Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Libros Entrevista a Hugo Mujica Ángel de Antonio Ventanas de Manhattan, de Antonio Muñoz Molina Palabra de poeta La creación poética tiene un sentido de diálogo ininterrumpido entre generaciones, el escucho con mis ojos a los muertos que escribió Quevedo. Francisco Brines, miembro destacado de la promoción de los 50, y Carlos Marzal, una de las más relevantes y reconocidas voces emergentes, dialogan sobre el proceso creativo, sobre otros autores cercanos a su corazón y sobre la vida, como pórtico de unas páginas en las que las palabras de los poetas en español cobran especial protagonismo, y que completan una entrevista con el mexicano Hugo Mujica y un artículo del colombiano Juan Gustavo Cobo Borda Francisco Brines (a la izquierda) en un momento de la conversación con Carlos Marzal Brines- Marzal: diálogo de generaciones RAQUEL EJERIQUE L A residencia del poeta Francisco Brines (Oliva, 1932) es una antigua masía valenciana. Ha sido el entorno para la reflexión y el diálogo entre este poeta de la generación del 50 y Carlos Marzal (Valencia, 1961) último Premio Nacional de Poesía, de la Crítica y Premio Loewe. Estos amigos charlan sobre generaciones, compañeros de viaje, procesos de creación o el estado de salud de las artes. También de toros, una afición compartida. En Elca vive un solo inquilino, Francisco Brines. También hay un estanque para el regadío, una almazara, una cueva, una biblioteca cuajada de libros, Denia a lo lejos y montañas asediando esta finca. También cuelga una balconada inmensa de limoneros y buganvillas y un ciprés celebrado con un poema: como todo Elca. De fondo, el Mediterráneo. Una hilera de palmeras saluda a Carlos Marzal, antes de su encuentro con el padre vital Blanco y Negro Cultural: Dice Vicente Gallego que Elca es el Macondo de los poetas... F B. Es una exageración, una cosa de cariño. Ha sido el lugar de vacaciones. Como siempre me ha gustado leer, aquí yo tenía una vida muy inte- riorizada. Aprendí a contemplar el mundo, a pensar. Ha sido una casa estacional, muy importante, porque aquí he sido niño, adolescente, maduro y viejo; todo. Yo he sido muchos, como somos muchos aunque no nos demos cuenta de ello. Ese muchos ha tenido una hilación con este lugar. Cuando falleció mi madre es cuando decidí venir a vivir aquí. Es donde más he escrito, porque el tiempo es vacante. Hay una enorme cantidad de poemas que he escrito en este lugar. En mi escritura, como sale mucho mi entorno, aparece Elca, que adquiere un valor simbólico. 4 Blanco y Negro Cultural 21- 2- 2004 Pérez D Elías