Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L. MANERAS DE LEER EL CALENDARIO SEÑALA MAÑANA EL DÍA DEL LIBRO, UNA FECHA DE CELEBRACIÓN DE LA LECTURA, ESE ACTO QUE LA TECNOLOGÍA HA DIVERSIFICADO, AUNQUE EN LAS DIFERENTES MANERAS DE LEER SIEMPRE PALPITA LA AVENTURA DEL CONOCIMIENTO FÉLIX ROMEO LIBROS Cuando era niño no existían ni la palabra pulp ni la palabra bookcrossing, pero en los futbolines, donde mis tíos cambiaban novelas de Marcial Lafuente Estefanía, las preferidas de mi tío Miguel, y de Keith Luger, las preferidas de mi tío Pedrito, yo cambiaba tebeos. Sigo leyendo tebeos. Y, si son japoneses, empiezo por la última página. Mi madre me leía cuentos todas las noches y escuchaba cada tarde Lucecita, de Delia Fiallo. El culebrón creció con mucha fuerza en Cuba porque había heredado el vértigo de las novelas del XIX, que se leían en voz alta en las fábricas de puros. No se puede dejar de leer después de aprender a leer. Y leemos todo el tiempo. Y en más soportes: en Internet, en el teléfono móvil, en el cine y en el karaoke. Daniel Cassany defiende en Tras las líneas. Sobre la lectura contemporánea (Anagrama) un relativismo lector: Se acabó la lectura mono, o sea, la lectura monocultural, monolingüe, monodisciplinaria, monoideológica, monoautoral (de un solo autor) monogenérica (de unos pocos géneros discursivos) EL CORAZÓN DEL LIBRO. Ana Santos Payán y Pedro J. Miguel, responsables de El Gaviero, que es un sello editorial, pero también un grupo dedicado a proyectos de investigación sobre cultura escrita, organizan el próximo mes de mayo el LILEC 06, Festival del Libro y la Lectura de Almería. Están implicados en ofrecer nuevas formas de lectura: Es importante ofrecer a los lectores alternativas a los formatos tradicionales de lectura, que muchas veces echan para atrás y hacen que obras maravillosas se vuelvan rancias y aburridas. El texto es el corazón del libro, pero a todo el mundo le gusta vestir con estilo. Como gestores culturales, también defendemos esta idea. En El jardín de versos, proyecto que presentamos en Nueva York, la palabra intervenía un espacio, un jardín, a modo de obra de arte sonora y poética. En LILEC 06, nos gustaría que la lectura se convierta en una actividad sugerente y atractiva. Rechazamos las fórmulas manidas y buscamos una escritura que explore nuevos lugares, ya sea a través de las páginas de una novela, ya sea en la videocreación más vanguardista Sabemos qué libros se compran, pero es más difícil saber los libros que se leen. Eva Puyó, directora de la Biblioteca Lázaro Carreter de Zaragoza, señala: En la lista de libros más prestados sueles encontrar best sellers. Sin embargo, en el día a día, ves cómo del expositor de novedades un policía coge La historia de Genji o un ama de casa los Je me souviens. No hago mucho caso a esas listas de los libros más prestados, más leídos o más vendidos. Las bibliotecas, como las librerías, son espacios de libertad donde lo importante es que puedas encontrar el libro que te apetece leer Pero hay que conseguir que lleguemos a las bibliotecas y a las librerías. Ramón Acín, escritor y profesor, creó hace veinte años el programa de Invitación a la lectura en los institutos de Aragón: los chavales leen libros de autores vivos, que posteriormente acuden al aula para hablar con ellos. Así valora la experiencia de su propuesta pedagógica: A pesar de la libertad que doy a cada profesor, lo esencial es vivir la lectu- ra. Si el profesor vive con emoción la obra que pide que lean sus alumnos, casi está todo hecho. Por lo demás, es clave la presencia del escritor (como taller, como encuentro, como teatro, etc. y la conexión con los intereses de los alumnos. Ésas son las claves: emoción del profesor, presencia activa del escritor y temas de interés para el mundo de los chicos. Si esta tríada funciona, funcionará el acto y la posibilidad de que el hábito arraigue COMO UNA PALOMA Georges Perec reflexionó sobre el acto de leer y merece la pena leer sus teorías en Pensar Clasificar (Gedisa) Dice el autor de Je me souviens que el ojo lee en la página de manera aleatoria, desordenada, repetitiva, como una paloma que picotea el suelo en busca de migajas de pan y también dice que es grosero mover los labios al leer porque pone en evidencia la aplicación y el esfuerzo Otros muchos han abordado la lectura son clásicos contemporáneos el ensayo de Guglielmo Cavallo y Roger Chartier, Historia de la lectura en el mundo occidental (Taurus) el de Alberto Manguel, Una historia de la lectura (Lumen) y, desde un punto de vista más irreverente, aunque igual de interesante, el ensayo didáctico Como una novela (Anagrama) de Daniel Pennac, en el que establece unos derechos del lector, entre los que incluye el derecho a leer cualquier cosa y el derecho a saltarse páginas Manuel Rodríguez Rivero, gran experto en libros y en industria editorial, participó en el Primer Congreso Nacional de la Lectura, que se celebró en Extremadura hace unas semanas, y expone aquí sus ideas: No sé cómo tiene que ser el lector de hoy. Pero sí sé que, si se quiere hacer lectores, más vale que vayamos dejando de lado algunos tópicos de uso abundante. Uno de ellos, profundamente NO SE PUEDE DEJAR DE LEER DESPUÉS DE APRENDER A LEER. Y LEEMOS TODO EL TIEMPO. Y EN MÁS SOPORTES: EN INTERNET, EN EL TELÉFONO MÓVIL, EN EL CINE Y EN EL KARAOKE arraigado, es que leer es un placer Con él parece que se intente contraprogramar el placer frío y escasamente activo que proporcionan los medios audiovisuales, y detener la estampida cotidiana hacia ellos. Leer sólo es un placer más tarde. Lo decía, hace muchos años, el filólogo austriaco Leo Spitzer: leer es haber leído. Mientras tanto, leer es un aprendizaje no exento de dificultades, desánimos y escollos, sobre todo en una época, como la nuestra, tan rica en estímulos inmediatos. Lo que ocurre es que, cuando se superan los obstáculos de la lectura, el placer que ésta proporciona es cualitativamente distinto: más profundo y memorable, sin duda. A un muchacho a de ahora mismo, acostumbrado al tipo de entretenimiento instantáneo que proporciona una comedia de situación, un chat o la consola de videojuegos, no se le puede entregar, por ejemplo, La metamorfosis y decirle que propor- ABCD 12