Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Escaparate dos, aunque sobre el papel resulten muy ricos. El mundo real que le toca vivir al autor se ve filtrado por ese ser de otra parte, o mejor sería decir venir de otra parte. Cosa que si en Inglaterra ha venido pasando mucho en las últimas décadas con un aluvión de autores de verdad nuevos, es sólo un aviso de que esa literatura mestiza, fundadora de arraigos y desarraigos inéditos hasta ahora, es o va a ser buena parte del futuro. Nuevas visiones, arraigadas, desarraigadas, cómo saberlo, y hasta nuevos lenguajes. El nar rador de Viajando con djinns se parece al autor, o al menos a los papeles de identidad que cantan en la solapa del libro, como una gota de agua a otra. Como original, el planteamiento de esta novela no lo es mucho. Un padre va a la deriva de las carreteras en un coche desvencijado en compañía de su hijo a través de Francia, al tiempo que rememora los pormenores de un matrimonio abocado al naufragio (el suyo con una danesa de malas pulgas) y que profundiza en los motivos por los que ese matrimonio estaba condenado al fracaso poco menos que desde el comienzo. No es una novela de carretera de esas que aburren a las culebras, sino el minucioso relato de un viaje que, si bien es de despedida efectiva de su hijo, le permite por el contrario profundizar en las relaciones con ese chico avispado, su hijo, y sobre todo con quien él es en realidad, con su identidad profunda (de donde obtiene las páginas más intensas y brillantes) su familia y su origen. Un viaje por tanto al interior de sí mismo, así pase por la Provenza o acabe, sobre poco más o menos, en la playa de Tossa de Mar. IGUAL QUE ESOS PÁJAROS DISECADOS Julia Piera Diputación Provincial de Huelva. Huelva, 2004 19 páginas, 3 euros VIAJANDO CON DJINNS Jamal Mahjoub Traducción de María Fernández Soto Alfaguara. Madrid, 2004 416 páginas, 19,95 euros S I alguna cualidad especialmente reseñable tiene esta primeriza novela de Jamal Mahjoub es la de profundizar en alguno de los rasgos de nuestra época todavía no del todo explorado de manera exclusivamente literaria: las siempre peliagudas cuestiones de arraigo y desarraigo y de mestizaje forzoso. Mahjoub (Londres, 1960) es anglosudanés, escribe desde Inglaterra, sí, donde ha nacido y vivido buena parte de su vida, pero sus raíces, de tenerlas y de que a estas alturas eso signifique de verdad algo, están en otra parte, pertenecen a otra cultura, a una religión y una mitología completamente distintas a las inglesas tradicionales. El choque, la incomprensión y el desplazamiento resultan tan dolorosos como obliga- OMO si pudiera hacer algo más que estar sentada y observar, igual que esos pájaros disecados. Ellos saben que no puedo mover un dedo, ni quiero. Me quedaré aquí sentada. No haré un solo movimiento; sospecharían de mí... Son las palabras que dice la señora Bates, por boca de su hijo Norman, al final de Psicosis. Julia Piera se inspira en estas palabras porque ella también pretende, como hacía Norman Bates, disecar algunos pájaros. Con la C diferencia de que la intención de la poetisa es mucho más sana: los pájaros son, como en otro clásico de Alfred Hitchcock, seres que nos acechan y no nos dejan vivir. Y lo son desde el momento en que se alzan como metáfora de la mirada omnipresente que nos observa y nos aprisiona, como las ubicuas lentes voyerísticas de una cámara Con este esfuerzo para replantear cómo la representación puede llegar a conformar una realidad Piera nos ilumina una ruta de escape a través de la poesía, una fuga asistida que conduce a librarse de la mirada De esa mirada general que nos rodea, que parece amable por cotidiana Si descuelgo, aletean en los hilos si escucho el mensaje, me invitan a fiestas pero se vuelve inquietante cuando nos paramos a pensarla e intuimos que en cualquier momento puede elegirnos como pieza que cobrar: Observo cómo giran sus ojos enrojecidos cómo miran en diagonal a los demás kamikazes vacíos, crueles, cómo asienten antes de morir Manuel Muñiz Menéndez Miguel Sánchez- Ostiz Augie muestra una total debilidad de carácter, así como un gran apego por hacer las cosas con el mínimo esfuerzo posible. Todo esto le llevará a convertirse en un pícaro, a diferencia de su hermano Simón, que, desde su más tierna infancia, demuestra una gran rectitud y ejemplaridad. Tratada con un cierto tono picaresco, amén de relatar los devaneos del protagonista, Las aventuras de Augie March incide en la búsqueda del mismo de darle un sentido a su propia existencia. En pocas palabras: un libro que marcó un antes y un después en la carrera de Saul Bellow, principalmente en su estilo. Juan LAS AVENTURAS DE AUGIE MARCH Saul Bellow Traducción de Patricio Ross y Carlos Grosso DeBolsillo. Barcelona, 2005 711 páginas, 9,95 euros LA SOLEDAD DE LAS PAREJAS Dorothy Parker Traducción de Jordi Fibla Punto de Lectura Madrid, 2005 241 páginas, 6,25 euros EL AVIADOR Charles Higham Traducción de Beatriz Iglesias Ediciones B. Barcelona, 2005 430 páginas, 20,50 euros MEMORIAS, 1932- 2002 Bernardo Víctor Carande Del Oeste Ediciones Badajoz, 2005 344 páginas, 15 euros Q UINCE cuentos, publicados originalmente en revistas literarias, componen este libro de Dorothy Parker (18931967) A lo largo de sus páginas, la autora hace gala de un humor ácido con el que denuncia la limitada condición de la mujer en la pareja. Otro de sus objetivos es dejar al descubierto la incomunicación en el seno de aquélla, como ocurre en el relato titulado Los sexos Profunda sucesión de reflexiones a través de las cuales Dorothy Parker coloca el bisturí de su ironía sobre las clases altas y las desigualdades sexistas. J. P. L. celebra en MlaAÑANA secomo N ACIDO en 1932 su la gala de los Oscar, Madrid, Bernardo en que parte Víctor Carande y favorita El aviador, con once candidaturas. El filme está inspirado en la biografía del magnate estadounidense Howard Hughes escrita por Charles Higham en 1993 y que ahora ha sido publicada por Ediciones B. El escritor intenta arrojar algo de luz sobre una de las personalidades más enigmáticas del siglo XX. Heredero de un imperio petrolífero, Hughes no renunció a intentar hacer sus sueños realidad, convirtiéndose en un consumado piloto y en el dueño de una compañía aérea, director de cine y amante de las más glamurosas estrellas de su época. S. G. familia fueron expulsados de su casa al empezar la Guerra Civil. En 1955 Carande se instaló en una finca de sus antepasados en Almendral, donde se dedicó a sus dos grandes pasiones: la literatura y la agricultura. En estas memorias que publica Del Oeste Ediciones el autor hace un amplio repaso de su obra y de su vida, al mismo tiempo que nos presenta un interesante análisis de la época que le tocó vivir. Memorias, 1932- 2002 es una apasionante lectura que nos permite adentrarnos en la intimidad de este escritor. G. L. RAS dejar de trabajar en otro manuscrito, en París, Saul Bellow (Lachine, Québec, 1915) ganador del Premio Nobel en 1976, inició esta novela en 1953. Con ella obtendría el Book Award al año siguiente. Dice Heráclito que carácter es destino menciona Augie March, el protagonista, al principio del libro. Adiestrado desde los diez años en mentir para obtener algunas prebendas de la beneficencia, Augie vive, junto a su madre y sus hermanos, en la T ciudad de Chicago en plena Depresión, sin conocer el paradero de su padre. También convive con la abuela Lausch, quien, pese a ser una inquilina, es la persona que dirige el hogar y urde las tramas para obtener las ventajas antes mencionadas. Desde sus primeros trabajos y cursos, Patricio Lombera 22 Blanco y Negro Cultural 26- 2- 2005