Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L. POESÍA VENTANAS DE PAPEL UNI- VERSOS JOSÉ LUIS GARCÍA MARTÍN ÁNGEL LUIS LUJÁN Impertinente sinceridad Fragmentos del mal el mal no es sarraceno, ni es la nave con hombres explosivos, el mal es tu mirada en un espejo que nunca encuentra al otro. L os diarios íntimos tienen tantos partidarios como detractores. Algunos para valorarlos subrayan lo que hay en ellos de novela, como si la reina del mercado fuera también la esencia de la literatura. Con la novela pasa un poco como con el poema épico en el Siglo de Oro, cuando parecía que no era verdadero escritor quien no se hubiera atrevido a emular a Virgilio con cientos o miles de octavas reales. Hoy esos poemas no los lee nadie, salvo algún esforzado erudito. Quizá tampoco los leyera nadie antes, como ocurre con la mayoría de las encumbradas novelas. Los diarios, en cambio, siempre ganan valor con el tiempo. De los diarios íntimos, son preferibles los que no pretenden hacer literatura. Nada se deteriora más que el amaneramiento que algunos llaman estilo. Ignacio Carrión, periodista de larga andadura que alguna vez tentó la ficción (fue premio Nadal) nos sorprende ahora con sus Diarios (Edaf) escritos a lo largo de cuarenta años, entre 1961 y 2001. Un diario con nombres el suyo, con infinitos nombres, con vida privada y con una impúdica mirada sobre la vida pública. Parecerá a muchos un atrevimiento publicar de pronto este asustador tomo de cerca de mil páginas. ¿A quién le van a interesar las andanzas de un reportero? Quizá tuvo la tentación de convertir sus notas de cuatro décadas en la gran novela del siglo XX, de salvar la escritura apresurada y caligráfica con las virguerías del gran estilo. Pero por suerte, supo resistirla. Atormentada novela familiar hay en estas páginas esa madre demente es digna de un retorcido dramón de Strindberg pero nos interesan más cuando se convierten en crónica, primero del franquismo, luego de la ilusión y el desencanto democráticos. De una pequeña librería en Valencia pasa Carrión a la Redacción de Blanco y Negro. No parece que de entonces a ahora hayan transcurrido cuarenta años sino cuatro siglos. Qué remoto e increíble nos resulta ese mundo, aunque alguno de aquellos personajes siga teniendo hoy idéntico protagonismo y haciendo las mismas vanidosas o venenosas diabluras. De los 161 cuadernos escritos a lo largo de casi medio siglo, solo se publica afirma el autor un quince por ciento. Las supresiones no parecen deberse a temores ni cortesías. Carrión escribe siempre con impertinente sinceridad, y a veces con sequedad, con crueldad, con injusticia. No pretende hacer literatura. Por eso le leemos con algo de malsana curiosidad y se le seguirá leyendo cuando el tiempo haya llenado de arrugas tanta ambiciosa, pretenciosa literatura. el mal no es las insidias, las tintas convencidas del periódico, el mal es el redil en que tu vida pace y sosegadamente es pasto. el mal es la sustancia. el mal es la hemorragia y el vendaje que se usa a contrasangre. el mal es tantas cosas. el mal no es estridente. lo aceptamos como arde la propina entre las manos del inmérito. con silencio sumiso. el mal no es inminente. tú sabes que es el mal y lo practicas. y así te haces más fuerte. quisieras más hermoso, pero el mal es imperfecto en su belleza. se viste de verdad pero es basura. el mal mete los cubos en tu casa. el mal está en el centro de la mente. el mal preside un atlas de calumnias. el mal no es la excepción. el mal no es el desagüe. es el cimiento de la casa. el mal es democrático, pero se elige siempre. el mal es calderilla, y está presupuestado. (Cuenca, 1970) es doctor en Filología Hispánica por la Complutense de Madrid. Entre sus ensayos destacan las monografías: Retóricas españolas del siglo XVI. El foco de Valencia (Madrid, CSIC, 1999) Cómo se comenta un poema (Madrid, Síntesis, 1999) Pragmática del discurso lírico (Madrid, Arco Libros, 2005) y Desde las márgenes de un río. La poesía coral de Diego Jesús Jiménez (Córdoba, La manzana poética, 2006) Ha editado las Institutionum oratoriarum libri tres, de Mateo Bosulo, y Dilucida conscribendis epistolas ratio, de Lorenzo Palmireno, ambas en CD ROM, y La Moschea, de José de Villaviciosa (Cuenca, Diputación Provincial, 2002) Como poeta ha publicado: Inútiles lamentos y otros poemas (U. Complutense, 1992; Premio Blas de Otero) Días débiles (Rialp, 1997; accésit del Premio Adonáis) El silencio del mar (Ayto. de Campo de Criptana, 1997; Premio Pastora Marcela) Allí (Diputación de Cuenca, 1998) Experimentos bajo Saturno (Diputación de Cuenca, 2001) y Una calle cortada (Devenir, 2005) Colaboró como crítico de poesía en la revista Reseña y lo sigue haciendo en Revista de Libros y en la revista digital www. arteshoy. com. Su poesía, dominada por la entonación elegíaca, plantea problemas contemporáneos sobre el sentido del individuo en nuestra sociedad, los matices del escepticismo, la ausencia de dioses en los que cobijarse, la vulnerabilidad que marca el paso del tiempo y las distintas formas de enfrentarse a los problemas de nuestra sociedad. Poesía que rastrea la memoria de la pérdida, sin evitar la crítica y la denuncia de las injusticias a que esta sociedad nos somete. SELECCIÓN Y COORDINACIÓN DE AMALIA IGLESIAS SERNA ÁNGEL LUIS LUJÁN ATIENZA el mal no es un tirano, es un dador de leyes aleatorias. el mal no tiene formas importantes. yo lo he encontrado bajo el nombre de garcía. el mal es un carnero en el idioma en que las flores del mal crecieron como un chiste. real son sus tres cuernos retorcidos. el mal es sostenible y estratégico. ABCD 16