Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NARRATIVA libros El árbolverdede la vida Enrgueel Verde GO 1 TFRIED KEIIER Trad. edición Isabel y de Hernández Espasa. Madrid, 2002 944 páginas, 9 euros UNCA tarde si el clásico se es traduce. Esta novela, una de las canónicas del siglo XIX, ha tardadoun siglo en ser vertidaal español y en su mejor lugaz la venerable colección Austral) que tantos clásicos puso en las estacionesde ferrocarrily las pa pelerías escolares, a bajo precio. El suizo Keller- quien junto a otro pai sano suyo, ConradFerdinandMeyer, es el modelode la prosa alemana del Ochocientos- la empezóa concebir hs cia 1842 y en su primen redacciónla publicó en 1858 4. quedóconforme No con ella y el público, menos: vendió 115 ejemplares. obstante, se incor No poró a un milagrosoquinqueniode las letras occidentales, que va de 1854 a el 1858 y registra la aparición de Moby Dick, Las flores del mal, Oblomov y Madame Bovary. N de la ciudadpararecondiiarlo con la naturaleza, los ancestros y el señorío espiritual que, en carne y hueso, per soniflca ese noble necenático que le compra los cuadros rechazados por burgueses y conocedores. Ibdo parece empujarloallugar que le corresponde, oculto pero revelable, como cuadra a la novelainiciática. Una sillavacía Sin embargo, paradigmase frus el tra. Enriquevuelve a su pueblonatal mas sin la sabiduríaque dan los años bien vividos. Inhuma a su madre, se reencuentra con Judith, celebra con ella un matrimonio amistoso e infor mal, adquiereun empleoen el munici pio. No puede ser artista. Tampoco será maridoni padre; clave de esta La quiebra del modeloes la ausencia del padre, que murió cuandoEnriqueera niño y se redujoa ser una silla vacía en la iglesia aldeana. Es como Dios: está en todas las señales de la crea ción, perocomoausencia que incita al panteísmo. Keller, con sus buenos modales de buen suizo que escribe en buen ale mán y tiene acomodadassus buenas lecturas magistrales, inicia el ciclo de la crisis novelísticaque conduceal si glo XX. Su héroe es quien se educa para ser nadie, para no seguir la hue lla del padreinexistente, para no ocu par los rangosconductoresde la socie dad ni prodigarse en una obra pode rosa. Enrique, el siempre verde Enrique (esta vez, verde por inma duro) anuncia a Tonio Krüger, al UI rich de Musil, a los anónimos persona jes kafkianos que se extravían por la berintos sin ley. Da una señal de alarma: el humanismoclásico ha per dido el camino y empiezaa hechizarse con su propio extravío por la madeja de cortafuegosdel mundo contempo ráneo, con la oscura esperanzade ha llar un claro en el bosque Blas Matamoro Segunday definitivaversión Entre 1879 y 1881) dio a conocerla se segunda y defmitiva versión, mejor acogida, pues en 1884 ya se estaba ree ditando. Ahora, Hernándeznos ofrece un trabajo más que respetable, una de prosa nítida que evoca, en español, el discurso del XIX, olvidando las exi gencias cadenciosas y las virguerías prosódicas del alemán, irreproduci bles en castellano. A ello añade un uti lisimo prólogo, una de las escasas pá ginas que nuestralengua dedicó (y no por falta de tiempo) a Keller. Aparentemente, Enrique el Verdees una tópica novela educativa, en la tra dición del goetheano Wilhelm Meister y de los ejemplosrománticos de JeanPaul El protagonista lee ávidamentea los dos maestrosy la obrallene cuatro partes que equivalena los cuatro movimientos de la sinfonía clásica, es de cir a la forma musical más cercana a una biografia. héroenace en una al El dea tribal, dondetodosse conoceny se tratan como primos, para luego atra vesar las etapas de su formacióna par tir delviaje li ciático ala granciudad. Lo llaman el Verdepor el color de su ropa, que denuncia su origen social, pero que, además, es el color de la ger minación, del áureo árbol de la vida, tal como Mefisto lo ofrece a Fausto. Negra es la muerte; blanca, la resigna ción final; gris como el vestido de su amada Judith, la existencia cotidiana, el tiempo del olvido. Verdes son tam bién la evolución y su calidad subje tiva: estar disponible. Sin ellas no hay novela deformación, Bikiungsroman. Enrique recibirá lecciones de todo tipo: los maestros artesanos le incul can el grabado y el dibujo, aprendefi losofla y anatomía, los pintores Lys y Erikson le propondrán un arte mun dano y rentable, lo concilie con la que vida burguesa, le consiga fama y mu jeres. Hulda, una mujer de pueblo, lo incitará a convertirse en proletario. Vivirá un amor espiritual con Ana, que muerejoven, y bastante más car noso, con Judith, la emprendedora chica que marchaa América y vuelve para repescarlo hacia el final de la his toria. El libro es, además, una novela de artista, que partede otra obsesión alemana: el conflicto del artista ro mántico, desarraigado, residual e ino perante, con la burguesía filistea, rer til, alegre, hedonistay triunfadora. Keller aleja, en efecto, a su Enrique Espejos quebrados viarios o de recetarios de cocina 1 w cluso. Y al fondode la escena, como si tuviera vida propia, una ciudad, Vene Traducción deRosa Alapont cia, en la época en que el caballero Ca Anagrama. Barcelona, 2002 sanova pasa embromando unos y a a otros, y también algo más tarde, 129 páginas, 11 euros cuando Bonaparte se acerca con su ejército a la ciudadde la laguna cena gosa y el bosquesumergido, paraser su Atila. No cambia la ciudad de los secreto. Se mínimo yel telónde la espejos y poco los titeres. Son las pos teatro es descorre oscuro, casi L farsa y en escena aparecenunas lujo trimerias del siglo XVIII. sas marionetasde bunmku, ese arte Un mundo seductor de máscaras, escénico japonés de finales del XV. luces inciertas a base de teas y velo Van a representarnosde manera tan nes, noches interminables- -espejos pi suntuosa como convincentela oscura cados cruzados por pájaros o másca pasión de la dominación y los celos ras o nubesde la misma nocheque los sostenida sobre saberesocultos y mal tiznan- de libros y libertinaje (eru Jamados contenidosen tratadosde ve dito) de cielos bajosy de agua oscura, nenos que tienenla apariencia de bre de mesas de juego en las que perdero Serenísimo asesinato GABRIELLE WI 1 TKOP tejer la vida, cámarassecretas, delato res, espías de la Serenísima- metró poli de la superchería, el chivatazo y la delación virtudes públicas y vi cios ocultos. Un mundo que se perpe túa gracias a estar condenadoa la de saparición, en el que el crimen queda casi siempreimpune, E extrema precisión de las escenas de interior. La descripciónde los humo res, de las entrañas de las víctimas y los efectosdel veneno, comolos mias mas de la laguna y los canales (inevi table Henry Corbin) tienen tanto de horror como de descripciónde los co lores de una paleta de óleos venecia nos. Las pasiones últimas No es una farsa aunque pueda ser Un relatonada convencionalmon un teatrifio de marionetas antiguas, tado como quien monta una refinada ya exóticas, siempre misteriosas e in pieza de orfebrería, utilizando lectu quietantes en la penumbrade sus his ras, viajes, pinturade época expresa torias puestas en escena. Cuandocae mente invocada, y la curiosidad de el telón, sabemos algomás del extraño quien se asomaa las pasionesúltimas. poder de las palabras al servicio de la Y una prosa excelenteque no rehúye genuina invenciónliteraria, en ese te lo espantoso y terrible- -casi veces rreno entre la visión y el sueño. a parecen páginassacadasde algúnclá Miguel áncbez- Ostlz sico de la toxicología ilustrada- ni la 11 ABC Cultural 3- 8- 2002