Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
INSTALACIÓN Me Jugaral parchís hacertrampas y Terre di Nessuno (Tierra de nadie) Fundación Telefónica. Madrid. Fuencarra, 3 Comisario: AliciaMurría. Hasta denoviembre ellO N parchís, o así nos enseñaron las reglas, se el tiran los dados y las fichas avanzan por el ta blero Según el número que haya salido marcado; unas se comen entre si (te apuntas, diez o veinte, la hazaña lleva premio) y otras se libran de ser engu llidas. El objetivo: llegar a casa el primero. Normas sencifias para un fin loable: salvar el culo cuanto antes, no sea que te zampe el contrario, puro cani balismo. Ya en sí el juego guarda una sustanciosa moraleja, pero aún puede llegar a mayores si, con forme al planteamiento de Concha Jerez y José Iges en este montaje, las normas se alteran por comple to (una trampa adulta, premeditada y alevosa) y la metáfora se hace aún más Sangrante. El juego de ni ños, la base estética (sus cuatro colores, el tablero... están presentes en cada detalle) sobre cuya aparen te sencillez se sustenta este trabajo, se transforma en una enrevesado laberinto de connotaciones más contemporáneas, al estilo de ese fm de siglo que pa rece no tener fin o de la nueva centuria que no ter mina de cuajar entre el cotinuo marasmo de acon tecimientos apocalípticos: al cabo, la Tierra de na die que sintetiza el titulo de esta exposición y en la que todos nos movemos cada día (sin duda, unos más que otros) E Manipular lo manipulado El complejo desarrollo de la instalación (que in mediatamente explicaremos) no viene más que a incidir en la manida teoria del caos (no por tópica menos relevante y a tener en cuenta siempre que la manera de explicarlo merezca la pena, tal es el caso) Una sociedad de la información hecha de re tazos cuyas victimas propiciatorias somos noso tros mismos. Por si no nos hubiéramos dado cuen ta en el día a dia, el recorrido por estas salas nos lo sugiere sin demasiadas sutilezas a fuerza de mani pular la manipulada materia prima con que se fa brica esta realidad: imágenes en un collageanlina do, sonidos, mensajes entresacados de aquí y de allá, mentiras y verdades a medias, músicas aleato rias, los circunstanciales himnos de las tierras de nadie. que dibujan un laberinto sensitivo. El mon taje se centra en varias salas con paréntesis (zonas de paso) donde las señas del parchís (colores que conforman banderas impresas sobre imágenes de una continua actualidad o que decoran las colum nas de paso, tableros con juguetones duendes un presos... sirven de hilo conductor, para no perder el sentido lúdico que también se esconde en esta endiablada trama. El punto de partida es una mesa con un tablero y unos auriculares para que los ju gadores reciban instrucciones. La primera trampa Ya hemos entrado en los espacios donde las reglas no existen, donde el espectador interactúa (si así lo decide) y el ordenador también marca las pautas, una entrada de Internet, una llamada telefónica puede alterar el curso de las cosas que discurren entre las proyecciones en estas cuatro paredes; en ocasiones, entre espejos. Como en un concurso de televisión. Como en una fábula borgiana. Todos o ninguno podemos jugar esta partida, entrar en es ta tierra de nadie, al mismo tiempo. El lenguaje de Un juegode niños comoel parchís, sobre las nuevas tecnolo- gías aplicadas a la creación con sencillez sustenta se este temporánea como intérprete de la teoria del caos, cuya aparente por otro lado, eterna. trabajo, setransforma unver en Los autores de este montaje, Concha Jerez YJosé laberinto tecnológico Iges, llevan desde 1989 trabajando en proyectos con enrevesado juntos y siempre en torno a este cúmulo de mensa jes, de incertidumbres humanas, existenciales, que diendoalgoypuedequeseencuentreahí Enefec en nuestro tiempo parecen haberse hecho más evi dentes. Tráfico de deos, A, ot, Laberinto interinedía, Broken utopías son algunas de esas otras pro- puestasanterioresa 7 rrediNessuno (eltitulooriginal es en italiano) que como explican los artistas: Esuna manera de decir vamos a cogerlos trozos a si nos explican cómo es el mundo; vamos a bus car en el basurero, porque hay tantas cosas inventaque no merece la pena inventar; vamos a releer das los fragmentos, porque puede que nos estemos per to, se trata de hacer una suerte de zapping LauraRevuelta 27 Blanro NegroCultural 28- 9- 2002