Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
libros De LoboAntunesalregreso del padreAmaro oco podía imaginar el se gran y genial renovador de la novela moderna portuguesa, el pe riodista y diplomático Eça de Quei rós (Póvoa de Varzim, Miño, 1845 Neuilly- sur- Seíne, 1900) a dos años apenas de su centenario, que su nombre volverla a estar en boca de muchos, protagonizando otro de los escándalos que ya tuvieron lugar en su época. La pelictila mexicana El crimen del padre Amaro, basada en su novela homónima de 1880, y con un guión excelente del conocido es critor y periodista Vicente Leñero, antiguo director de la revista Pro ceso, ha protagonizado una sonada polémica en su país, México, replan teando temas tabúes para esa socie dad, como es el hecho de la censura. Y si los amores del padre Amaro con la joven y fogosa Amélia fueron edi tados no hace mucho en nuestro país (Alianza, 1998) se puede decir que el interés por Eça siempre ha lo grado mantenerse vivo entre noso tros, a través de traducciones y edi ciones puntuales de su obra. Pre Textos recuperó hace dos años su obra maestra naturalista, Los Ma yas, y también El Acantilado ha pu blicado otras dos recientemente: su célebre y entretenida El misterio de la carretera de Sintra y la suma mente crítica y satírica La reliquia. Auténticosclásicos vivos Pero si eso sucede en lo que res pecta al excelente autor que es Eça, escritores contemporáneos que en Portugal son auténticos clásicos vi vos, como es el caso de Agustina Bessa- Luís, figura absolutamente mítica de nuestro pais vecino, no cuentan con reediciones actualiza das de sus obras, como por ejemplo La sibila y Fanny Owen, traducidas en su dia y hoy lamentablemente inencontrables. Aunque varios e im portantes libros portugueses vienen a cubrir en estas fechas esos yacios editoriales. Joáo de Melo (Azores, 1949) uno de los mejores novelistas actuales, del que hace unos años se tradujo su obra Gentefeliz con lágri mas (Alfaguara, 1992) que tocaba de cerca una de las más terribles lacras durante generaciones en su país, la elección de la diáspora, o lo que es lo mismo, la emigración a tierras leja nas, vuelve estos días con una im portante y muy oportuna Antología del cuento portugués (Alfaguara) que será de uso imprescindible para familiarizar al lector español con una de las mejores y más vitales li teraturas europeas, de altísima cali dad y exigencias estilísticas. Una se lección que arranca en este caso con P MERCEDESMONMANY Por otro lado, otro clásico de nuestros días, António Lobo Antu nes, que cuenta con innumerables seguidores en España, asi como en otros países de nuestro entorno como Francia y Alemania, vuelve estos días con su obra Las naves, una excelente y paródica relectura de los viajes (y los regresos) por maz entre la exaltación heroica de la pa tria, la expansión colonial y la liiconsistencia de los movimientos me siánicos. Del mismo modo, Inés Pc drosa (coimbra, 1962) que ha sido una de las más notables revelacio nes de autores jóvenes portugueses a los que ha tenido acceso el lector español, y que a su vez es una de las más interesantes y sólidas autoras jóvenes del panorama europeo, tras una excelente novela publicada hace un año (La instrucción de los aman tes, Destino) vuelve ahora, en la misma editorial, con En tus manos, una obra a tres voces que gira en torno a la educación sentimental y vital de tres mujeres de genera ciones sucesivas de una misma fa milia. Descubrimiento iosjóvones de Pero sería injusto no recordar otros dos recientes y espléndidos descubrimientos de jóvenes autores portugueses a los que tuvimos ac ceso estos últimos tiempos. Uno de ellos fue una novela breve, de una cruel e inusitada ferocidad, que re flejaba magistralmente la más os cura intolerancia y odio hacia el ex traño a la que puede llegare! ser hu mano: Diario de Link (Akal, 2002) de Francisco Duarte Mangas (Vieira do Miño, 1960) Premiada en su país con el Premio Revelaçao Carlos de Oliveira, y narrada a través de un monólogo interior, que mezclaba el presente y un futuro por llegar, te nia por protagonista a un brigadista alemán, que durante la guerra civil española huye a una pequeña aldea portuguesa, que se convierte para él en un nuevo e inesperado escenario apocalíptico. Otro autor más que no table es el periodista y escritor Pe dro Rosa Mendes, del que se tradujo no hace mucho una turbadora obra de mestizaje literario, Bahía de los tigres (Ediciones del Bronce, 2001) ambientada en el Africa actual, en concreto en Angola y Mozambique. Un libro que navegaba entre el re lato de viajes por geografías reales y también imaginarias, por el ensayo, y por la crónica a través del infierno de la guerra, enlazando simbólica mente con lo que bien podria repre sentar una versión actual y terrible de El corazón de las tiniebla La Antologíadel cuento portugués será uso de imprescindible para familiarizar al lector español con unade lasmejores y másvitalesliteraturas europeas, dealtísima calidad y exigencias estilísticas el historiador y novelista romántico Alexandre Herculano (1810- 1877) y que finaliza ya en nuestros días, con un autor actual como José Luis Pei xoto (Alentejo, 1974) Por otro lado, Joáo de Melo, con su obra Autopsia de Um Mar de Ruinas (1984) es uno de los más notables representantes de la que ha sido llamada (genera ción de escritores de la guerra colo nial En ella se enclavan obras ya fundamentales dentro de la litera tura portuguesa, en torno a ese tre mendo trauma nacional, como es el caso de En el culo del mundo, de Lobo Antunes (Siruela, 2001) o La costa de los murmullos, de Lidia Jorge (Alfaguara, 1989) Y de Lídia Jorge (Algarve, 1946) una de las me jores y más prestigiosas escritoras del país vecino, aparecieron igual mente dos de sus más significativas obras no hace mucho: la polifónica y urbana El jardín sin límites (Alfa guara, 2001) y la ambientada en un Portugal aislado, secreto y rural, El fugitivo que dibujaba pájaros (Seix Barral, 2001) 17 BIa, to Negro CuIiu, ral 5- O- 2 (fl e