Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ENSAYO libros A v e n t u r a s de la Biblia La Biblia del Oso Según la traducción de CASIODORO DE REINA, publicada en Basilea, año 1569 Edición de J. Guillen Torralba, G. Flor Serrano y J. M. González Rulz. 4 volúmenes. Alfaguara. Madrid, 2001 554,962,1.148 y 693 páginas 12: 900 pesetas La aventura de leer la Biblia en España JOSÉ MANUEL SÁNCHEZ CARO Universidad de Salamanca- Salamanca, 2000 67 páginas j IN la Biblia no habría Europa ha afirmado el filósofo KarlJaspers. ¿Podríamos aplicar esa afirmación con entera verdad a España? ¿Han tenido la misma influencia en España los libros del Antiguo y Nuevo Testamento que en Alemania e Inglaterra, cuyas lenguas han nacido y crecido troqueladas por la traducción bí: blica de Lutero en un caso y afectada decisivamente por la King James Versión en el otro? ¿Hay alguna traducción castellana que haya ejer- cido semejante influencia en nuestra lengua, hábitos mentales y expresión de lacaUe, como ejercieron aquéllas? Estas dos obras nos ponen ante cuestiones históricas y culturales de fondo. La aventura de leer en un sentido. es el primero y, en otro sentido, es el último capítulo de acceso al texto sagrado. Aventiura de tener un texto (códice, papiro... aventura de imprimirlo, aventura de saber leer, aventura dé. saber interpretar, aventura de saber vivir. ¿Cuándo han llegado los primeros códices de la Biblia a España? La respuesta es universal: la Biblia Uega siempre junto con la Iglesia y la Iglesia no llega a ningún sitio sin Biblia. El lugar, matricial de la palabra de Dios para los hombres es la Iglesia, y dentro de ésta su lugar propio es la liturgia, ya que en ésta se celebran y de esta forma se tornan hoy presentes y salvíficas las realidades divinas, los hechos históricos y las promesas escatológicas, de las que eselibro habla. Estela de traducciones El profesor Sánchez Caro enumera los grandes capítulos de la presencia, traducción y asimilación de la Biblia en España, que aún está por escribir, analíticamente. Nos relata la embajada que un rico español hace a San Jerónimo para que tras: criban su versión latina de los originales hebreo y griego, la llamada Vulgata. Luciano Betico y su mujer Teodora, amigos de la Iglesia de Oriente y de sus lugares santos, son los primeros en lograrnos un texto bíblico del ermitaño de Belén, quien escribe: Con qué afán solicitaron mis propias obras, hasta el punto de mandarme aquí seis amanuenses... que trasladaran todo lo que he dictado desde mi mocedad hasta el día de hoy Ese hoy era el año 398. Vendrán luego otros intentos, comenzando por fragmentos de traducción al castellano hecha, por dos extranjeros: una la que el arcediano de Antioquía Aimerich de Malafaida envía a Don Raimundo (muerto en 1151) arzobispo de Toledo; y la oti a hecha por el alemán Don Hermano, obispo de Astorga, quien traduce el salterio- hacía 1270, quizá paraM General Éstóría áe Alfonso X el Sabio. Traduc- ción, proyectada completa de lá Biblia, que quedó a medias. Siguen luego otras comolaBiblia de Guzmán o de Alba hecha por el ra- bino Mose Arragel de Guádalajara, quien concluye la -traducción del hebreo en 1430. Otras dos sqh importantes: la Biblia de Ferrara traducida, del hebreo por Abraham Üsque y Yom Tob Aüas (1553) y elPenía- teuco de Constantinopla, impreso en dicha ciudad por Sonciiio el año 1547 en ladino. Hemos hablado de traducciones, ¿y las impresiones? El primer libro impreso en Occidente es la Biblia latina de Gutenberg (1455, Maguncia) La Biblia eñ alemán se imprime por priinera vez en Estrasburgo (1466) en checo, en Praga (1488) En España, Valencia se anticipó con una edición en su lengua en 1478. En castellano la Biblia había Uegado por los Evangeliarios y Epistolarios, qué ofrecían los textos litúrgicos. en la lengua del pueblo, y por los grandes extractos que, la Vida de Cristo del Cartujano (Ludolfo de Sajonia) y otros autores ofrecían: Traducciones y ediciones parciales de la Biblia (Salterio, Cantar de los Cantares, Evangelios, Nuevo Testamento... se suceden a lo largo del siglo XVI, á la vez que las dos grandes gestas editoras que España Ueva aáélante: La Biblia Políglota Complutense (15 Í 4) y la Biblia Regia de Arias Montano, publicada en las prensas de Plantino en Amlieres (1569- 1573) Además de las traducciones de Fray Luis de León, tenemos las que se han llamado biblias del exilio resultantés de la persecución de la Inquisición a autores sospechosos de protestantismo. Juan dé Valdés, Francisco de Encinas, Juan Pérez de Tudela hacen bellas traducciones de salmos y Evangelio sobre todo. La primera traducción completa En 1602 Cipriano de Valerá, otro de la Biblia al castellano. es la lla- monje de San Isidoro de Sevilla tammada Biblia del Oso por Ueyar en la bién huído hace una revisión de portada la divisa oexlibris de su edi- esta traducción. Es la que luego usator: un oso que intenta sacar lá miel rán todos los protestantes para su dide im nido de abejas en el árbol. Pu- fusión en España. La ha reeditado la blicada en Basilea en 1569, el oso re- Sociedad Bíblica Británica y extranpresenta a Berna y las abejas al edi- jera. Con sucesivas revisiones, hasta tor Samuel Biener o Ápiarius. las de 1960 y 1994, se sigue editando Biene significa en alemán abeja, y hoy La presente edición ¿precedida Biener abejero, colmenero, el que ex de largas introducciones propias dé trae la miel) El traductor es Casio- los dos exégetas editores (J. GuiUén dorodé Reina, inonje Jerónimo que Torralba y N. González Ruiz) tiene interés literario, no filológico ni científico estricto. La ulterior historia de la Biblia en España está hecha de silencio y prohibi, ción de leerla en lengua vulgar y sin notas. En 1757 Benedicto XIV aprueba un decreto dando permiso para traducirla a lenguas vulgares. Pero entretanto había pasado la fase creadora de la lengua, sin que la Biblia hubiera pasado al tejido vivo de nuestra expresión castellana. Luego vendrán las traducciones de la Vúlgata, hechas por el; P. Scio escolapio, y de Mons. Torres Amat, obispo de Astorga, prosiguiendo el trabajo del P. Petisco, jesuíta. Ha habido que esperar a la mitad del siglo XX para asistir al admirable renacimiento bíblico que ha acercado el texto sagrado a todo lector español. Comenzaron como pioneros A. Co i lunga y E. Nácar, publi cando en la BAC el año 1944 f la que llamaban primera traducción católica completa de los origínales hebreo, arameo y griego huyó de Sevilla y se unió al movi- Luego les siguieron J. M. Bover y E miento protestante. De Ginebra Cantera. Posteriormente la Biblia de pasa a Londres, Francfort y recala Jerusalén, con sus ricas introduccioen el círculo de humanistas en Basi- nes y notas; la Nueva Biblia espalea. Su traducción sigue las líneas ñola de L. A. Schókel y J. Mateno. El del literalismo y fidelidad a la ven- primero hace sólo una nueva: La Bitas hebraica, que había reclamado blia del peregrino. Después aparecen Fray Luis de León. Perb el mismo otras muchas, entre las cuales está autor confiesa su deuda ehila intro- la de la Casa de la Biblia (1992) A ellas hay que añadir las traducciones al catalán, gaUegoy euskera. LA traducción dé A la traducción de Cásiodoro de Reina, significativa por su voluntad Cásiodoro de Reina, de fidelidad a los originales y su significativa por su fidelidad garbo en el estüo, hoy ya le queda el valor histórico y literario. Desde a los originales y su garbo otros pvmtos de vista la filología, la en el estilo, tiene, hoy valor historia, la exégeis y la colaboración ecuménica han avanzado tanto, que histórico y literario esos esbozos primeros quedan retra- sados. La colaboración entre católiducción para. con lá Biblia de Fe- cos y proteistantes por un lado, de rrara. Déla vieja traslación espa- cristianos y judíos por otiro; ha lleñola del VT impresa en Ferrara nos gado tan lejos que comparten quehahabemos ayudado en semejantes ne- cer y métodos en el acceso a la Biblia. cesidades más que de ningmia otra Un ejemplo admirable en ese orden Aún está por estudiar su real re- es la llamada TOB (La Bible Traducferencia al original hebreo y griego, tion Ecuméniqüe. París 1972- 2000) y su. dependehcia. de traducciones Olegario González de Cardedal anteriores. 28 ABG Cultural 8- 9- 2001