Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A la intemperie Pasen y lean MANUEL RODRÍGUEZ RIVERO El caos y la palabra poética J. J. ARMAS MARCELO ARA la gran poesía, la palabra es el bálsamo que abre todas las puertas de la comprensión. Los místicos (Santa Teresa, San Juan de la Cruz) que viven sin vivir en ellos, interpretan el aire invisible y secreto en cuyas paredes se dibujan firmamentos, profecías, destinos, y el tamaño del cielo que nos tienen prometido. Pero el poeta humano, que siente los elementos naturales como limitaciones insoslayables, camina para andar su destino y se asombra del interminable recorrido de la Historia y la Ciencia hasta más allá de la sorpresa. Y usa de la palabra poética para cantar el instante en que la Esfinge, en estado de hipnosis, desvela sus secretos seculares. La Ciencia, imperturbable a los elementos, va ganándole terreno a la Esfinge con descomunal esfuerzo. Y la palabra poética, incluso de soslayo, traspasa su ámbito y penetra e impregna enunciados científicos, campos magnéticos, fronteras de conceptos. ¿Sólo podía la Ciencia, frente a la Esfinge, nacer en Occidente? Cuando las tesis del caos se abrieron paso en el horizonte, René Thom, matemático como el poeta que se esconde bajo el pseudónimo literario de Lewis Carroll, denunció que el drama de la ciencia moderna estribaba en que había renunciado a comprender y a comprenderse, en una extraña pirueta mística que llegó hasta nosotros por culpa de un artefacto maravilloso, el ordenador, que aparece sugerido en los libros de Alicia, donde el caos y las casualidades juegan, con aparentes disparates, a traducir accidentes, riesgos, espejos rotos y códigos propios de iniciados. Ningún enunciado más poético, caótico y sorprenden- P te que el del efecto mariposa, trazado sobre el mapa de la incertidumbre del tiempo por Ilya Prigogine: El batir de las alas de una mariposa en un suburbio de Pekín produciría un ligero soplo que, muchos años más tarde, puede provocar un huracán de imprevisibles consecuencias en el centro de Los Ángeles Algunos enunciados de Einstein, Heisenberg o Broglie enlazan directamente en el tiempo con la poética liberadora de Galileo, que derrumbó con un simple verso, hasta entonces prohibido, las columnas del templo del universo, el único juguete con el que los humanos nos sentimos encerrados en el tiempo que pasa para todos menos para nosotros mismos. De ahí, la obsesión de durar. De ahí la razón provocativamente poética de Lovelock al afirmar que sabios, físicos y químicos, son autores, con el mismo derecho que el resto de los escritores Newton, ¿es menos poeta que Charles Lutwidge Dodgson o Bertrand Russell? ¿No son, al menos en apariencia, dantescos y kafkianos, dos calificativos poéticos, el efecto mariposa o la música intemporal del Big Bang, el viaje interminable hasta la última Thule, escrito a lo largo del tiempo, de Homero a Borges, por cientos de poetas ciegos que huyen del caos? Escribe Guy Sorman que Prigogine le contó que el gran pecado se origina en la ruptura entre ciencias humanas y ciencias exactas. Los sociólogos cuentan una historia, pero los físicos elaboran, como los poetas místicos, leyes eternas cuya comprensión escapa al común de los mortales por la querencia al despiste y al descuido, por el gusto del accidente. v Pinot LA MUERTE DEL FARAÓN A los faraones se los embalsama. Y José Manuel Lara Hernández era el único que quedaba en la edición. Los medios se han volcado en la semblanza y el análisis de la obra de quien supo construir, en poco más de medio siglo, el primer imperio editorial español. Y no sólo eso: en las últimas décadas el conglomerado que había creado el Viejo tuvo que adaptar todos los ritmos adquiridos en la mesa camilla de las decisiones familiares a la frenética actividad de un grupo multimedia volcado a la búsqueda de contenidos en cualquier soporte imaginable. Planeta es hoy un planeta del ocio, de la información, de la cultura audiovisual y de los libros. Y un negocio que el año que viene (con Antena 3 en nómina) facturará previsiblemente por encima de los 1.500 millones de euros. Casi nada para aquel inquieto andaluz atrabiliario, y sin oficio ni beneficio, que entró pisando fuerte en la Barcelona doblemente humillada de 1939. En estos días, y a propósito de la muerte del Faraón, se ha hablado mucho de dinero, que era uno de sus temas favoritos. Y de sus talentos: inteligencia natural más listo que el hambre espontaneidad, gracejo, sentido comercial y del espectáculo. Ha sido una manera de explicar el éxito personal de JMLH, que en sus orígenes fue considerado como un advenedizo que irrumpía como un rinoceronte en la cacharrería del más bien receloso mundo de la edición catalana, en el que los que sonaban eran los nombres más cultos y (con alguna excepción) liberales de Luis de Caralt, Vergés, Josep Janés, etcétera. Lara lo El jurado del Premio Planeta de 1961: de izquierda a derecha, Ignacio Agustí, Joaquín de Entrambasaguas, Sebastián Juan Arbó, Ricardo Fernández de la Reguera, José María Gironella y José Manuel Lara Sumario Cultural PRESIDENTE DE HONOR: Guillermo Luca de Tena. PRESIDENTE: Nemesio Fernández- Cuesta. CONSEJERO DELEGADO: Santiago Alonso Paniagua. EDITORA: Catalina Luca de Tena. DIRECTOR: José Antonio Zarzalejos. DIRECTOR DE BLANCO Y NEGRO CULTURAL: Fernando R. Lafuente. Consejo Asesor: Santiago Castelo, Valentí Puig, Ignacio Sánchez Cámara. Jefes de Redacción: Miguel Ángel Flores, Juan Ignacio García Garzón. Diario ABC, S. L. D- L: M 41828 9.1. E- mail: Cultural 4 Libros Imre Kertész, Auden, José Emilio Pacheco, Juan Cobos Wilkins Entrevista a Ángela Vallvey 25 Arte Paseos fotográficos de Català- Roca por Madrid y Barcelona R. Longo, W. Lam, Manet- Velázquez MADRID NÚMERO 590 17 DE MAYO DE 2003 37 Música Festival Mozart de La Coruña. Tres visiones de El Quijote Yundi Li, Manon Lescaut En Portada Simbiótico VIII (2003) pintura de Toño Barreiro (Zamora, 1965) que expone actualmente en la galería May Moré de Madrid abc. cultural abc. es. www. abc. es cultural 2 Blanco y Negro Cultural 17- 5- 2003 La poesía de la ciencia