Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SOMBRAS DE NUEVA YORK Teatro La compañía Double Edge Theatre ofrece en The UnPosssessed (Los desposeídos) que se representa actualmente en Nueva York, un imaginativo acercamiento a los doce primeros capítulos del Quijote Un Quijote emocionado y emocionante ALFONSO ARMADA ONVIENE dejar las lecturas y los prejuicios a la puerta de LaMaMa e. t. c. no en vano lleva 43 temporadas ganándose a pulso la fama de ser uno de los espacios donde el teatro experimental puede jugársela y siempre encontrar, nieva, truene, haga un frío de mil demonios o se derritan los cerebros de Nueva York, un público cómplice y fiel, capaz de llenar sus dos salas con esa avidez de la que Susan Sontag era paradigma y que a uno le gustaría encontrar en Madrid, capital de tantas nadas. La ocasión lo merecía. La compañía Double Edge Theatre venía de su granja del siglo XVIII en Ashfield, Massachussets donde las brujas de Salem encontraron tierra de acogida y el Underground Railroad (la ruta de fuga de los esclavos) nudo vital con uno de esos espectáculos capaces de llevarte al borde de las lágrimas, a una emoción que cada vez más raramente anida en el teatro y en otras estancias del arte. La compañía ha hecho de la fe en la representación una razón existencial. A partir de un recorrido libérrimo por los doce primeros capítulos del Quijote, los seis actores, marionetistas, acróbatas y consumados músicos de este grupo fundado hace 23 años por Stacy Klein, ofrecen en The UnPosssessed (Los desposeídos) una vuelta de tuerca a la figura de don Alonso Quijano, el Bueno. C Carlos Uriona es Don Quijote en The UnPosssessed (Los desposeídos) Comunidad utópica Los miembros del Teatro del Doble Filo experimentan el teatro como vida porque el teatro es vida: una suerte de kibbutz (como anota Chris Fujiwara en The New York Times) un comunidad íntima, utópica y autosuficiente (cultivan su propia huerta) donde sus siete partícipes viven y trabajan juntos, trenzando sus vidas fuera y dentro de la escena Klein fue alumna aventajada de Rena Mirecka, la única mujer que formó parte del primer laboratorio creado por el revolucionario polaco Jerzy Grotowski, padre del teatro pobre El espectáculo se construye sobre el principio de estricta sobriedad. La norma general es la siguiente: no se puede introducir nada en la representación que no haya estado presente desde el comienzo. Cierto número de personas y de objetos se reúnen en el teatro. Estos deben ser suficientes para realizar cualquier situación de la representación. Crean la plástica, el sonido, el tiempo y el espacio Fiel a Grotowski, a su consideración del actor como un artista que participa en la creación del espectáculo, no una marioneta en manos del El tributo de Double Edge a Cervantes y su Quijote no se postra ante el texto, pero se toma al pie de la letra la libertad que el libro proclama director o del escenógrafo y fascinada por las experiencias del Odin Theatre de Eugenio Barba (a él dedicó su disertación universitaria) y el teatro de calle latinoamericano, Stacy Klein ha llevado sus ambiciones e inquietudes algo más allá con la colaboración del argentino Carlos Uriona, una transfiguración del Caballero de la Triste Figura, visionario y demente, y de Matthew Glassman, que interpreta a Sancho Panza, y la devoción de toda la troupe, que multiplica sus hallazgos gracias a la inspirada y conmovedora partitura compuesta por Justin Handley e interpretada con mandolina, guitarra, violín, violonchelo y acordeón. El tributo de Double Edge a Miguel de Cervantes y su Quijote no se postra ante el texto, pero se toma al pie de la letra la libertad que el libro proclama, y hace hincapié en una circunstancia radical que por quedarse con demasiada frecuencia fuera del teatro, lo condena a muerte: logra que la imaginación florezca en el escenario, mientras dura la representación, ante nuestros ojos niños, pasmados, lo que Lorca buscaba afanosamente y trató de formular en el prólogo a La zapatera prodigiosa: En todos los sitios late y anima la criatura poética que el autor ha vestido de zapatera con aire de refrán o simple romancillo y no se extrañe el público si aparece violenta o toma actitudes agrias porque ella lucha siempre, lucha con la realidad que la cerca y lucha con la fantasía cuando ésta se hace realidad visible Soñar otro mundo Aunque The UnPossesssed (un título de resonancias dostoyevskianas) fue inspirado por el 11 de septiembre, no hay imaginería de los atentados contra Washington y Nueva York: the don Quixote project fue la propuesta que Uriona puso sobre la mesa, dada la relevancia de la novela de Cervantes para el estado actual del mundo. Como don Quijote, afirma la directora, no- sotros en el Teatro del Doble Filo elegimos, frente al rostro de horror, simplemente, soñar otro mundo Klein compara las salidas del caballero, su empeño en llevar a término sus propias convicciones para crear un mundo mejor a pesar de las burlas de que es objeto, con la idea actual de que quien intenta luchar por sus ideales es tratado de loco y añade: Somos muy políticos, pero nada dogmáticos. No profesamos ninguna ideología, somos más rebeldes que políticos. Creemos que el mundo tiene la capacidad de ser un lugar fabuloso. Lo que pretendemos es hacer un teatro fabuloso que acaso inspire a la gente para que intente hacer realidad sus sueños Este espectáculo transmite algo que a menudo se olvida: la condición esencial del teatro, su absoluta necesidad algo acaso tan quijotesco en Estados Unidos como en España. Cuando de una montaña de libros asome primero la mano de Don Quijote, y tras él su enjuta figura, mientras en un columpio oscila Sancho, estos desposeídos empiezan a trazan un luminoso arco de imágenes que se quedarán prendidas en la memoria: Un Quijote que, como el del libro inagotable, nos acompañe en todas nuestras edades. v 28 Blanco y Negro Cultural 12- 2- 2005