Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PINTURA Haacke, referidos a las mismas contradicciones del arte, a unos patrocinadores que luego pueden vender armas a la Suráfrica racista o ser vebicu los propagandísticos de la reacción más dura? -Es posibilidad. Sin embargo, yocreo que ese una método, comoel de otros artistas de la izquierda tiene bastantes puntos flacos. Colocastu postura como un exabrupto y párece que tú no estás implicadoen ello. Cuando yo acuso a una institución de hacer esto o lo otro, tengo que meterme de alguna forma, y ese es el paso que le falta a un Hans ljaacke y que yo siempre he procurado incluir Soy un productor de objetosde lujo, estoy metido en esto completamente y, por lo tanto, no me dejo fuera ami mismo. Mi postura como artista tiene que quedar vapuleada, tengo que si tuarme ami mismo como alguien que se pringue en lo que está denunciando. No como alguien que está más allá del bien y del mal, -En muchos de sus trabajos, en cuanto el ar tista deja de estar presente, las instituciones, del tipo que sea, deciden finalizar la historia. ¿Esa reacción institucional es parte de la obra? -Sí. Porque intento que la obra cause un pro blema. Si es fácilmente admitida, si pasa por delante con una aceptaciónme parece estar colaborando con el grupo de gente que aplaude. Si. Intento poner muy nerviosas a las instituciones e incluso a las galenas, situarlas en el limite. No siempre se consigue, pero a veces se logra de una forma nidicula. -jconoce a las personas que luego trata como objetos? ¿Habla con ellas? -Depende. Lo hago cuando no tengo más reme dio, si no tengo un apoyo, un equipo. Pero normal mente no lo hago, y no es tanto por un acto de cobar dia, sino porque a la hora de demandar explicaciones yo lo único que quiero es establecer un acuerdo labo ral. Yo no puedo ir y decirles que esto es para hablar de su condición o darles otra justificación que la de ¿quieres dinero? Seria comoexplicarlea la telefonista su importante contribución a las comunicaciones mundiales. Lo verja hasta cinico. Procuro no me terme, pero me he metido muchas veces, claro. Sobre la situación de la gente claro que me entero, no es una cosa elegidaal azar. -Habla de las personas contratadas como ob jetos, pero ¿Es consciente que no son objetos ina nimados y pueden reaccionar? -Aefectos culturales del Estado o el capital, no son otra cosa que objetos. Obviamenteesto es sólo asi en términos casi metafísicos. En la realidad son per sonas imprevisibles y pueden hacer cualquier cosa. Sin embargo, incluso en situaciones donde yo pen saba que la gente se iba a rebelax comoen la pieza en la que tenían que sostener la pared de la galería, la gente aguantó hasta el finaL Ellos necesitaban dinero y yo minusvaloré la fuerza del capital. -Se imagina haciendo otro tipo de arte en otro contexto? -Me gustan muchisimo Henry Moore, el arte ciné tico; me gustan muchas cosas que considero bellas, agradables, como algo en lo que yo podria trabajar muy a gusto. Su problemaes que parten de la suposi ción de que estarnosen el mejor de los mundos posi bles y podemosdedicarnos a tan bonitos divertimen tos. No es mi postura, y aunque lo considero belio. también es fuertemente reprobable. Forma parte de lo repulsivo del mundo del arte. Me parece que gente que ha desarrollado su carrera durante el fran quismo, en una España terrible, como Tápies y otros, hacer loque han estado haciendoes como una desver güenza absoluta. Es muy bonito, me gustaría poder ser Tápies. pero... no sé... Gentes en su torre de mar fil... Noes ini postura. -Cree en el progreso? -Es una idea bonita y es posible que si uno se queda en un país europeo, como España, se tenga esa ilusión, que estemos mejor Pero el desplazamiento geográfico que se ha producido en las clases sociales no ha hecho desaparecer la explotación. Ahora losesclavos vienen nadando y arriesgan la vida para ser esclavizados. Ni siquiera hay que ir a por ellos. Presencias JavierFernández Molina de Galería Rayuela. Madrid. 0! ClaudioCoello, 19 De 1.352 a 19.000 euros. Hastael 24 de noviembre mendaba la da Vinci, en susde nubes yreco EONARDO contemplación escritos, ras tros de humedad, invitando a que entre sus acci dentes se adivinase la sugerencia de una figura o de una escena. Curioso modo de ejercitar la imaginación que todos hemos llevado a cabo al guna vez, tal como rememora Gustavo Martin Garzo en el texto que abre el catálogo de la úl tima exposición de Javier Fernández de Molina, significativamente titulada Musarañas. Viendo las obras que la componen, es fácil entender el porqué de cuanto hasta aquí se ha dicho, no sólo por su apariencia (lo cual no mdi caria mas que una simple cuestión de seme janza) sino también por la manera en que han sido realizadas, lo que me parece mucho más importante. El artista plantea la extensión del soporte como un ámbito global (en ocasiones de limitado mediante trazos que lo enfatizan) ela borado a base de manchas de color diluido; manchas que fluyen por su superficie, mezclan dose entre si o superponiéndose, dando lugar a un espacio plástico de aspecto muy orgánico. De éste surgen, como concreciones de color, formas que se singularizan, pero sin dejar de mantener una estrecha relación con ese fondo originario. Unas veces éstas se materializan por la acumu lación del pigmento, de tal suerte que parece que el pintor se hubiera dejado llevar por lo que iba sucediendo dentro del soporte, por lo que el propio proceso de trabajo le iba ofreciendo; es a lo que se refería Francis Bacon cuando hablaba L del accidente provocado sobre el lienzo: algo azaroso, en parte incontrolable, pero que es oc cesariu saber inducir y, una vez que ha ocu rrido, aprovechar. Operación ésta que requiere una especial sensibilidad y atención. Pensemos, por ejemplo, en artistas como Max Ernst, maestro en la promoción y utilización de lo acci dental, o Jackson Poliock. detrás de cuyas obras se encuentra la idea de la creación automática puesta en juego por el surrealismo. En otras ocasiones, las formas aparecen de manera más independiente, aunque siempre en perfecta conexión con los fondos aludidos. En tre ambos elementos se establece una tensión minima, un diálogo debido a sus diferentes tra tamientos: por un lado están las masas genera les de color, el espacio absoluto del soporte; por otro, las figuras que se concretan, en su interior, entre sus pliegues, a base de trazos elementales; en ocasiones, rasgos apenas esbozados, Un tipo de figuración que parece enunciar las formas mas que definirlas, pero que, sin embargo, no les resta vivacidad ni expresión. Es notable la elocuencia que este artistapuede llegar a conseguir con tal economía de medios, a lo que entiendo que contribuyen su capacidad de observación y su sentido de lo epi sódico: hay que leer los títulos de las obras para apurar cuanto ellas nos sugieren. Quizás se eche en falta cierta acentuación pictórica, una mayor determinación en algunas soluciones; aunque cabe la sospecha de que esto no harma sino violentar la definición de un mundo que se plantea sutilmente, mediante apariencias que tienen algo de ensoñación. VíctorZarza José Manuel Costa Desdearriba 29 Blur, co y NegroCultural 28- 9- 2002