Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PINTURA DIBUJO Aite FOTOGRAFÍA Edward Robbins Edward Robbins Galería LluciáHorns. Barcelona. Consell Cent, 315 CI de De 1.200 a 5.100 euros, Hastael 8 deoctubre 4 M. Á. Guerreiro Miguel ÁngelGuerreiro Durán Exposiciones Arte. Madrid. C Villanueva, de 19 De 450 a 2100 euros. Hastael 8 deoctubre A actual pintura de Guerreiro podría seme jar una opción personal en esa tradición moderna de edificacionessin habitantes, con todo lo que sin duda- -dehumano descreimiento- -quiere ello decir Pero es que el cuadro nunca acaba ahí. Por encima de la arquitectura (frniseculat a veces bella) se abre siempre- -y ganando terreno- -cielo un gigantesco, poblado (le varios rebaños de nubes. En otros cuadros, más evidentes aún, la arquitectura ha sido sustituida por las montañas o el maz y las nubes siguen creciendo y multiplicándose, solas, como una pregunta y una tentación de infinito) Asi define Luis Antonio de Villena la pintura de Miguel Angel Guerreiro (Argentina, 1957) que, efec tivamente, establece una línea de horizonte baja para favorecei en la mayor parte de los cuadros. unas nubes que, amén de dar una unidad a la obra, proponen formas sugerentes. Tales son los casos de Seguirán esperandoo del cuadro 31, uno de los ocho óleos sobre papel sin título (26 a 33) Asimismo, es de destacar la gran maestría con la que Guerreiro capta los distintos matices del atardecer en obras como Rojo, Atardecervioletay flts horizontesfavori tos. Por otra parte. Guerreiro demuestra una gran capacidad de adaptación de su técnica según los in tereses perseguidos. Por ello no es de extrañar que obras comoLa quema o Banco de España reflejen to davía los trazos del lápiz, mientras que sus Molinos de Mallorca denoten una nitidez absoluta. En el caso de Casonade Mérkixz (México) el elemento cen tral del cuadro es el cielo cuyo azul nos recuerda las aguas turquesas caribeñas. Finalmente, también resulta interesante la dis posición de la obra de Guerreiro en la galería. Pare ciera que ésta es un guiño a Rayuela, obra del tam bién argentino Julio Cortázaz pero en sentido in verso. Es decir, se puede hacer el recorrido tradicional sin importarle a uno que el cuadro 15 esté al lado del 32 o, si se desea seguir el orden nu mérico tradicional. pasearse de un lado a otro de la galería. En definitiva, se trata de una interesante ex posición que mezcla tanto espacios campestres como rurales y que en cada uno de sus cuadros transmite la emoción de momentos únicos, si consi deramos la volatilidadde los elementos plasmados. 4 ESDE el papel pudo obtenerse industrialque mente y dejó de ser una materia privilegiada, desde que pudo ser tratado con toda clase de tintas, caligrafiado con todo tipo de estiletes y, además, manchado, arrugado y desgarrado sin miramiento, se convirtió en un soporte muy apreciado por los ar tistas. Ibdosse ufanan detrás de los papeles, cuando más texturados mejor, más ricos e interesantes como soporte e, incluso, comocromaticidad. Y ahí llegamos a la obra de este artista, Edward Robbins, nacido en 1930 en EE. UU. y que desde hace muchos años reside, trabaja y exponeen España, es pecialmente en Cataluña. Se sirve, para llevar a cabo su actividad plástica, principalmente del papel, que utiliza y manipula en todas sus posibilidades sin descuidar, si se tercia, el emplear la pintura, para acentuar asilos efectos e intenciones deseados. Sus obras, a la distancia, parecen pinturas escueta mente pergeñadas sin descuidar, alguna que otra vez, la asistencia del dibujo que, en la mayor parte de las ocasiones, queda completamente desbordado por el color sobreaplicado, guache, acrílico, acua rela, óleo, o lo que sea. El efecto conseguido siempre es grato, porque la pintura, el cuadro, en tanto que tal, nunca pretende apabullar con ninguna trascen dencia. Lo que hay en el espacio plástico es lo que hay que ver, percibir y captar el goce, una satisfac ción por lo que es ofrecido. En muchas ocasiones, empero, no es un dibujo como pauta lo que ordena el ámbitocreativo, sino que son unas tijeras- como hicieran Matisse o Picassolas que empiezana recorrer los papelesque el artista, al azar de su disponibilidad o deliberadamente, va re cortando, dando las formas pertinentes a lo que quiere plasmar. Pero en esta ocasión babia un ele mento añadido a su actividad: con motivo del primer aniversario del 11- 5, al unirse las galerías de Art Bar celona para rendir homenaje a la ciudad del Hudson, Robbins ha querido hacer un montaje plástico dedi cando a Nueva Yorkunas flores o señalando algunas estigmatizaciones de sus muros, todo ello mediante un montaje de papeles impresos, usados, pintados en cima, hasta dar con unas formas que el artista cree impactantes y. así, testimoniales de una ciudad que sufrió inocentementela vesania de las injusticias, los odios y las salvajadas de que son capaceslos seres hu manos. Tiempo ha nos dimos cuenta de que el déco llage y las tijeras eran una vía para el canto. D Paul M. Smith Paul M. Smith Galería Espacio Mínimo. Madrid. 0 Doctor Fourquet, 17 De 2- 500 a 5.300 euros (fotos) Hastael 16 denoviembre JuanPatricIo LomberaUno lospapelesRobblns de de ON M. Smith nos encontramos ante uno Paul de esos artistas que no sabemos qué habría sido de ellos de no haber sido tocados por la varita mágica de un excéntrico mecenas del siglo XXI (léase, Charles Saatcbi) y de haber sabido rodear su obra de esa parafernalia enrollada y pseudoescan dalosa que hace gracia. Que el chico llama la aten ción, no lo dudamos; que además se gusta, tampoco es novedad. No en vano, él es protagonista de (casi) todas sus fotos, así comode su único vídeo hasta la fe cha. Eso si, para entenderlo, más vale dejarse de pre juicios. Smith es un chico mediático y eso se nota, y sus imágenes- -con posibilidad de herir a según qué espectador- -combinan manipulación digital, gla mour, ironía y, en sus diferentes series, la parrilla te levisiva de cualquier cadena que se precie: un pOCO de aventurilla bélica (Artists Rifles) fútbol (fi- abajos junto a RobbieWilliaxns) teleserie del tipo Al sa una lir de claseversión heavy (MaheMi Night) y sexo, de ése del viernes noche, pero sin rayitas (Esto no es pornograjia) Para su primera individual en España, Espacio Minimo ha seleccionado producciones anteriores que preparan para enfrentarse con su trabajo último. Artists Rifles (1997) se basó en su experiencia como soldado. Gracias a la manipulación digital (que no genética) Smith era capaz de hacer la guerra consigo mismo. La serie fue preparada para la exposición de graduación del autor en el RoyalCollegey adquirida íntegramente por Saatchi. Tmbién éste se hizo con su segunda serie- Make my Mg u (1998) diario de no ArnauPuig ches de marcha y borrachera, donde el espectador es capaz de sufrir en sus carnes la cogorza de Smith sin ingerir un gramo de alcohol- para la exposición El nuevo realismoneurótico. Pocodespués Smith dejaba de miras- seel ombligoy convertía al ya de por si ca maleónico ftobbie Williams en protagonista futbolís tico y futbolext de las imágenes de Sing When You re l- Vinning, que se incluyeron en uno de sus trabajos discográficos y que vimos este año en ARCO. Para su última serie, Smith retuerce las posibilidadesdel Ka masutra. (y de la digitalización) para fundirse- en to dos los sentidos- con una modeloy parir Estono es pornogi- afla. Y puede que no lo sea (el juego está el flirtear con sus posibilidades) ya que la intención úl tima es indagar en la identidad sexual del varón, sus fantasías eróticas (significativa es la imagen en la que Smith no deja de tocarse unos exuberantes pe chos que le han salido por arte de hirli birloque) para rebajarlo a la altura del betún (esto es más metafó rico que literal) y hacer endeble su virilidad (Smith termina siendo pisoteado en su amor por los tacones, as! como penetrado, por activa y por pasiva Ahí queda eso, y sino gusta, siempre queda el dicho ram plón de moda entre adolescentes: ¡AParla. -J. D. -G. 4 4 C 34 illan. -gro 1: Irural 28- -92 Ú 02