Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ENSAYO Libros El rastrode nuestraespecie Civilizaciones. lucha La del hombre controlar por la naturaleza FELIPE FERNANDEZ- ARMESTO Trad. deJesús CuÓllar Taurus. Madrid, 2002 704 páginas, euros 2350 Food. history A FEUPE FERNANDEZ- ARMESTO MacMillan. Londres, 2002 287 páginas, libras 20 tiempos de globalización, N dirige tu mirada hacia lo par ticulax podría ser un principio apli cable al trabajo de las ciencias so ciales y las humanidades, incapa ces ya de ofrecer, dicen algunos, visiones universales, métodos gene rales de análisis de problemas y es trategias para la solución de con flictos interculturales. Porque hay que constatar un hecho en aparien cia sorprendente, en el campo habi tado por quienes niegan la posibili dad de conocer e interpretar la va riedad del mundo coinciden sospechosamente los partidarios del pensamiento único y anti- único. los globalizadores de la superpoten cia y los antiglobalizadores de re ceta mágica, con frecuencia defen sores de particularismos religiosos, étnicos o culturales. ¿En verdad es la realidad humana tan simple, tan proclive a soluciones instantáneas, tan fácil de examinar? Felipe Fernández- Armesto, en la edición española de Civilizaciones, que cuenta con una excelente tra ducción de Jesús Cuéllar, mantiene, en cambio, que no existen respues tas sencillas a problemas comple jos, y explica la extensión y la adap tación de nuestra especie por todos los ecosistemas de la tierra desde su guarida inicial- suponemos- -en algún lugar de Africa, hasta los co razones de las tinieblas, gracias a su capacidad de adaptación a los di ferentes medios naturales. E Malo para comer Lreligioso yuniversal. Por eso, ello a asociaciónde la comidacon simbólicoconstituye un fenómeno análisis antropológico funcionalista de los tabúes alimenticIosha dedicado tanto esfuerzoa descifrar sus significados con sorprendentes resultados. Si la prohibiciónde comer cerdo entre los musulmanes obedecería a evitar la propagación de la triquInosisen pueblos originariosdel desierto, la atrIbución de sacralidada las vacasde la India habría garantizadola pervivenciade las comunidades campesinos de devastadas por los monzones, que fueron capaces, graciasa ellas, de arar la tIerra en otro lugar. El canibalismo mesoamericano y amazónicose explicaríapor el déficit proteínico de las culturashumanas de aquellaslatitudes, queantes de la llegada de los europeosdisfrutaban, en todo caso, de una equilibrada dieta, segúnmuestranlas evidencias arqueSógicas. La extensiónde la bulimia y la anorexiaentre nosotros expresarla, de acuerdocon estos análisis, un desequilibrio simbólicoy un malestarcultural, la inadecuación entre los modelossociales propuestos y nuestrasposibilidades biológicasde satlsfacerios. -M. U. L los. Cada una está centrada en un tipo de medio ambiente, la tierra baldia- -desierto, tundra y hielo- las praderas que se han resistido a la agricultura, las áreas con agua abundante- -pantanos, tierras bajas tropicales y bosques posglaciales- las llanuras aluviales- de Sumer a la India y China- las tierras altas- -con los Aztecas e Incas. Etiopia y el Tíbet- las cercanías del mar- Hawai, Pascua, Polinesia. Escan dinavia, Grecia y Roma- y final mente las civilizaciones surgidas en los océanos, alrededor del mundo atlántico y por efecto de la expansión de Occidente. Gracias a las muchas enseñan zas, la prodigiosa erudición y el in genio de este autor inclasificable, la lectura del volumen se convierte en un placer casi ilustrado, porque en seña deleitando y previene contra los parroquialismos y etnicismos que nos amenazan. Sólo por recor darnos que la civilización puede darse en cualquier lugar, y que se desarrollan mejor las que se adap tan a varios entornos, es decir, las que son fronterizas y dialogan y ne gocian con otras, valdría la pena co nocer este libro, según el cual to dos hemos llegado adonde estamos procedentes de otra parte (pág. 22) Y si Civilizaciones es la obra ma dura de un autor formado en la exi Historia de la naturaleza El punto de partida del libro es la definición de civilización como la distancia entre el hombre y la naturaleza, manifestada en la gene ración de un entorno remodelado y ajustado a los usos humanos, A partir de este principio, se des pliega una historia de la natura leza, incluyendo en ella al hombre) (pág. 16) No hay, por tanto, tenta ciones de definir la civilización como una fase de desarrollo o un proceso progresivo de perfecciona miento humano. El énfasis en la vi sión de la naturaleza como un esce nario del que el hombre civilizado se va alejando por efecto de su de sarrollo cultural explica la división del libro en siete partes y 17 capitu Enseñardeleitando gente escuela representada por la historia de los descubrimientos geográficos, A History of Food re presenta una de sus prolongacio nes. Su tesis parte de una constata ción reflejada en un juicio del mag nate de la Prensa lord Northcliffe: el interés público se logra escri biendo sobre el crimen, el amor, el dinero y la comida, pero sólo ésta resulta fundamental y universal. Lejos de ver la comida únicamente como objeto de salud y enfermedad, placer gastronómico, producto de mercado o indicador de clases y re laciones sociales, aqui es conside rada un elemento de la Historia Global, inseparable de las relacio nes de los seres humanos entre si y con el medio ambiente. Por ello, se definen las ocho revoluciones de la comida, ligadas al descubrimiento de la elaboración de alimentos, su uso ritual, domesticación y produc ción, la alta cocina, el efecto de la expansión imperial europea, el in tercambio ecológico global, la in dustrialización y la uniformización del gusto, El final apunta el opti mismo de quien a buen seguro está bien alimentado: nos espera un por venir en el que los excesos de la co mida rápida darán paso a una dieta gobernada por el sentido común, es decir, la suma de la razón y el ins tinto. Manuel Lucena Giraldo 19 Blan, -o y Ni n- altura 8- -2 tIí) 4