Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FOTOGRAFÍAY VÍDEO Arte Perderelnorte Ocho relatosnórdicos Centro Gallego de Arte Contemporáneo Santiago de Compostela. Ci Valle- Inclán, sin Comisario: Lorena M. del Corral Patrocinio: FRAMEy Localia Hasta el 15 de septiembre ONVIENE preguntarse, en la socorrida era de la globaliza ción, por lo específico que puede per manecer en medio de las interseccio nes. Tal vez sea éste el objetivo de Ocho relatos nórdicos, muestra en una la que se presenta a ocho artistas de los países bálticos de una generación que, rondando la madurez, bien puede reflejar la deriva artística de los paises del norte de Europa, aunque la conclu sión más evidente que uno recibe es, justamente, la de que ya no quedan nortes, ni concreciones que manifes tar Así nos lo presenta Roi Vaara, un simpático performer que recorre el mundo manifestando un secreto a vo ces también muy socorrido: arte es to do lo que queramos que arte sea por que, en el fondo, es la vida misma. El nos presenta un video- muy ilustrati vo- donde aparece en un punto incon creto de las tierras heladas norteñas, indeciso ante el dilema de escoger en tre el arte o la vida. Viste traje de eti queta, lo que todavía es más significa tivo de los aires que mueven la deriva artística de estos tiempos. Ann- SoflSi dan presenta una de las característi cas y recurrentes instalaciones de cor te sociológicodonde, a través de cáma ras fisgonas, se nos muestra la vida privada de unos bomberos en su cen tro de trabajo. Pasamos entonces de reflexionar sobre un falso dilema a ejercer (cuándo no? de sufridos yo yeurs de nuestro prójimo. C La lejaníadel prójimo Porque nuestro prójimo, en reali dad (y comosiempre) no es en absoluto próximo, a pesar de ser semejante. Tal parecen indicar las micropelículas de Eija- Liisa Ahtila, relatos filmados, con tados por mujeres con traumas psicoló gicos de persecución y problemas de adaptación al medio. Cada vídeo rema ta con una idéntica moraleja: 1- Iazte un regalo. Perdónate El trauma nór dico, desde Bergumn, parece que no da tregua, sólo que ahora se ha descarga do de pulsiones trascendentes y al ca bo, todo resulta mucho más amanera do, como si esta gente hubiese de se guir manteniendo una pose aun a falta de contenidos vinculantes. A partir precisamente de la falta de contenidos y una preocupacióntotalmente formal, se gestan las fotografias de camisas a cuadros de MarIa Fledlund: inmensas imágenes literales de esas prendas de vestir sobre las que muy poco hay que decir. Otros artistas, como Joachim Koester o Esko Mármikkó, mantienen una relación más cercana con la foto documental. Presentan retratos de co munas hippiesen decadencia o la solo dad de los paisanos del Báltico. El pri mero de ellosutiliza filtros de color que tornan la imagen cercana a lo ensoña do- Mánnikkb se mueve en la más pura tradición del documento de soledad, naturaleza sublime y personajes deshe redados cercano a la imagen tópica y un tanto CitSChque los foráneos tene mos del norte profundo. Al escoger marcos usados y deteriorados para las imágenes, la intención se vuelve explí cita, y con ello, puede que irónica, o tal vez nostálgica; no queda claro. Matts Leiderstam emplea técnicas apropia cionistas para hablarnos de un discur so de género que, asimismo, también suena a dé ti va. Finalmente, Maria Wirkkala nos colocaante un panel don de se proyectan aquellas partes de nuestra anatomía que no podemoscon templar de manera natural. Una pro puesta curiosa, pero que, viniendo del norte, vuela muy raso, 1 Potenciadesterritorializante No hace falta ser Glenn Gould para fantasear con la potencia desterritoria lizante del norte. Tampocotener la ca pacidad de sugestión de un Joseph Conrad. Pero acaso si sea necesario que cuando uno se plantea un relato tenga algo relevante que manifestar. En su maravilloso El narrwio Walter Benjamín teorizó sobre la (hoy ya) acu ciante incapacidad para contar histo rias del hombre contemporáneo. Vien do esta exposiciónuno piensa que ni si quiera los viajeros que vienen de lo más lejano la poseen. Tal vezporque su contexto, su lenguaje y su medio de re ferencia y recepción son, justamente, globalizados. Hemosperdido el norte. AlbertoRuiz Samaniego de 25 ABC Cultural 17- 8- 201) 2