Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PINTURA Y ESCULTURA Arte a Visita OtrasMeninas Fundación Telefónica. Madrid C Fuencarral, 3 Comisaria: Rosa Perales Hastael 21 demarzo OMO pictórica excepcio obra ¡ni, Las Meninasse havenido proyectando en el tiempo como un sin gular icono cultural, perfectamente identificable y valorado, en torno al cual nunca ha faltado un interés siem pre renovado. No es extraño que abun den las interpretaciones de toda índole que buscan desentrañar cualquier por menor de esta obra tan fascinante como. compleja. Asimismo, ha habido unos cuantos artistas que se han acercado a este cuadro con la intención de estable cer un diálogo plástico. Una obra de arte representativa en la que ha que dado reflejado con una cierta dosis de fidelidad algún momento de la realidad que el artista tuvo ante si, es siempre un documentohistórico innegable. Su consideración como referente cultural de primer orden y su carácter testimonial de lo femenino en una de terminada etapa histórica, son los dos criterios que se han utilizadopara plan tear ahora una nueva interpretación de Las Meninas. Esto ha dado lugar a una exposición colectivade 38 artistas con trabajos realizados en diversos sopor tes y procedimientos, entre los cuales encontramos firmas muy reconocidas junto a otras que comienzan a sonar dentro del mundo artístico. Los plante amientos son variados y diversas las aproximaciones a la obra de Velázquez. (J CapitántatuadoconMenIna (1999) Eduardo de Ari -oyo. sulado, metaldelahiz deMIguel A El ln és (2001) Caimari proponen, por medio de imá genes propias e infantiles en ambos ca sos, son una consideración tangencial en torno al concepto de menina. La suave impresiónde una cara encerrada en su peinado, obra de Bernardi Roig, también parece querer invitar a una particular reflexión acerca de esta figura, allí donde M 8 Victoria Encinas materializa su intento de salir del espa cio plástico. El torso de Pedro Txillida, de leve sabor clasicista, resulta una de las piezas más autónomas con respecto de la obra del pintor sevillano, lo mismo que sucede con el óleode Ángel Baltazan Eduardo Arroyo, por último, ha optado por introducir la referencia al cuadro mediante una presenciatesti monial y no exenta de humor La comisaria de la exposición, Rosa Perales, ha montado las obras bus cando una evidente mise en scéne ba rroca, patente tanto en la articulación de los espacioscomo en la iluminación. Las luces están dirigidas puntualmente a cada una de las piezas generando, en consecuencia, una atmósfera sombría y envolvente que quiere componer un cuadro del siglo XVII. diendo quizá al carácter de instantánea conforman una figura rotunda y pode de Las Meninas. Villota, por su parte, rosa, totémica incluso, mientras que la presenta una pieza decididamenteesce de Dora Salazaz suspendida en el aire, nográfica, sensación que se justifica resulta ligera y etérea. por los materiales empleados y por la escala de la obra. En varios tiempos El espacio de las Meninas es reme Jeroni Bosch presenta una pieza de morado, de un modo sutil e indirecto, gran plasticidad, tanto en lo formal en el díptico de Montserrat Soto, mien como en la manen de trabajar el metal. tras que el montaje de Ouka Lele pa Josep Guinovart construyeuna imagen rece remitirnos al cuadro mediante un en dos tiempos ante la que podemos Tintes surrealIstas juego en torno al retrato de grapo. Pilar preguntarnos acerca de la identidad y De lostrabajos que tomanLas Meni Molinos, a su vez, plantea una serie de el reflejo. La apariencia de una menina nas en su conjunto, especulandocon su resituaciones de la infanta buscando se sugiere de forma evanescente en la composición o con la disposiciónde sus una relación dialéctica entre las mis pintura de Jesús Cánovasy de un modo personajes en el espacio, comenzarése mas. También los fragmentos que com más determinante en el montaje de ñalando los de Paloma Navares y Al ponen el mural de Paco Espinosa pare Olga Andrino. ManoloValdéspresenta berto Schommerquienes lo han hecho cen mantener diálogoscruzados en los una serie de meninas de variada defihi a partir de reproduccionesfotográficas que, en un momento dado, se trata de ción plástica, cada una de las cualesse manipuladas. La primera ha puesto en fuga a todos los personajes, a excepción de ha unamise en scéne de la infanta, que de este modorefuerza La comisaria la muestra buscado su singularidad, a la cual Schommer barroca, patente tantoen laarticulación hace levitar, creando una inquietante de los espacioscomoen la iluminación imagen de tinte surrealista. El díptico de Sineu enajena la com posición original mediante una inver sión simétrica. Ricard Chiang y Robert Llimós se apropian de Las Meninascon involucrar al espectador mediante un relaciona con las obras de otros artis cierta ironía, casi paródica en el caso espejo. Ángel Muriel reconstruye un re tas. Expresiva resulta la de Pepe Vila del segundo. José María Subirachs sin tablo combinando diferentes visiones plana, lo es la figura pintada por Al tetiza su visión buscandolo esencial del sobre soportes variados. fonso Alzamora, que emerge buscando espacio y de la presencia, con una obra Los personajes singulares del cua la luz entre espaciosde sombra. que transmite una serenidad casi inte dro de Velázquezhan sido el punto de Las cabezas de Santiago Picatoste, rrumpida por una pequeña superficie partida para buena parte de los artis casi a modode un humilde grafilti, re especular Esencial es también lo que tas. Nada más entrar en la sala de la miten al entorno más cotidiano, como nos ofreceRáfols- Casamada, cuya suge Fundación, nos encontramos con la asimismo las figuras de José Guerrero rencia se resuelve en espacio y color Menina de MiguelInglés, hecha con vi recuerdan a la artesanía popular o la Más espectaculares resultan las visio drios de colores, altamente llamativa silla de Miguel Sansón nos lleva al nes de Manuel Frutos Llamazaresy, so por los efectos visuales que genera. mundo del diseño. La imagen de Timo bre todo, de Javier de Vifiota. El pri Pepe Yagüesy Dora Salazar han cons ner parecería querer ser un cartel, si no mero presenta una composición móvil, truido sus esculturas mediante tramas fuera por su contenciónformal. Las fo a base de paneles superpuestos, aten- metálicas, que en el caso del primero tograflas de Patricla Allende y Ramón VíctorZarza 35 ABC Cultural 26- 1- 2002