Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FOTOGRAFÍA Mte El engañodel escorpión Juan Carlos Delgado GaleríaFernando Pradilla. Madrid. C ClaudioCoello, 20 De 1.850 a 4.500 euros. Hastael 26 deoctubre ICEN el escorpión, al verse atrapado en que el circulo de fuego, prefiere clavarse a sí mis mo su aguijón a consumirse entre las llamas. Lo que el temeroso animal no es capaz de entender es que eludir el problema no acaba con él, puesto que- y aunque previamente haya elegido su propia muerte- ya sin vida, el arácnido sucumbe a aque Ho de lo que huía. También el ser humano preten de engañarse a si mismo, e intenta ocultar sus mie dos, sus miserias y sus mentiras, dejar de mirar un rostro, o romper las cartas tras un desengaño amo rosa. pese a que pervive el recuerdo. La memoria, palabra clave. También Juan Carlos Delgado (Bogotá, 1973) parte de experiencias traumáticas intentando aislar lo máximo posible para que lleguen a cual quier receptor. Quizás el arte le sirva para cauteri zar las heridas, para asentar defmitivamente los recuerdos en el espacio que les corresponde, para aprender, en definitiva. El autor propone para Ma drid, en esta su primera individual en España, un ejercicio de reflexión y purificación a través de la fotografia. Objeto artístico con pretensiones más allá de las estéticas (que también alberga) un arte que cura... Pese a su disposición, la muestra debe recorrerse desde el final. En esa última sala, imágenes de un fuego azulado rodean al espectador dispuestas a baja altura (ahora nosotros somos el escorpión) D mienzan a limpiar. Ya estamos preparados para en frentarnos a la última sala. Ah, tras un espacio de tensión, llega la ansiada purificación... ó tal vez no. Imágenes de columnas de humo nos elevan hacia el cielo, pero una piscina negra en el centro de la habitación adviene de lo etéreo del material y de la posibilidad de volver a caer. Obsesión por el recuerdo Delgado, reconocido ya fuera de nuestras fron teras, ha mostrado siempre en sus proyectos- que se sostienen sobre un interesante andamiaje teóri co- una tremenda obsesión por el recuerdo, por la memoria, por la forma en la que quedan prendidas nuestras experiencias- individuales y colectivas- -en el imaginario (sirvan sus trabajos con zapatos, metáforas de los pasos dados, con la posibilidad de recogerlos en vida, o sus potentes imágenes mani puladas con pintura, de un rojo vibrante, que al bergan retazos de la memoria) Preservar es para él una constante, y la foto, en buena medida, lo con sigue: imágenes en apariencia banales que se vuel ven importantes, persistentes, al repetirse. Tam bién los reflejos son otro de sus trucos (el especta dor se ve reflejado en las fotos y en la mancha negra) Ellos repiten el sistema de contención y distorsión de ideas en nuestro subconsciente. Llegados al fmal, entendida la moraleja, quizás sólo quede una pregunta: ¿por qué las salas se dis ponen al revés? Ningún proceso es lineal nos responde su autor. Aún nos queda mucho por aprender. Javier ¡Haz- Guardiola Sin embargo, estas llamas no son amenazadoras; de hecho, éste es un fuego frío purificador, un es pacio mental que tiende a situar al receptor frente a su fobia. A través de un pasillo accedemos a la se gundalprimera sala, pero antes ah debemos en frentarnos a dos grandes imágenes- una a cada la do del caminante- de lenguas de sendas reses. Es tamos en una especie de sacrificio personal y estas fotos bien podrian remitir a las prácticas del vudú. Pero también son símbolos de un diálogo con el más allá, con aquello que nos ayudará a trascender y dejar atrás nuestro trauma; de una conversación imposible (donde no se nos escapa que una de las lenguas sea bífida, casi viperina) En nuestro pa sar, estos órganos literalmente nos lamen, nos co- Mil miradasdel mundo Mirar el mundo otra vez. Galería Spectrum Sotos: 25 años de fotografía La Lonja. Zaragoza. Comisarios: JulioÁlvarez Sotosy Chus Tudelilla. Hastael 13 deoctubre N cuarto de siglo dedicado a la difusión de la fotografía- -histórica y contemporánea- -en España: la labor realizada por la sala Spectrum Sotos ha sido extraordinaria. En reconocimiento a esta trayectoria, inconcebible sin la presencia del intuitivo y generoso Julio Alvarez Sotos (Mon zón, 1950) se celebra en La Lonja de Zaragoza, una exposición que reúne 130i nstantáneas proce dentes de la colección privada del galerista, de los fondos de la sala y de repertorios públicos y priva dos. La muestra Mirar el mundo otra vez, formada por piezas de pequeño, mediano y gran formato de artistas representados en una o varias ocasio nes en la sala, es resultado de la perseverancia de una única persona. Las (miradas de creadores consagrados y figuras emergentes se articulan ininterrumpidamente en torno a seis capítulos, sin jerarquías cronológicas, genéricas o formales. Retratos de quienes, anónima o públicamente, han protagonizado el siglo XX forman Registros de vida Avedon inmortalizó a un irreconocible Groucho Marx (1972) sin gafas y con la mirada perdida, el actor y no el personaje; de mo de los fotógrafos más revolucionarios de la pasada cen turia, It Mapplethorpe, se presenta la picara Louise Bourgeois (1982) efigie referencial del arte de los últimos cincuenta años; la de U. Rivas es una visión más íntima y, al tiempo, más significa tiva socialmente: Sin titulo (1977) registra el resul tado de un escandalizador y experimental emba razo masculino. El sempiterno desnudo protago La prehnrda devoción Verónica de (1935) Saudek de U niza el apartado Imágenes reveladas la serena y sensual Assia peinándose (1935) de E. Sougez, al. ter ego femenino de la figura de Soñar en dioses (1988- 1997) T. Catany, contrasta con la fragmen de tación y potencia de Lucky (1983) de 1 Radisíc. Escenarios imaginados llenan Esencia del paisa je del cálculo y la construcción de la pieza proce dente de la serie Otra ciudad (1999) de Mario de Ayguavives, el espectador se traslada a otro de los mundos posibles, a un atlas fortuito hallado por Chema Madoz en Madrid (1998) Dancing in the Clubho use of llie CollectiveFarm (1949) de Robert Capa ilustra con el baile, paréntesis de un drama oculto, el historicismo del conjunto Ruido del tiempo) Materias reinterpretadas- -Sin título. Serie Mi aventura con la brea (1952) de J. Dieuzaíde- el misterio de lo cotidiano- -Pésois (ca. 1930) de E. Godes- -la sublime belleza descubierta en lo ma y cabro- -Emboscado 2 (1998) de Manuel Vilariño- -vertebran (Lasorpresa del hallazgo La confian za en la fotografía en cuanto huella de lo real de la que partieran los análisis de R. Barthes se desva nece con la serie Ficciones las secuencias que recogen una performance de Jürgen Klauke- De sastrtises JCH (1996) -las manipulaciones digita y les de Daniel Canogar- Aplzasia 1,2, 3 (2001) de la serie (Osarios) -producirán extrañamiento hasta en el más, crédulo de los espectadores. Completan la exhibición instantáneas de R Avellaned, E Brenner, Henri Cartier- Bresson, E Drtikol, Man Ray, Alberto Schommer, Javier Vallhonrat... Mi rar al mundo mil veces, todas las que la galería Spectrum Sotos ha logrado a lo largo de sus vein ticinco años de historia. María GarcíaYelo l3l ajico q- o (nl uu- a 1 28- -2002