Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Dondela poesía concierta mancomuna y talizadores de la renovación. La poe sía española, sumida luego en el le targo dictatorial, se embarca breve mente en la aventura vanguardista que proseguirá su proceso sólo en América a travésdeOctavioPaz, Enri que Molina, AdolfoWestphalen, Nica nor Parra, Jorge Eduardo Eielson, Blanca Varela, en los sesenta, a tra y vés, entre otros, de Ernesto Cardenal, Juan Gelman, EnriqueLhin, Antonio Cisneros, José EmilioPachecoy quien esto escribe. Entoncesvuelvea produ cirse un empalme entre la neovan guardia hispanoamericana y los mejo res novísimos y figuras de intersec ción múltiple como la de José Miguel ¡Jilán o José Angel Valentequien ase gura el pasaje del realismo austero a las nuevas retóricasy a una estética esencial y ecuménica. Avatares del arte moderno Tales avatares, los corsi y recorsi del arte moderno, en esta representa tiva antologíase leen entrelineas, por oleadas del flujo de signos que permi ten restablecercontextos de produc ción de los textos, conectarlosy com prender mejorsus motivaciones. Pero Las ínsulas extrañas es propiamente y ante todo una antología poética; nos lo garantizan sus expertos antólogos, dos españoles, José Angel Valente y Andrés Sánchez Robayna, y dos ame ricanos, Blanca Varelay Eduardo Mi lán, los cuatro excelentes, exigentes poetas de distintas promociones, mo vidos porel amora la palabra y por la pasión crítica, expertos en artes de encantamiento y en el anáiisis con cienzudo. Más que poetas, creo, los antólogos han seleccionado poemas de efectiva calidad poética, poemas por su valor intrínseco sin concesión a los ismos, ínsulas autónomasque di cen en si. Por eso, Las ínsulas extra ñas deparantanto placer poético, por que desapareceen ellas la crónica pe destre de lo cotidiano, la prédica social, la pedagogiaprosélita, toda su bordinación externa, todo enajena miento delos poderes del lenguajepor servidumbres empobrecedoras. 1, ELEBREMOS la publicación de Las insulasextrañas, esta nueva antología del último medio si glo de escritura poética en el ámbito bicontinental de la lengua española. Y es esta lengua diversificada y única, diferenciada por modismos y modula ciones de cada zona de hablantes y me dularmente común a las dos orillas, la que demuestra a través de un cente nar de voces personales, de poetas de toda latitud imprimiéndole acentos, ritmos y registros propios, su umbili cal unidad. No cabe duda, y esta anto logía lo patentiza; todos los creadores aqui conovocadossomos vástagos pro venientes de una misma matriz ver bai. Placenta comunitaria, esta lengua centrípeta que acoge y neutraliza lo dialectal, lo regional, se expande pero siempre amalgamándonos; el español nos aglutina en una imnensa comuni dad cultural. En esta antología, hispa nos e hispanoamericanos nos manco munarnos para constituir una cohe siva y consistente confraternidad lírica. Tal resulta la impresion primen y duradera de la variable lectura de su millar de páginas. En Las insulasa frañas las partes se acordan y se con ciertan. El libro crea, pese o merced a su volumen, a través del contrapunto de poetas y poemas, un ámbito armó nico donde, gracias al acierto de la se lección y de la disposición, a la sabidu ría del dosaje y de la articulación, todo pasa a integrar la gran figura que di maria del coujunto, todo consuena y se constela. Las ínsulas extrañas es un titulo C En Las insulas extrañas múltiples Las ínsulas extrañas deparan son los mundosde los poetasseleccio tanto placer poético, porque nados y múltipleslos modos de expre desaparece ellas crónica sarlos, múltiples las visiones, mülti en la ples las poéticasy múltipleslas retóri pedestre locotidiano, de la cas. La centena de poetas se suceden van prédica social, pedagogia en ordencronológico; de Juan Ra la món Jiméneznacido en 1881 y Pablo prosélita, toda Neruda en 1904- ambos dos reivindi subordinación externa cados comofundadores, comograndes hacedores (all megliorJabroii, califica Dante a su maestroCavalcanti) como los influyentesprecursores de nuestra modernidad literaria- -hasta los naci con sugestiva carga simbólica. To dos en los años cincuenta. Ese desfile mado de un verso de AdolfoWestpha de mediosiglo está portado y agitadoy len que reitera otro de San Juan de la conmovido por el torrentede la histo Cruz, enlaza en una continua ver ria, por las cambiantes coyuntura y tiente la viva tradicion, lo raigal con quiebras, por las continuidadesy dis un renuevomoderno. Ninguna metá continuidades de nuestrahistoria, ora fora cuadra mejor al poema; ella su adelantada ora atrasada, calma y ca giere esa condiciónde extrañamiento tastrófica. Y en esta temporalidad co que lo poético opera en la lenguade to lectiva del siglo XX, frentea la cual el dos, enajenada por una trasmutación poema a menudosirve de refugio, las que la trasciende. Pero dentrode esta Historias de Españay de Hispanoamé intervención transformadora, esta rica concuerdanhasta la guerra civil. de poetización, de ese acto especialde es Neruda (con Vicente Huidobroy Cé critura, los modos de decir son mñlti sar Vallejo, radicales más intransigen pIes. tes) traea Madriden 1936lo s textosca- SaUl Úirkiuvich Blanco y Negro Cultural ofrecela visión desdedentro de Las insulas ex trañas. La del ensayistay poeta antolo gatio Saúi Yur devich, que indaga so bre lo que ha permanecido más oculto en la secular polémica: la mirada desde Américo la decisiva presenciade beroamérica en la poesíaen español SE BUSCAN AUTORES paranuestras colecciones de narrativa, poesía, ensayo, humor teatro y Teléfono 91 532 73 31 15 13 L, y -gr CuIno- al 28- -9- -2002 ru,