Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L. POESÍA VENTANAS DE PAPEL UNI- VERSOS JOSÉ LUIS GARCÍA MARTÍN AHMAD REZA AHMADÍ Más es menos Nosotros en invierno A Askari Pashaí Cuando de saciedad negamos el pan, no pulimos el amor no recordamos las perlas escondidas bajo las exangües hojas la primavera nos había olvidado y nosotros de pronto sin destino habíamos sido arrojados al invierno un invierno en el que las arañas tejían carámbanos en torno al hielo habíamos caído en el invierno sin paraguas, sombrero ni abrigo nuestras manos calladas y frías en invierno buscaban refugio y silencio no podíamos ir a buscar nuestras manos y cuidarlas en invierno no conocíamos a los enemigos creíamos sólo que el frío y el invierno eran nuestros enemigos alguien entre nieve y hielo dijo: nuestra paciencia consiguió escribir este frío y este invierno por nosotros todos con bocas mudas asentimos a su palabra con la cabeza C omo en el caso de Pessoa, la aparición de un libro inédito de Juan Ramón Jiménez es una grata rutina que dura ya medio siglo. Libros inéditos, en un caso y en otro, que solo muy parcialmente lo son: se trata casi siempre de barajar de otra manera materiales ya conocidos. A la ritual celebración, le suele acompañar el lamento por la falta de unas verdaderas obras completas en edición crítica. Poco suelen añadir al prestigio de sus autores los nuevos libros. En uno de sus aforismos (ahora seleccionados con personal criterio por Andrés Trapiello) escribió Juan Ramón: Una obra grande, verdaderamente grande, no es para leerla seguida, ni toda. Pero debe ser de tal naturaleza que lo que aquí y allá se lea, sea justo y completo A las fatigosas obras completas, siempre incompletas, parece preferible un manejable volumen de bolsillo en el que el poeta está entero sin estar completo, la Tercera antología poética. Apareció en 1957, cuando todavía vivía el poeta, pero ya es obra póstuma. Comenzó a prepararla Zenobia; la terminó Eugenio Florit. ¿Notas, variantes, primores de la erudición? El lector solo quiere un texto limpio, sin erratas, y le importa poco saber que donde ahora se lee pero antes se leyó mas (todavía hay ediciones que nos distraen a cada página con esas minucias y se creen más serias por ello) El mejor editor es el editor invisible, el que nos permite leer el texto tal como el autor quiso que lo leyéramos, sin que se note su presencia; el peor, el que utiliza la obra literaria para sus ejercicios de erudición, el que no duda en interrumpir a cada paso la música o el silencio del poema para hacernos una observación casi siempre impertinente, pero que molestaría incluso si no lo fuera. ¿Un nuevo Juan Ramón, un Juan Ramón escandaloso el de los Libros de amor? Quien se escandalice conoce poco al poeta, no ha leído las indiscretas revelaciones de Ignacio Prat. A cualquier presunto nuevo libro suyo parece preferible un libro que siempre es nuevo y que vale por una biblioteca inagotable, como la Tercera antología poética. Perdido en el laberinto de sus infinitos borradores, Juan Ramón a veces conspiró contra sí mismo. Estaba en su derecho. Editores beneméritos le permiten seguir enredando y enredándonos. El juego tiene su gracia. Pero conviene no olvidar que a veces más es menos y que los árboles del pertinaz chorreo de inéditos pueden no dejarnos ver el bosque de su mejor poesía, que ya dejó de ser inédita en vida del propio Juan Ramón. todavía nevaba. Traducción de Clara Janés y Mohsen Emadí nació en Kermán en 1940, ciudad en la que vivió sus primeros años, pasando posteriormente a vivir en Teherán, donde cursó estudios para dedicarse luego a la enseñanza en diversas aldeas próximas a su ciudad natal. En 1960 formaba parte ya de la nueva generación lírica de Irán, que se autodenominaba Poetas de la nueva ola y partía de los movimientos experimentales relacionados con el dadaísmo, futurismo y surrealismo. Estos poetas, como consecuencia, empleaban técnicas como el automatismo, el juego y la ironía. Ahmad Reza Ahmadí generó controversia antes de cumplir los veinte años por sus atrevidas e inusitadas imágenes. Su máxima valedora fue la poetisa Forugh Farrojzad. Su labor creadora no se limita a la escritura de poemas, sino que se extiende a los textos para niños, la ilustración y el cine. En este arte influyó notablemente e interpretó numerosas películas. Hasta ahora sin contar las obras en prosa e infantiles ha publicado más de veinte libros de poesía, entre los que destacan Eran las diez de la mañana, Mi queridísima, Buen tiempo para las tragedias, Una mancha de vida en el muro y El té se enfría el viernes por la tarde en la mesa, su última entrega, a la que pertenece el poema traducido. Actualmente reside en Teherán y es considerado el mayor poeta moderno vivo del país, tras haber fallecido Ahmad Shamlú y Forugh Farrojzad. SELECCIÓN Y COORDINACIÓN DE AMALIA IGLESIAS SERNA AHMAD REZA AHMADÍ ABCD 16