Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LITERATURA ORIENTAL Un libro subyugante ción. Era el libro más caro del mercado negro. Es un libro que habla del individualismo con una cierta poesía. El traductor era Fu Lei, que se había suicidado por el acoso de los guardias rojos, como Lao She. Cuando estuve en condiciones de leer el original francés me di cuenta de que la traducción de Fu Lei era superior al original. Fu Lei era un escritor prohibido, pero se le permitía traducir, y se proyectó enteramente en sus traducciones. Es como un pequeño milagro. Como en el caso de Edgar Alian Poe traducido por Baudelaire, que es mucho mejor que el original. -Acaba de volver de China tras una estancia de más de seis meses gestionando el permiso de filmación de la película basada en su novela Balzac y la joven... Ha sido un proceso largo y complejo. ¿Qué díHcultades ha encontrado? -El problema principal era que las autoridades del Ministerio no aceptaban que fuera justamente la literatura occidental la que cambiara la vida de los jóvenes protagonistas. No entendían por qué no podía ser un libro chino... Yo les argumentaba que la literatura pertenece a todo el mundo: Don Quijote no es simplemente español, pertenece ad mundo entero. -Tuvo que circular por muchos despachos... -Llegaron a convocar varios coloquios destinados a discutir si era conveniente conceder el permiso de filmación. En el primero hicieron venir a profesores, escritores y cineastas chinos conocidos, todos eUos reeducados como yo a principios de los setenta. El Ministerio les planteaba si era conveniente autorizeir la filmación. Durante la discusión se habló mucho de las experiencias con libros prohibidos. Todo el mundo las había tenido. Pero había muchos que no estaban de acuerdo en que se mostrase en el filme la importancia de la literatura occidental. Esto me sorprendió, porque era gente que había sido reeducada como yo. Eran jóvenes y no eran comunistas. Hubo varias reuniones como éstas. Y fue nuestra productora quien tuvo que pagarlo todo. Al final hemos obtenido los permisos. ¿Se trata de una práctica habitual? -Fue más bien excepcional. El Ministerio no tenía ninguna intención de conceder el permiso de filmación, pero tampoco se atrevía a denegarlo. Sabe que el libro se ha vendido bien en Europa y que de todas las formas la película se filmaría fuera de China, y entonces la cuestión tomaría un cariz más político. ABC CULTURAL Todo el mundo diría: Una película prohibida en China -Durante estos últimos años han proliferado los autores chinos asneados en Europa o Norteamérica que adoptan el francés o el inglés y que consiguen éxito y prestigio. ¿Se siente partícipe de este fenómeno? -No he leído ni al estadounidense Ha Jin ni a la quebequesa Yin Cheng. Cuando se escribe en ima lengua que no es la materna, se pueden escribir a lo sumo una o dos obras. Es difícil escribir en una lengua que no sea la propia. Hemos empezado un camino complicado. Pero yo siempre he escrito en chino, y sigo haciéndolo. ¿Se va a traducir al chino Balzac y la joven costurera china? -No he podido nunca publicar en China. Tampoco Balzac y la joven... y eso que es menos fuerte que muchas de las cosas que han escrito autores como Yu Hua o You Fengwei. En China pasan cosas tan inexplicables como que estén publicadas las obras completas de Freud o del Marqués de Sade- sin. censura alguna- y que en cambio mi lil i Bl bro no se pueda publicar. El libro se va a traducir al chino en Taiwán, y de forma üegal acabará entrando en el continente... ¿Qué opina del nuevo cine chino? -Durante los últimos años ha negado al espectador occidental im cine chino de calidad. Chen Kaige, Zhang Yimou, Tian Zhuangzhuang, Wang Kar- wai o Jiang Wen representan una nueva sensibilidad y una personalidad propia. Representan una sociedad que se mueve y que cambia. Pero en China el cine está muerto: la época del cine ha acabado. La piratería del VCD vídeo- compact- disc se está cargando el cine. En las salas de cine no hay espectadores. Incluso cuando proyectan películas americanas. El peor eneniigo del cine chino no es la censura- que ya es un gran problema- lo peor es el pirateo de los VCD. res de opio hechos hombres del Partido, perdidos en las brumas de unas vertiginosas alturas (el paisaje es de restaurante chino, pero convincente) y en las brumas del tiempo, anacrónicos, lejanos, invisibles. Unos jóvenes que no tienen i.li le Viiid- iHir F rf- ifj. i. otro talento que el de saber tocar el violín, para hnnr. l i i li i i lo que tendrán que amañar el título de alguna- í) l! r. H. l i- I lpieza de Mozart, pues de lo contrario el violín, por contrarrevolucionario, irá a parar a la ho 9 a 7 (3 c; la oetita modista finesa guera, y el saber contar historias, esto es, el arte I iáji: i: iri: n. l3i ii IdiV- i de engatusar al prójimo, de despertar en él el liJi ii I ií ir f i; ii. j. I M berador eco de la fantasía. En ese ambiente 3 l i in. l... f. t opresivo del que no pueden escapar es donde los jóvenes conocerán dos pasiones, una la del amor, encarnada en una sastreciUa, y otra la de la literatura- Balzac, ALZAC y la joven costurera china, obra allii- cuando logranDumas, Romain Rolland et hacerse con el tesoro de primera de Dai Sijie, viene aureolada por de libros prohibidos. Prohibiel éxito arrasador que el libro ha tenido en una maleta Rena buenos acicates. Francia, donde el autor reside y trabaja, como ción y literatura, cineasta principalmente, desde 1984. Un éxito La historia se sostiene en parte por las periarroüador tanto de critica como de público, o de pecias vitales del propio Dai Sijie, que padeció público siguiendoa determinada crítica, con el un periodo de reeducación revolucionaria maoprograma de televisión Apostrophes, de Ber- ísta entre 1971 y 1974, cuando de la barbarie y el nard Pivot, a la cabeza. Por eso también, por crimen nadie sabía nada, y el berrido y el empirra rebelión ante las arbitrariedades forzosas pujón eran la norma, y que sólo entró en la Uniy habituales de los popes y de quienes les sostie- versidad en 1976, a la muerte de Mao, para estunen, la novela sufrió aljgunas reticencias (leves) diar Historia del Arte y luego Cine. incluso la de la sospecha de si tanta simplicidad Un relato tan simple como eficaz en el que no escondía alguna burla maligna contra la shé- ha podido tener algo que ver la condición de cilebre cultura francesa. Las mismas o parecidas neasta de Dai Sijie, autor de alguna película de reticencias con las que este lector ha cogido el culto, como China, mi dolor (1989) en la que libro, pero que se han desvanecido al poco de consiguió recrear en los Pirineos unas sobrecoempezar la lectm- a, que ése es el poder enorme gedoras escenas de un campo de trabajo, tan de la hteratura, o que cuando menos han que- convincentes en su simplicidad como el propio dado en un muy segundo plano. Porque al mar- relato de Balzac y la joven costurera china. gen del lastre de todos Pero tal vez lo más importante sea la reflelos éxitos mediáticos y sociales, de todas las xión sobre el poder de la literatura. Una reflenunca claras operacio- xión por completo elemental, casi de cuento. nes comerciales, está, en Conviene compartir la conveniencia de que la este caso, la poca encar- hteratura no sirve para nada, de que es un junadura, la levedad de al- guete en el mundo de los vivos. Dai Sijie sosgunos personajes, a los tiene otra cosa. Sostiene que, en ciertas circunsque el lector, una vez ce- tancias, cuando el lector se ve encerrado en su rrado el libro, no deja de particidar castíUo de If, del que solainente endar vueltas y se pre- tran y salen de manera fácü y cómoda los lectogunta si el autor podría res, tiene un poder liberador de supervivencia y haber desarrollado cier- de transformación, porque los personajes, los tas escenas, profundi- paisajes de papel, las pasiones leídas, los viajes zando en tal o cual mo- a geografías que sólo cabe imaginar y aun así, transforman a quien lee y por tanto dan y reñtivo o pasión. nan su identidad porque despiertan en él las poLo que empieza como tencias que tiene ocultas, dormidas: la lectura una fenomenal simpleza nos ayuda a identificarnos, a ser en definitiva lo acaba seduciendo sin re- que somos porque queremos serlo, sostenía Saservas por ima inigualable simplicidad en la es- vater en un ya tan viejo como inolvidable encritura, una simplicidad y ima eficacia narrati- sayo. Criaturas del aire. En este sentido Balzac vas que hacen de Balzac y la joven... un libro y la joven... tiene páginas impagables. Vean si subyugante. Tal vez demasiado; tal vez peque no la breve y jugosa reñexióh de la página 131 de breviario. Gracias a la labor concienzuda del en torno a los resortes de la narración, a cómo traductor hay párrafos cuyas palabras, cuyas una narración puede vivirse de manera infrases, conservan una exfraña fuerza, por no tensa, haciéndola propia, cómo se puede penedecir voluptuosidad, si esto no fuera una de trar en la trama de la página. Alegoría, fábula, esas enormidades que se dicen a propósito del histoire, poco importa, porque en la prosa y en placer del texto y demás asuntos de singular la imaginación de Dai Sijie una bola de nieve, animación, de los que irnos hablan con descaro un cuervo de pico rojo (que despierta ecos de y otros con vei enza culposa, y casi nadie con páginas remotas, mito puro) los accidentes de la naturalidad de quien sólo dice lo que siente: un paisaje, tienen un poder simbólico, claro, la emoción cierta que nos deparan algunas pá- límpido, sin oscuras reconchas, que enriquece el relato con la interpretación del lector, con su ginas literarias, éstas sin ir más lejos. Pongamos que en 1971 dos jóvenes, de 17 y 18 participación en el relato, lo que viene a ser un años, el narrador y su amigo Luo, cuyas histo- movimiento especular parejo al de los habitanrias personales son poco más o menos parale- tes de las montañas chinotibetanas llamadas El las, son enviados a un lugar remoto de la más Fénix del Cielo, que escuchan embobados las remota China, un lugar vecino del Tibet, para historias y las patrañas de los protagonistas. ser reeducados en su calidad- supuesta más Un libro para lectores, para crear lectores, afique real, pues no hacen sino purgar culpas en cionados al noble arte de ser otros, de vivir viverdad ajenas- de intelectuales contrarrevolu- cariamente en pellejos ajenos, para ser nosocionarios (jóvenes instruidos) por los campesi- tros mismos. nos más desfavorecidos, una suerte de estólidos fantasmas, carentes de instrucción, cultivadoM e l Sánchez- Ostiz ÚAiSIJIE Balzac vía Joven nosturera china B 17 de febrero de 2001