Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿Eraa m ANDRÉS TRAPIELLO URANTE muchos años la poesía de Andrés Sánchez Robayna fue la mínima expresión de una nada: la tromba de lapilli la luz la mina (sábanas sopladas) nada esta espuma Eso le duró casi veinte años. Lo que la moda. Hace unos meses ha vuelto a publicar un nuevo libro de versos. Alrededor de esa nueva pu blicación, este SR ha venido orques tando su promoción, que empezó en la solapa del libro y en algunos pe riódicos. En la solapa, redactada inequívocamente por él, asegura que llega (a zonas de conocimiento y de auscultación de la realidad que rebasan el plano autobiográfico y que acaban de trascenderlo, tanto a través del examen de la historia como de la indagación filosófica en los problemas de la percepción y de la imaginación. A través de diver sas claves místicas, herméticas y fi losóficas propone a la poesía his pánica de hoy un novedoso y ambi cioso modo de afrontar la tradición intelectual y creadora que consti tuye la cultura de Occidente En la Prensa, con la misma modestia, aun que sin tanta pedante y vacua pseu dometafisica, ha venido tachando a parte de la poesía hispánica de cas posa y provinciana. En ABC Cultural (28 de marzo de 2002) publicó unas páginas de su dia rio, e insistió sobre la vieja idea: La ría una desdicha que se creyera con mayor parte de la poesia española derecho a sentarse a la vera de Ho actual me parece una involuntaria mero ni a juzgar a nadie, cuando en parodia de poetas menores realidad con ese viático tendría mu cha suerte si le dejan quedarse junto Poetas menoresy mayores al Poema de la bestia y el ángel de No sé lo que SR entiende por poe Pemán, a lo que se parece eso. sía española ni por poetas menores. Después de la andanada contra la El mismo ha sido el editor de algu poesía española, SR, también en nos de éstos, Torón o Quesada, y en clave mística (pellizco de monja lo la poesía española hay hoy como llamaría yo) y sin venir a cuento, poco ochenta o noventa poetas que incluía el siguiente fragmento: (Un son mayores que él. Así que lo pro escribidor español de mi edad- -un pio es irse a su último libro y tratar trapacero de las tradiciones- -ha pu de entender a qué se refería. Llama blicado hasta la fecha de hoy, según la atención, en primer lugaz el tono. parece, la insólita y respetable cifra El cambio ha sido, en efecto, coper de cincuenta y seis títulos. Ya lleva nicano, porque ha salido en esta oca tres en lo que va de año. Ante ta sión tiñéndose de Juan Ramón Ji maña incontinencia sólo cabe tratar ménez, moda que quieren hacer de ahora, como se tiñó en su día de Wa llace Stevens, moda de ayer, e imi Puede alguien escribir lo tando el tono de cierta poesía de la que quiera, pero sería una experiencia que en otros le parece paródica: Poco a poco llegaban las desdicha que se creyera noticias nos dice en un prosaico poema sobre mayo del 68, (delmes con derecho a sentarse en que en París, los estudiantes 1 y a la vera de Homero los obreros se precipitaron a las ca ni a juzgar a nadie lles, tomaron la ciudad 1 y con aira dos lemas y proclamas afirmaron a un tiempo queja y júbilo 1 nuevo mundo amoroso, alegre alianza de rebeldía, de pasión, de fe final, El que ahorro, es de violines. Puede al guien escribir lo que quiera, pero se- D de imaginar lo que ha de ser, sin duda, su divisa: Escribe, que algo queda No hay que averiguar mucho para conocer la catadura moral de alguien, sino verle manipular el ape llido de otro, como un cabo chus quero, y he repetido a menudo, desde el parvulario hasta hoy mismo, que siempre habían sido los más tontos y deficientes los que me sobaban el mío, de manera que frapifio, trapacero, trapero, trapisonda o trapichero son palabras que me resbalan como las jabonaduras cada vez que me las ha arrimado alguien con el ánimo de afrentarme, y más desde que supe que Juan Ramón se apellidaba Mantecón; Cernuda, Bi dón; Machado, Machado; y Una muno, Jugo. ¿Calidado cantidadP Luego está esa tontería de hacer depender la calidad de la cantidad de libros publicados. Yono sabía que hubiera escrito tantos. No los he contado nunca ni los voy a contar ahora, pero SR sí, aunque tampoco sabe sumar o la envidia le ciega o la malicia le hace andar ligero, porque le sobran lo menos veinte. No obs tante cuando alguien dice de otro que escribe mucho, es porque no puede decir nada peor, así que me quedo tan tranquilo en alegre com padreo con Galdós, Gómez de la Serna, Baroja, Azorín Juan Ra món Jiménez, Unamuno y con todos aquéllos a quienes los estreñiditos escrutan con el páncreas. Aunque lo patético viene ahora: SR ni siquiera cuando quiere insultar tiene ta lento, lo cual para alguien que se pasa el día insultando ha de ser una gran desgracia: mi lema y el de todo escritor, desde Lope de Vega y Que vedo a Cervantes, es, que yo sepa, precisamente ése, amigo SR: Es cribe, que algo quede Por ejemplo, de San Juan de la Cruz, quedar, lo que se dice quedar, no ha quedado ni un cinco por ciento de todo lo que es cribió, aunque sea ese cinco por ciento tanto como la mitad de toda la literatura española. Claro que siem pre tendremos cerca un botarate que piensa que de lo suyo va a que dar absolutamente todo porque es breve, caso que me apresuro a acla rar no es el de SR, cuya obra, no es casa precisamente, vale ya por toda la del obispo Tostado. La experiencia le va diciendo a uno que muchas de estas polémicas hay que dejarlas pasar, y lo hubiera hecho de no andar por medio Las tradiciones. Cuando elegí ese título hace veinte años para el segundo de mis libros y, luego, para el conjunto de mi poesía, eran muy pocos aquí los que pensaban en las nuestras propias. En ellas hay grandes escri tores como los citados y otros, claro, secundarios. Por las cosas que estoy viendo, creo que SR querría ver a todo el mundo enredado con parce lados poetas menores, mientras él se dedica a Occidente y los latifundios, incluido nuestro JRJ, si ésa es la moda. En el momento de publicarse una antología de los poetas de los cincuenta, hecha por Hortelano, en la que figuraban entre otros Claudio Rodríguez, Gil de Biedma y Brines, Valente le confesó a éste que no ha bía en ella más que poeta medio y Seguramente al decir poeta y me dio pensaba sólo en sí mismo. A SR, que no llega ni a medio poeta, pa rece sobrarle también, por lo que se ve, la mayor parte de la poesía espa ñola actual SR es catedrático, o le anda muy cerca, y debe creer que los escalafo nes y las jerarquías son cosas im portantes y objetivas como pensa das por catedráticos, pero si hubiera leído a JRJ, a quien muchos leemos, amamos y admiramos desde mucho antes de la moda, sabría que éste en contró gran poesía incluso en el lo calista Vicente Medina. ¿Qué es eso de menor, de mayor? No, la poesía, unas veces mayor y otras menor, nos ayuda a entender nuestros enigmas, si se tienen, y cada cual ha de decir lo suyo, y sabiéndolo decir recta mente, sin afeites ni teñidos, habrá dicho mucho, corto o largo. 1 FERNANDO DURÁN LIBROS Y MANUSCRITOS; 0 SUBASTA MAYO DE Mwtes 28 yMié- coles 29, horas, aks 18: 30 en Lagasca, 7 1 Izda. n EXPOSICIÓNdesdeel 16 de Mayo hasta el 27 de Mayo Lagasca, n 7 en de 9: 30 a 3: 30 y de 16: 30 20: 00 h. a 900 LOTES Excelente colección crisolines, de Magnifico ejecutoría XVÍIL deis. hinterosedkiones literatura. de librosdeArquitectura. Coleccionismo: carteles, postales y mapas. SOUCITE CATÁLOGO ACEPTAMOSPARA LOTES PRÓXIMAS SUBASTAS TASACIÓN YEXPERTIZ 4 CIÓNDE BIBLIOTE CAS ENMADRID YPROVINCIAS; 1 LAGAScA. 7 1 IZDA. 28001 MADRID TEL. 91 577 85 42 91 577 70 32 FAX 91 431 21 10 e- nial! fduranlibros terra. com; 0 2 ABC ultura! 25- 5- -2001