Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ENSAYO Libros Steiner, deudasde amor literario Tolstói Dostoievski o GEORGE STEINEB Traducción deAgustí Bartra Siruela. Madrid, 2002 372 páginas, euros 22,50 Tolstói o Dostoievski contiene en germen todo lo que ha hecho famoso al autor en su ensayismo crítico A crítica literaria debería surgir de una deuda de amor Esa es la primen frase de este formidablelibro. Y es frase escrita en 1959, fecha de su publicaciónoriginal, lo que le otorgaun especialrelieveque hay que poner en relación por otra parte con el subtítulo que la edición inglesa llevaba, y que no se ha mante nido en esta edición española: An Es say in the Oid Criticism. Quiso decir mucho Steiner con ese subtítulo, opuesto a la escuela dominante por aquellos años en la crítica literaria norteamericana, conocida como New CVitictsm, que defendíauna crítica in manente, formal, limitada al texto, precursora de lo que después sería el estructuralismo. Ya se ve que a la altun de sus por entonces treinta años era Steiner un inconformista con las modas literarias y universitarias, pues con tan pocaedad, en los comien zos de su carrera universitaria (tan sólo tenía publicadoentonces uno de sus libros cumbre, el titulado Len guaje y silencio- -1958- un plu y de mazo se sacudía Steiner todala tradi ción formalistade 1. A. Richardso de fi. 5. Crane para comenzar hablando de la crítica comouna deudade amor, que entonces en decir mucho, quizá demasiado. El éxito püblico del que fue el úl timo de los Premios Príncipe de Astu rias de Comunicación hastaque Hans Magnus Enzensberger lo ha conti nuado hace tan sólo unos días, nos ha hecho volver a Steineruna y otravez, releyendo sus obrasahorareeditadas, puesto que la que nos ocupa ya tuvo una versión española en el Fondo de Cultura Económicaen 1968, en la que casa de Steinerhasta que Siruela em prendió la tarea de incluirlo en sus hermosas y cuidadasediciones. Y esa relectura curiosamente da un Stei nos ner muchomás coherentedel que su poníamos. Porque? blstóio Dostoievski contiene en germen todolo que le ha hecho famoso en su ensayismocritico: la vindicaciónde una lectura antropo lógica, de un tematismo metafísico, con un despliegue enorme de erudi ción y una brillantez porencimade su profundidad, y por supuestosiemprea contracorriente de todo el nihilismo de la tradición europea posterior a Nietzsche y Heidegger, quien dedicó a por cierto un libro en 1980, mismo del modo que dedicó un libro anterior, de 1961, a La muerte de la tragedia, Cuando en Presenciasreales (1991) re acciona contrael deconstrutivismo de Jaques Derrida y contra el reader res ponse criticism, no estaba sino desarro llando, actualizadas, tesis que ya tenía formuladas en 1959, cuandoquiso en- muy influido por los debatesen torno al realismoy el naturalismo que había puesto de modael entonces triunfante Sartre, que ha quedadocuriosamente oscurecido para la posteridad. Dos reproches Se trata de un libro singular, mag nifico, lleno de literatura, rezumapa sión por ella en todaspartes, también de relacionescon otras literaturas (lii glesa y francesa sobre todo) Cabría hacerle al ensayismo de Steiner sin embargo dos reproches: resulta más brillante que profundo en los saltos que da de un arte a otro o de un movi miento a otro, saltos anacrónicos pero por ello mismo muy atrevidos (nada menos que lblstói como un nuevo Ho mero) y cuando se lanza a esas afir maciones osadas encuentrasu premio y su castigo en la misma brillantez del diagnóstico. El segundo reprochees que casi ig non por completola culturaliteraria española, respectoa la que se hace eco tan sólo de Cervantes (y no en la me dida en que el tema de la novelalo re clamaba) Pero sino hubiese ignorado por ejemploa Ortegay Gasset, se ha bría dadocuenta de que en Ideas de la novela, ya en 1925, don José había in tuido sobre Dostoievskialgunascosas que inquietaban a Steiner Ortegaha bía reclamado una nueva psicología imaginaria para el espiritu que Dos toievski inauguréy que nuestro me jor ensayista descubrióleyendolo a él y a Proust. Pero esto nos enseña a los españoles que con Ortega tenemosvaríos Steiner, lo que es una suerte que no deberíamos ignorar frentarse a dos colosos de la novela rusa del XIX, Tolstói y Dostoievski, pero enfrentándolos como dos firmas de respuesta distinta que dio la novela rusa al problema la creación. de La basede su confrontación dos son tipos diferentes de arquitectura litera it la de lblstói es la continuación de la tradiciónépica, lo que promuevesu comparación constante con Homero, por supuestono en los temas, sino en la que podríamosllamar con palabras de Bajtin (a quien Steinerentoncesno conocía) forma arquitectónica es decir; su modode configurarla visión de la realidad. lblstói procede con un pensamiento literario al nivel de los hechos, en la dimensiónde la realidad, encontrándosecon ella, comoun atri buto de su mirada narrativa de De miurgo creador, semejanteal Dios que en cadamomentoestá creando las for mas de la Historia. Se detiene Steiner casi solamenteen Ana Karenina, de la que realizaun excelenteanálisis de es tructura y composición narrativa, y cfl menos en Guerray paz. JoséMaría Pozuelo Yvancos El continuador Shakespeare de Dostoievski, por el contrario, tiene una forma arquitectónica dramática, y es en cierta medida el continuador de Shakespeare, es decir; el que ha ahondadoen las angustias del corazón del hombre, en el alma, conuna visión por debajo de las pasiones, y en ese sentido anti- demiúrgica, casi demoni zada, comose ve muy bien enEl idiota y en Los demonios, las dos obrasanali zadas profusamente, muchomás que Los hermanos Karamazov o Crimeny castigo, Antes de los sendos capitulosdedi cados a uno y otro novelista, Steiner incluye un extenso y muy agudo capí tulo inicial dedicadoa explicar la tra dición europea de la novela, y las deu das que ésta tiene con la modernidad burguesa, un poco en la dimensión abierta por G. Lukács, pero también 19 ABC CulrnS 25- 5- 2 (I