Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIQUEL BERROCAL, LA ESCULTURA AL CUBO Arte de producción industrial de sus obje tos, de sus cosas. Se trata de una imagen de frialdad con estatuto teórico que ha acompa ñado la obra de Berrocal más cono cida. Sus dibujos axonométricos pa recían, además, confirmar esa com plejidad combinatoria y exacta, casi vitruviana, ha escrito con razón Va lentí Puig en el catálogo. Es decír que la relación entre las partes y el todo parece tan exacta y proporcional que no se puede alterar su orden sin alte rar el todo. Es más, que conociendo sólo una de las partes podría recons truirse la totalidad, a la manera del vitruvianismo ideológico. Los dibu jos axonométricos que explican el montaje de las piezas de sus escultu ras parecen también ayudar a esa in terpretación. Sin embargo, se olvida una doble cualidad de esas mismas indicaciones gráficas de montaje y desmontaje y es que son equidistan tes tanto de la tradición de las lámi nas cultas de la Encyclopédiefrancesa del siglo XVIII, en la que para expli car la construcción de un objeto se re producía la imagen fmal del mismo y la de cada una sus partes, enseñando a montarlas, como de las indicacio nes populares que encierran en su in terior los huevos de chocolate Kinder para construir los pequeños artefac tos que encierran como un secreto. Entre la ciencia y el juego Asi, entre lo culto y lo populaz en tre la ciencia y el juego, entre la fiesta y la técnica industrial, entre la emo ción y la precisión, se desenvuelve la estrategia y la biografía artística de Berrocal. Lo dicen sus dibujos pre vios a los axonométricos o sus extra ordinarios dibujos acompañados de aforismos de 1986, los que sus céle en bres y magníficos torsos se presentan como caligrafías que acompañan re flexiones disciplinares y donde llega Arriba, dUHhJO maqueta los y para decorados laópera de Carmen ruoresentadalaArena en de nantes de la exposición es el dedicado a los torsos, en el que incluiría, como pendant, sus cariátides, dibujadas ex cepcionalinente. Del opus 31 Grand ftt- se, de 1959, a su opus 98 David, de 1966, o a la serie magnífica, dura como el yunque, de sus Almogávares, de 1981- 1983, y a su espectacular pieza- instalación opus 128 Richelieu Big, de 1973, en madera desmontable en sesenta y una piezas- esculturas. Mirar y tocar El torso, como tema de la escul tura, como noción de la escultura, no es nuevo en el arte occidental. Es, junto con el desnudo, el tema por ex celencia. Pero mientras desde el Re nacimiento siempre se anheló com pletar lo que estaba ausente, Berrocal siempre lo pensó al revés, indagó en su interior, en lo que estaba presente, como intuyendo que ahí residia la es cultura, en su ser torso. Y así ocurre con su desbordante, casi derramada, generosidad por pensar de nuevo y desde nuestro tiempo toda la escul tura y su historia, desde su forma ción con Angel Ferrant o Casto Fer nández Shaw en los inicios de los años cincuenta a su pasión por 1- 1. Moore, Picasso, Dalí, Julio González o Chillida y D. Smith. Y eso es lo que cuenta esta magnífica exposición pensada para ser tocada y no sólo mi rada, incluso para estar dentro de las obras, como ocurre con la instalación de las esculturas en la escultura, como el teatro en el teatro, de su Ri chelieu Big. Toda una reflexión con ceptual e histórica sobre y de uno de los más importantes escultores de la segunda mitad del siglo XX. Miquel Berrocal IVAM. Centro Julio González, Valencia. Gui llen de Castro 118 Comisaria: Malta Cañamás. Hasta el 20 de octubre 1. a preguntarse por qué el color es el gran olvidado de la escultura o a se ñalaz con sagacidad, que las palabras pueden ayudar a pensar pero es de sus rasgos de los que pueden nacer los volúmenes y las formas. Es más, el hecho de que en la pre sente exposición muchas de sus es culturas, casi siempre monocromas, con texturas expresivas o propias del diseño industrial y la producción en serie, estén acompañadas de algunos de sus dibujos preparatorios, del bo ceto al dibujo axonométrico, de la in tuición a las instrucciones de uso, pone en evidencia algunas de las ob servaciones anteriores. Y, sobre todo, ayuda a descubrir que Berrocal piensa en colores lo que después será una pieza monocroma. Como en colo res son los torsos dibujados con afo rismos de 1986. ¿no es cierto que, en Y, sus inicios, quiso ser pintor? Uno de los apartados más fasci 20 ABC Cultural 3- 8- 20111