Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NARRATIVA Libros El hombresin patria Laúdy cicatrices DANILO KJS Traducción Luisa de Fernanda Garrido y Tihomir Pistelek Metáfora. Madrid, 2002 121 páginas, euros 9,74 experiencias pesaran de forma defi nitiva en toda su obra, especial mente en el mejor de sus libros, y probablemente uno de los más re presentativos de nuestra época, Una tumba para Boris Davidoviclz (del que existió en su día una traducción al español, en Seix Barral) duro ale gato contra las purgas estalinistas y, en general, contra todo un siglo de procesos, torturas y campos. A causa de los feroces ataques e lii sultos con que seria recibida esta obra en su país en el momento de su aparición, en 1976, decidi Kis ría exiliarse a París, donde resi diría hasta su muerte, acaecida en 1969. Como respuesta a esta primariedad paranoica del na cionalismo fanático, Kis escribi ría su igualmente famoso ensayo La lección de anatomía (del que no existe traducción a nuestro idioma) y que igualmente se erigi ría en símbolo de la razón huma nista defendiéndose del salvajismo de la opresión totalitaria, la vez un contradictorio senti miento: (No hay nada sin nuestro país, y no puedo vivir ni con él ni sin él diría en una ocasión Ivo Andric, protagonista y homenaje también oculto de otro de estos impresionan tes relatos, La deuda Un senti miento y una amargura con la que tuvieron que convivh hasta el fi nal, todos ellos. Nada mejor para expresarlo que las palabras de Horváth, citadas por el propio Kis en este volumen, publicado pós tumamente, de probables relatos expurgados de esa otra gran obra suya que es La enciclopedia de los muertos (Alfaguara, 1987) Soy la típica mezcla- -decía Horváth en 1934- -la Monar de quía austrohúngara, que en paz descanse: al mismo tiempo húngaro, croata, eslovaco, ale mán, checo y si empezara a husmear entre mis antepasa dos y a someter mi sangre al análisis- -unaciencia muy de moda hoy día entre los na cionalistas- encontraría allí, como en el cauce de un río, rastros de sangre rumana, ar menia y quizá gitana y judía. Yo, sin embargo, no reconozco esta ciencia del análisis espectral de la sangre 1- análisis que se un lleva a cabo preferiblemente de forma espectacular y primitiva, con cuchifio y pistola CLAMADO todos como el por gran escritor yugoslavo des pués de Ivo Andric, el prematura mente desaparecido Danio Kis se convertiría, después de todos los de sastres que él mismo había predi cho, en símbolo de la resistencia in telectual y moral contra la intole rancia étnica y nacionalista que asolaría años después de su muerte su país, del que él era uno de sus más insignes exiliados. Nacido en 1935 en una pequeña ciudad fronte riza entre Budapest y Belgrado, Subotica, de ésas que melancóli camente representan lo que Kun den llamó, de forma generalizada y centroeuropea, zona incierta de pe queñas naciones entre Rusia y Ale mania Kis era hijo de una madre montenegrina y ortodoxa y de un padre judío y húngaro. A los siete años presenció la matanza de judíos y serbios llevada a cabo por los fas cistas húngaros en Novi Sad, donde residía su familia. Su padre se salva ría en aquella ocasión, pero en 1944 sería deportado a Auschwitz, de donde nunca regresó. No es de extra ñar que estas violentas y tempranas A En el caucede un río No es un azar, por tanto, que el primer y deslumbrante relato del libro ahora traducido por primera vez al español, Laúd y cicatrices, se titule El apátrida Aunque dedicado a la figura de su admirado escritor germanohúngaro dón Von Horváth, desde la primera línea se convierte en homenaje a to dos los hombres sin patria exiia dos y prófugos, que como él, como liorváth, como Joseph Roth, Zweig y tantos otros, tuvieron que huir de la que una vez había sido su patria. Una huida que arrastraba consigo a MercedesMonmany Primo Levi humorista Levi en una entrevista- sino de so brevivir precisamente para contar aquello que había presenciado PRIMO LEV 1 Pareciera que Primo Levi (1919 TraduccionesPilar de Gómez Bedate, 1987) es únicamente eso: el más ex celso representante- -másincluso Bernardo Moreno Carrillo que nuestro Semprún- -de la litera y Miquel Izquierdo tura generada en la II Guerra Mun Muchnik. Barcelona, 2001 dial. Si él no hubiera sido el artífice 239,171 141 y páginas de la magna Trilogía de Auschwitz, 11,96, y 15,03 16.62 euros testimonio escalofriante de su pro pio paso por el horror, seguramente Levi no habría pasado a los nombres con mayúscula de nuestra historia RIMO Levi: un nombre que es literaria. Si no hubiera estado en casi sinónimo de la narrativa Auschwitz habría sido un escritor dedicada a los campos de concentra fallido dijo él mismo. Pero sería in ción. La tregua, publicada en 1963, justo reducir a este escritor turinés describe el retorno de los sobrevi a la prosa del Lager y ello porque vientes del terror del Lager a sus pa Levi es, sobre todo, un escritor de íses de origen. Pero lo que realmente cuentos de humot se cuenta aquí es otro viaje, el inte rior: el que va de la pérdida de la Mirada lúcida vida y de la individualidad a su reLeyendo Ulti, na Navidad de gue conquista. Llama la atención el tono rra- el volumen que prefiero de los científico- -minucioso, riguroso- -con tres que reseño- descubro con in que el autor va dando cuenta de los mensa satisfacción que ese suicida pormenores de este desplazamiento, que fue Levi- -aligual que otro ita fisico y espiritual. Quizá ayudó liano ilustre, Pavese, del que por me no sólo la voluntad de sobrevivir, cierto fue alumno- fue un narrador que era común a muchos- declaró dotado de un extraordinario sentido La tregua Lallave estrella UltimaNavidad guerra de P del humor, ¿Humor? ¿Levi, un humo rista? Si, él no es sólo ese moralista inteligente, atento al valor pedagó gico que emana de cada anécdota; no es sólo ese heredero mediterráneo de los grandes escritores de aventu ras (Defoe, Stevenson, Verne, Con rad... tampoco es sólo el excelente cuentista capaz de moverse en géne ros diversos, del más realista al más fantástico, pasando por la parábola (ése es el caso de La llave estrella, en que se exalta el valor del trabajo) Levi es también, acaso sobre todo, un escritor cómico, principalmente cuando se convierte en periodista que interroga a una hormiga reina y a una gaviota y a una jirafa y a una bacteria. La mirada lúcida y encantada so bre el mundo animal de este químico judío que fue Levi es aquí la de al guien que, paradójicamente, sigue mirando el mundo de los hombres con benevolencia y piedad: con iro nía, sí, pero también con indulgen cia, y eso es precisamente lo que emociona. Al lector de esta colección de cuentos, que reúne los que Levi dejó dispersos entre revistas, perió dicos y antologías, no puede escapár sele que el escritor que hay detrás ha traspasado ya la frontera del dolor y ha llegado a su secreto más hondo: la belleza. Literatura del horror El problema de la literatura del horror es que su contenido es tan te rrible que parece blasfemo hacer al gún comentario sobre la forma. Toda glosa sobre la calidad literaria, ante la descripción de la atrocidad y de la ignominia, resulta yana y fútil, por no decir directamente ofensiva, Por eso, más que una prosa sobre lo tras cendente, yo prefiero la literatura como camino para hacer grande lo que es pequeño y prescindible; de ahí que me haya enamorado del Primo Levi que escribe fábulas deliciosas, en su aparente ligereza, rescatando la poesía de aquellos rincones en los que suele esconderse: lo ordinario e insignificante, lo cotidiana Primo Levi: propongo que este nombre sea de ahora en adelante si nónimo también de la literatura de humor escrita por autores con un destino trágico. Pablod Ors 14 ABC Cultural 18- 5- 2002