacional a otro artista que desde los predios de lo pictórico, de una figuración fluyente, empastada y elástica, conjugue en una misma línea productiva y de intenciones los recursos más efectivos para desenmascarar la realidad tal y como la conocemos. Pomet (Granada, 1970) maneja como nadie los resortes de la ironía, que fuerza hasta desvirtuar la imagen que la soporta, dejando siempre un poso de melancólica tristeza, de un amargor persistente. En muchas de las obras presentes en esta selección descubrimos la lábil frontera que, desde el título mismo, separa lo verosímil de lo real, lo ficticio de lo verdadero. El proceso es tan simple como rotundamente efectivo: en una escena habitual, en cualquier paisaje ortodoxo, incluye de soslayo una paradoja visual, un error de cálculo, una situación incomprensible que termina por extenderse y contaminarlo todo, haciéndonos dudar de nuestras primeras impresiones. El artista no propone una realidad paralela que enfrentar especularmente con la cotidianidad, sino que edifica otra distinta, parasitaria, que se nutre de aquella hasta suplantarla. El objetivo de la cámara busca obsesivamente un retrato de mujer. La mira, la rodea, la seduce, la desnuda, y después la viste de Dior. En una atractiva muestra de 73 instantáneas, artistas de talento reconocido fotografían con personalidad propia un siglo de moda. La belleza, eternamente femenina, se muestra en las mujeres de época de Madame D Ora o Madame Yemande, en la mirada sofisticada de Cathleen Naundorf o Karl Lagerfeld, y en el poderoso glamour de la Anouk Aimée de William Klein, maestro del cuerpo a cuerpo visual. Erwin Blumenfeld explora el rostro de una mujer intocable, de porcelana, palidez rota por los labios rojos. Martin Munkácsi, Frank Horvat, Erwitt o Rodchenko conquistan a reinas del cine y del anonimato. Las inmortalizan para contemplar a la mujer en relación con su entorno, forzando la imagen hasta sonsacarle el alma. ¿Es lo femenino honesta sencillez, como lo es para Boubat, o contundente sofisticación? Su complicado universo sale a relucir en esta muestra, donde los flashes iluminan a la mujer moderna, independiente, celosa de su belleza y de su poder ante esa cámara que la observa. PALOMA TORRES EN AUSENCIA AMY CUTLER ALTERACIONES MUSEO REINA SOFÍA. MADRID C SANTA ISABEL, 52 HASTA EL 10 DE SEPTIEMBRE HISTORIAS DE UN PUEBLO SHOMEI TOMATSU LA PIEL DE LA NACIÓN AULA DE CULTURA BBK. BILBAO C ELCANO, 20 HASTA EL 3 DE OCTUBRE HUELLAS. A LA IZQUIERDA, SIN TÍTULO IWAKUNI DE LA SERIE CHICLE Y CHOCOLATE (1960) DE SHOMEI TUMATSU. ARRIBA, DETALLE DE LA INSTALACIÓN DE AMY CUTLER EN EL MUSEO REINA SOFÍA Hay toda una tendencia nacida al cobijo del enorme auge que en los últimos años ha experimentado el dibujo entre las jóvenes promociones, en donde podemos encontrar nombres de resonancia como los de Marcel Dzama, Chris Johanson, Kerstin Kartscher y David Shrigley, u otros que empiezan a despuntar fuerte, como nuestros jóvenes Amparo Sard, Juan Zamora y Estefanía Martín Sáenz. Todos comparten una figuración de marcado carácter gráfico y sutiles aires anacrónicos, puesta al servicio de narrativas surrealizantes que anclan sus raíces en el mundo del dibujo infantil o la ilustración, sospechándose como referente común aquella perspectiva bastante perversa que Pat Andrea, Balthus, Darger, Carroll o incluso Klossowski arrojaron sobre el mundo. También Amy Cutler (EEUU, 1974) forma parte de tal nómina, y su obra, por primera vez en nuestro país, a pesar de adoptar el formato escultórico, inédito en su trayectoria, cuenta con todos los elementos característicos de una poética que se recrea en aspectos casi inasibles de la esencia del universo femenino. ÓSCAR ALONSO MOLINA Shomei Tomatsu es una figura fundamental en la fotografía de la posguerra japonesa. En 1974 participó en New Japanese Photography en el MoMA, y en los últimos años ha realizado exposiciones en los principales museos y galerías de su país, recibiendo numerosos premios. Coproducida por la Japan Society de Nueva York y el San Francisco Museum, La piel de la nación es una retrospectiva de su trabajo en diez series con los temas principales tratados por Tomatsu a lo largo de su carrera. El título hace una referencia literal y metafórica a las superficies que figuran con frecuencia en sus fotografías. Para el artista, la piel supone una especie de mapa en el que se puede leer la Historia de Japón. De este modo las imágenes, que proceden en su mayoría de la colección privada del artista, constituyen un estupendo retrato del Japón de la segunda mitad del siglo XX y a la vez proponen la exploración humanística y visual del país. Entre las fotos, composiciones emblemáticas como Nagasaki 11: 02, la foto de un reloj detenido en el momento de la explosión de la bomba atómica. ALICIA FERNÁNDEZ ABCD 36