Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AUNQUE ENRIQUE VILA- MATAS EJERZA DE ESCRITOR NORMAL, RESULTA VISIBLE QUE NO PUEDE SERLO, PORQUE HA NACIDO PARA SER UN ARTISTA POCO COMÚN halla agazapado tras los personajes, de manera que cuando son otros, se le parecen mucho. El lector siente en este libro varias veces la experiencia de aquellas películas de Woody Allen en las que él ha dejado de ser el protagonista, pero se ve a otros hacer sus gestos, vivir la vida al modo como el gran artista que está detrás de esos actores les hace ser. Porque lo que resulta decisivo en este libro de transición a otra parte es que ese otro lugar que Vila- Matas quería visitar, por haberse convencido de que no podía seguir siendo el personaje de sí mismo que su literatura había ido construyendo, le conduce finalmente al mismo centro. NOTAS DE AUTOFICCIÓN. El tránsito al otro lado de sí mismo está vacío, o asoma a los mismos abismos, porque la lección que este libro construye al final, tanto en el cuento Porque ella no lo pidió como en su poética de cierre, que titula La gloria solitaria es que a él no le es dado salir de la literatura como ámbito, como ejercicio de comentario, como su vida verdadera. ¿Dónde se encuentra eso que todos llaman vida? En Porque ella no lo pidió Vila- Matas dibuja otra vez la estructura de sus anteriores libros. El cuento tiene como tema el de una artista, Sophie Calle, que propone vivir aquello que él vaya escribiendo para ella. El cuento posee visibles notas de autoficción, incluso episodios personales con fechas concretas, con colapso renal incluido. Vuelve a mostrar ciertas claves suyas, como el arranque de las islas Azores, y todo ello para decirle a sus lectores la lección final que incluye como poética de sus cuentos, que recorre de la mano de Miles Davis, Glenn Gould, Sebald, y otros: la seria afirmación de que un artista escribe para dibujar su silueta solitaria. Y la de Vila- Matas se encuentra en ese marco de inteligencia literaria europea, de imposible retorno a otro estilo. Fuera de la elocuencia sobre el momento que ocupa este libro en su propia obra, hay que destacar dos notas que sobresalen en sus cuentos más logrados: el excelente humor que le hace crear situaciones hilarantes, y la silueta que la distancia irónica le permite establecer para con unos personajes que se comportan tantas veces como si fueran Augusto Pérez con un dios que los ejecuta a su antojo porque posee precisamente sentido del humor. Por eso es tan caprichoso con sus hijos, como le recuerdan en el cuento titulado Niño que hay que leer también en clave metaliteraria. COLECCIÓN FOTOGRÁFICA DEL IVAM SOLITARIO DE SÍ MISMO EXPLORADORES DEL ABISMO ENRIQUE VILA- MATAS ANAGRAMA. BARCELONA, 2007 287 PÁGINAS, 18 EUROS Siempre un verdadero artista es un solitario de sí mismo Esta sentencia, que Enrique Vila- Matas desliza en La gloria solitaria el capítulo que cierra este libro y en el que desarrolla una especie de poética, bien valdría para definirlo totalmente. En el brete de una transición, porque éste es un libro de transición, a la hora de haber cerrado con Doctor Pasavento la formidable tetralogía de los enfermos por la escritura, y conocer que debe pasar a otro sitio, Vila- Matas hace un ejercicio: el de presentarse como un escritor normal, de cuentos normales, con personajes que vayan a la compra y discutan con JOSÉ MARÍA POZUELO YVANCOS CUENTOS DE AMBIENTE PARISINO QUE PERFILAN LA FIGURA DEL AUTOR DE DOCTOR PASAVENTO COMO NARRADOR DE LO COTIDIANO. ARRIBA, RUE DE NONNAINS D HYÈRES DE EUGÈNE ATGET su mujer, y vean la televisión, y a los que les ocurran cosas que no estan en los libros, sino en la vida. Aunque en el cuento titulado La gota gorda declare tirar la toalla en su empeño realista, hay que decir que si finalmente hemos de aceptarlo como no realista, no es porque no pueda serlo. Ya lo creo que puede. Hay tres o cuatro cuentos de los dieciséis que componen el conjunto, que podrían pasar la criba de cualquier lector exigente de buenos relatos con historias ocurridas a gente feliz (o desdichada) con lágrimas (o risas) Fuera de aquí es un excelente cuento construido al modo de Chéjov, que es su modelo, y qué grande, cuando de realismo se trata. O bien Un día señalado donde narra otra formidable historia con un argumento que se va ejecutando como una intriga llena de suspense por llegar al final de aquello que sabemos que va a ocurrir (que es siempre el mejor de los suspenses) Pero aunque Vila- Matas, en estos cuentos y algunos otros del conjunto, ejerza de escritor normal, resulta visible que no puede serlo, porque ha nacido para ser un artista poco común, que cuando ejercita el estilo de aquel que ya no es, le ocurre como a quien que se pone el traje de otro y le viene estrecho, hasta amenazar con romper la costura. Eso le pasa a este libro de cuentos. AL MISMO CENTRO. Su costura se rompe alguna vez, porque el traje del relato concebido como vida sencilla, normal, simplemente no le viene, es pequeño o, por decirlo mejor, no es el suyo. Y no es que no sepa hacerlo, lo ejecuta bien, como en los cuentos señalados, pero asoma siempre en ellos el estilo Vila- Matas Le ocurre en los titulados La modestia y Así son los autistas El autor, que ha comenzado tratando de otros, se