Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
J. J. Artr s MARCELO AJO epígra el fe congreso de literatura) caben tenidas abiertas hasta más allá del amanecer, mara buntas de escritores perorando en torno a sus inéditos des cubrimientos sobre tal o cual aspecto en la geografía de Jor ge Luis Borges, el más socorrido para pasar el examen y el aplauso de cual quier congreso. En uno de ellos, y vein te años no es nada, el poeta José Agus tín Goytisolo co rría como un atleta olímpico huyendo de Severo Sarduy, que con sus uñas lo habla aligerado de ropa sin el consentimiento del ca talán, y lo amenazaba con una traducción si tnultánea, al cubano y el francés, en cuanto le echara las manos encima. Ahí mismo se cono cieron Juan Carlos Onetti y Juan Rulfo, en un diálogo sin palabras, lleno de gestos y hu mo de cigarrillos, que tuvo como único testigo presencial a Nélida Piñón, la gran señora de la literatura brasileña. Ahí también el poeta venezolano Luis Pastori, que sorprendente mente fue durante una temporada el presiden te del Banco Central de su país petrolífero (de masiado bolivariano y muy poco mirandista, para su desgracia) perdió la brújula del tiem po y un día me llamó por teléfono para pre guntarme la hora. (Lasdoce dije. De la le mañana o de la noche? preguntó el poeta con la voz llena de risa ronca y ronera. Víctor Márquez Reviriego, cómplice presente en aquel suceso, rebautizó los establecimientos hoteleros del congreso de literatura con los sugerentes nombres de Santa Frígida y Sibe ria, trastocando el de la localidad donde se ubica uno de ellos (Santa Brígida) y el del mis mo hotel (Iberia) en el segundo caso. Anécdo MANI: EL RODRÍGIJEZ RIVERO O LA IJMJEPENDENCIA ARGELIA DE B tas, episodios, acci dentes y leyendas de los congresos de literatura hay para escribir unas me morias insólitas de quien se atreva a te ner una memoria insólita por estos lares, tan amnési cos como adictos al silencio. Pero en ninguno de ellos hubo nunca un he cho tan insólito a lo largo del mundo en tero como el que cuenta César Aíra en un relato titula do no por casuali dad El congreso de literatura. La reu nión, que sucede en los Andes venezolanos, en la ciudad de Méri da, tiene como protagonista a un escritor loco, cientifico experto en las discutidas técnicas de la donación, que intenta poner en práctica lo nunca visto ni imaginado: hacer clones de Carlos Fuentes, presente en el mismo con greso, para crear un ejército de intelectuales poderosos, hábiles e influyentes, con el objeti vo de dominar el mundo. Una avispa mutante, especialmente entrenada para tal fin es la encargada de trasladar una célula de Carlos Fuentes para llevar a cabo el sorprendente ex perimento. El resto del relato, con sus contro versias, sus resultados científicos e imagina rios, y con su metáfora de soma y sarcasmo, está en las páginas de El congreso, con las que Aira, estoy seguro, no pretendió al escribirlas cambiar el mundo, ni la literatura, ni los po deres terrenales a los que se referia Anthony Burgess en su novela del mismo titulo, sino retratar con humor sano, talento literario y altura estética el mundo de la llamada- -no siempre con razón- -infame turba y las glorias excesivas de los jefes, la tribu de la escritura literaria que, a veces, resulta una contradic ción en sus propios términos. La Guerra de Independencia de Argelia (19541962) provocó la mayor crisis de identidad de la ciudadanía francesa de la segunda mitad del siglo XX. La brutal actuación del ejército francés provocó un clima de tensión en la metrópoli que fue aumentando a lo largo de los ocho años de guerra e insurrección. La tortura- -que había ya sido practicada por el ejército en Madagascar (1947) Indochina y Marruecos- -fue un método ampliamente practicado en las comisarías y cuarteles: denunciada por los intelectuales en la metrópoli, fue una de las causas de la creciente indignación de la opinión pública francesa ante lo que pasaba en el norte de Africa. El enfrentamiento entre el poder político y la sociedad civil metropolitaña, por una parte, y los colonos y buena parte del ejército, por otra, fue enconándose hasta el punto de dar al traste con la IV República y propiciar la vuelta al poder de De Gaulle, que fue el encargado de negociar la independencia con Ben Bella, el histórico lider del FLN. La historia posterior de Argelia, que desde Ben Bella a Chadli Benyedid siguió el patrón de la revolución devora a sus hijos ha culminado en el trágico estado de guerra no declarada que enfrenta al ejército con el integrismo islámico. La edición francesa se ha sumado con cierto retraso a la celebración del XL aniversario la independencia de Argelia, Para la rentrée se anuncian titulos importantes que revisan distintos aspectos del conflicto, y entre los que destacan Le livre rsoirde la guerre De Gaulle Sumario; 0 A PRESIDENTE HONOR: Guillermo Luca de Tena. PRESIDENTE: DE Nemesio Fernández- cuesta. CONSEJERO DELEGADO: SantiagoAlonso Paniagua. EDITORA: catalina Luca de Tena. DIRECTOR: JoséAntonio Zarzalejos. DIRECTOR ABCCULTURAL: DE Fernando R. Lafuente. consejo Asesor: Santiago Castelo, Valenti Puig, Ignacio Sánchezcámara. Redactor Jefe: Miguel Ángel Flores. Redacción: Javier Díaz- Guatdiola. Antonio Fontana, Maria PérezLago, LauraRevuelta, Carmen Rodriguez Santos, Stetano Russomanno, ManuelaSuárezCotarelo y Cristina de la Serna (Diseño) Ilustraciones; Alfonso Berridi, JaimeBoto, Pérez DElias, JavierPagolay Esperanza Santos. Diario ABC, 5. L. OL M 41828 9 j. Xesús Vázquez, quien expolie Huesca serle am su de trabos canipo ka NaSO fl Obfl pon E- mail: abc. cultural abc. es. www. abc. es cultural; 1 iluetrarla portada de ABC Gultin! 9 ABC elr. ral 3- 8- 2111) 2