Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FOTOGRAFÍA Arte PINTURA ESCULTURA Tras la sombra Enrique Brinkmann Galería Joan Gaspar. Madrid. C General Castaños, 9. Hasta el 15 de noviembre IEMPRE he pensado que el realismo mágico Brinkmann lo cultiva en su forma más pura hasta los años ochenta fue una corriente particularmente fecunda. Como su nombre indica, exige una introspección, un diálogo con los personales demonios; pero también un reencuentro con cierta metodología de la representación que se rastrea en el dibujo infantil y que podría calificarse como espontánea o instintiva, ya que es la misma cualquiera que sea la época y la cultura en la que crezca el niño. Algunas de sus ramas llegan hasta la Bauhaus (por supuesto, Klee) muchas otras hasta el informalismo (el primer Tàpies) pero poco queda ya de este mal estudiado movimiento en el siglo XXI (José Hernández) En muchos artistas piénsese en las formas vegetales y óseas del primer Lucio Muñoz las referencias figurativas van adquiriendo autonomía paulatinamente y disolviéndose, quedando en la pintura sólo esa atmósfera enrarecida u opresiva, esa oscuridad o esa luz sobrenatural que alerta sobre su carácter imaginario. En el caso de Brinkmann (Málaga, 1938) podría hablarse de una disolución de la forma en la línea, en el fragmento, porque, a través de la repetición de diminutos trazos, va con los años aproximándose a una imagen cada vez más esquemática. S S t, de la serie Paisajes de la memoria (2003- 2004) Éxtasis (2004) Poética industrial Carlos Casariego. Paisajes de la memoria Galería Espacio Líquido. Gijón. C Jovellanos, 3. Hasta mediados de noviembre De mujer a mujer Teresa Matas. Recordatorio Galería Joan Guaita Art. Palma de Mallorca. C Veri, 10. Hasta principios de noviembre C ARLOS Casariego (Oviedo, 1952) hizo de la pintura, a finales de la década de 1960, su primer medio de expresión artística. A ella se entregó de manera ininterrumpida hasta bien entrados los años ochenta. En ese momento entró en su vida la fotografía, a la que primero se dedicó de forma profesional, mediante la realización de encargos hechos por parte de empresas y editoriales, para luego pasar a explotar su faceta creativa. En ella destaca el importante papel que siempre ha jugado la arquitectura, disciplina a la que el artista asturiano se halla ligado por tradición familiar. No en vano, entre sus antepasados se encuentran arquitectos de la talla de Joaquín Vaquero Palacios. Series como Oviedo (1996- 2000) y Apuntes del natural (2000- 2001) son una buena muestra de esta inclinación en absoluto artificial que se aprecia en Casariego a retratar edificios. C La malla es la trama En 1999 y tras leer a Panofsky se muestra preocu, pado por problemas nunca resueltos, salvo en algunas obras de Soto y de artistas del Op Art relacionados con el espacio, la profundidad y hasta la tridimensionalidad y empieza a trabajar con mallas metálicas semejantes a las que aquí vemos. Pero para mí, está claro que la criatura ha escapado a su control como debe ser y hoy la obra de Brinkmann es tan rica, subjetiva y sugerente que permite infinidad de interpretaciones dispares. Desde un punto de vista formal, podría representar un retorno, al cabo de casi un siglo, al Punto y línea sobre plano (1925) kandinskiano, para hallar a la pintura convertida en su esqueleto (la malla sería el de la trama del lienzo) sólo subsisten aquí líneas medio borradas, pequeños trozos de materia encajados en los huecos, restos del propio informalismo en esas manchas que protagonizan obras como el Tríptico del ángulo superior izquierdo, papeles arrancados y hasta cables colgando... Desnuda y patética, esta obra tiene algo de circuito averiado (Estudio de línea rota) es como una máquina a la que le faltan cosas (Conexiones) un campo de batalla (Irak) un yacimiento arqueológico (Restos sumerios) Por eso es fácil verse reflejado en ella y por eso Corredor- Matheos, en su exquisito prólogo, habla de un encuentro con un mundo en descomposición pero ve también en estos cuadros pintados como en el aire, pero con mayor flexibilidad aún una puerta entreabierta y tal vez, una luz más allá de las sombras Una mirada limpia a lo banal Uno de sus focos de interés dentro de este ámbito se ha dirigido hacia el terreno de la arquitectura industrial. Son nueve las visiones de esta clase de construcciones que el artista ha reunido bajo el significativo título de Paisajes de la memoria. En ellas se observa el intento del artista por experimentar con los puntos de vista, algunos de ellos ambiguos, y que casi siempre se decantan por la línea diagonal; por explorar la belleza plástica inherente a las abstractas formas geométricas que articulan los distintos edificios, por las que Casariego se siente notablemente atraído; por enfatizar el juego con las luces y las sombras; por tratar de apresar las texturas de los materiales y por intentar revelar al espectador la naturaleza hermosa de las heridas y desconchados de los mismos, en esa exaltación de la belleza existente en lo aparentemente banal que siempre ha parecido marcar como rasgo destacado la poética de este autor. Herederas de la mejor tradición de la fotografía ligada a las corrientes del constructivismo y racionalismo europeo, estas obras conectan en el tiempo con la serie de Carlos Casariego titulada Paisajes imaginados (1993- 2000) en la que los protagonistas eran cascos de barcos. Además, con ellas, el creador ovetense ha querido rendir todo un homenaje a una tipología de patrimonio, como es el industrial, que tanto abunda en una región como Asturias y por el que el autor comenzó a sentirse atraído siendo niño. En constante amenaza, la belleza que el artista logra extraer con su cámara del mismo debe servirnos como otro estímulo más para luchar por su conservación. Javier Rubio Nomblot OMO cada año, a finales de septiembre, todas las galerías e instituciones de Palma de Mallorca inauguraban a la vez la nueva temporada. El panorama artístico se muestra bastante tibio y sin alegrías, con pocas sorpresas. Sin embargo, entre los escasos alicientes del conjunto de exposiciones, resulta muy destacable el trabajo de Teresa Matas, que en esta ocasión toma el título de Recordatorio. Su autora es una de las mejores conceptuales, no sólo de la isla, sino también de la Península, habiendo realizado muchas exposiciones en los quince últimos años, a pesar de no haber dejado anteriormente nunca su tarea plástica. Últimamente, en el Museo de Arte Contemporáneo de Bonn, dirigido por Dieter Ronte, ha obtenido un gran reconocimiento, porque su obra es de dimensión internacional. Matas se ha dedicado temáticamente desde siempre a las diferentes problemáticas de la mujer no sólo ahora cuando más se habla de malos tratos y de la fuerte incomprensión masculina. El trabajo de esta artista contiene en sí mismo una gran dramaturgia que no es pedante, ni grandilocuente, sino austera, humilde y auténtica. En sus series, ya sea de trabajo mural, sobre el papel o la tela, implica la oscuridad que envuelve a la mujer en su ámbitos tenebrosos. La artista, gran amante de la lectura, además de rendir un homenaje a todas las mujeres, lo hace especialmente a la poetisa argentina Alejandra Pizarnik, con cuyos pensamientos se ha identificado. La muestra cuenta con veinticinco papeles de fondo rojo donde, vestidas con traje de comunión, en negro, aparecen niñas sentadas en sillitas de escuela, todas negras, menos una que tiene una flor roja a la altura de su sexo, evocando la violación infantil que sufrió la propia Pizarnik y las que sufren continuamente muchas niñas en todo el mundo. Un cartel anuncia: No quiero sexo; sólo quiero jugar, jugar La muestra presenta una serie de esculturas que se denominan blandas de tamaño natural y vestidas de novias antiguas, que, según el corte del traje, toman diferentes volúmenes como la extraordinaria de color rojo con el título de Éxtasis. Teresa Matas, trabaja también, siempre con los mismos temas, el vídeo y la fotografía, algo que le viene de familia. Resulta difícil narrar la gran cantidad de experimentaciones que la artista ha realizado, frecuentemente interrelacionando materiales muy dispares, y las formas, imágenes y sonidos más dispares. Todo le sirve a Matas para crear con una gran poética. Alfonso Palacio Dos situaciones (2002) María José Corominas 30 Blanco y Negro Cultural 30- 10- 2004