Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIGENCIA DE ORTEGA ¿Una Universidad de masas? JUAN MANUEL NAVARRO CORDÓN L mismo año en que apareció La rebelión de las masas (1930) hace pues siete décadas, publicó Ortega su ensayo sobre Misión de la Universidad, en el que delinea lo que ésta debe ser. Deber ser en boca de Ortega no mienta algo más o menos utópico y a fin de cuentas irrealizable. No es la suya una de tantas embellecedoras y autocomplacientes elucubraciones sobre la Universidad y su alta misión. Un rasgo fundamental caracteriza los análisis orteguianos. Cabría llamarlo, con una expresión de Nietzsche, su moral del método y reza así: atenencia a lo real frente a vacuo utopismo, veracidad frente a mentira, autenticidad frente a falsificación. El pecado radical contra lo real, y contra la vida misma al fin, es no ser auténticamente lo que se es. ¿Y cuál es el ser y la condición misma de la Universidad? ¿En qué consiste su misión? Y antes aún, ¿qué significa misión? A propósito de la profesión de bibliotecario. Ortega caracteriza la misión como la conciencia que cada hombre, o cada institución, tiene de su más auténtico ser que está llamado a realizar Misión significa, pues, lo que se tiene que hacer, aunque luego eso que en cada caso se tiene que hacer se deje de hacer Que el ser de algo o alguien sea inexorable e irrevocable no conlleva que se cumpla. Surge asi la defección ante el deber, la falsificación en la vida individual o social. En nuestro caso, la falsificación y el fracaso de la Universidad, aunque siga viviendo. Pues se puede vivir fuera de quicio y en Uano fmgimiento. Cuando el régimen normal de un hombre o de una institución- apostilla Ortega- esficticio, brota de él una omnímoda desmoralización. A la postre se produce el envilecimiento, porque no es posible acomodarse a la falsificación de sí mismo sin haber perdido el respeto a sí propio El asunto no es baladí, aunque se pueda estar ciego para lo que xm estado de cosas tal acarrea para la vida personal y social. Pues bien, la misión de la Universidad consiste, dicho con concisión extrema, en la enseñanza de las profesiones intelectuales, en la investigación científica a la par que formación de nuevos científicos, y en la enseñanza de la cultura. Frente a las dos primeras tareas, claramente definidas y especializadas, requeridas por el Mercado y de manifiesta rentabilidad, eso de la Cultura suena como a pátina ornamental, mero atuendo a lucir en el desalmado brillo del trato social. Cultura general, 18 ABC CULTURAL E descoyuntamiento del todo y su desajuste en el mundo intra y extrauniversitario. Dicho con frase orteguiana, se alumbra un bárbaro que sabe mucho de una cosa Hecha así pedazos la vida universitaria, vale para todos lo que Ortega, por mor del contexto en que habla, atribuye al abstracto hombre de ciencia: feudalismo, egoísmo, indisciplina, engreimiento, gesto hierático. Es justamente esta atomización, junto a esa actitud de no someterse a ninguna instancia superior a sí mismo, lo que hace de la Universidad una Universidad de masas. Y la enseñanza de la cultura es el fármaco propuesto por Ortega para semejante mal. Cultura mienta el sistema de ideas vivas que cada tiempo posee, desde las cuales vive; el repertorio de nuesvamos. Y sin embargo afirma Ortega de sus estudios e investigación y la protras efectivas convicciones sobre lo que ser la enseñanza de la cultura la tarea porción entre profesores y alumnos, es el mundo y son los prójimos, sobre la universitaria radical ¿Acaso ima culamén de una clara intelección de su gejerarquía de los valores que tienen las tura ramplona paira una sociedad de nuina tarea. ¿Qué pretendo entonces al cosas y las acciones. Es la cultura la masas caracterizar a la Universidad, siquiera que permite una vida que no sea sea interrogativamente, como UniverComo otros muchos breves ensayos manca, falsa y en última instancia enorteguianos. Misión de la Universidad sidad de masas? vilecida. Enseñar tal cultura es la tarea es un texto de circunstancias, con ocaSimplemente el preguntar si nuescentral de la Universidad, y además, y a sión de la reforma de esta institución. tra Universidad es un ejemplo más, si su través, formar para algo aún más Pero la circunstancia más propia del bien especialmente grave y por ello precardinal y decisivo, enseñar la función ensayo puede cifrarse, así al menos lo ocupante, de ese modo de ser que venide idear de ejercer la responsabilidad miro yo, en La rebelión de las masas, mos llamando masa. Entre otros rasdel pensamiento, que no tiene, por su ese texto extenso, denso, minucioso, pegos, caracteriza a ese modo de ser homprocedencia y por su desnetrante, decisivo. Misión de la tino, otro espacio que la Universidad se podría leer como vida pública. Sólo entonla contraimagen del modo de ser MISIÓN de la Universidad se podría ces esa necesaria intervigente analizado en ese libro. leer como la contraimagen del modo de vención de la Universidad Contraimagen y a la vez fármaco en la vida pública le percontra ese deterioro de la salud ser vigente anaKzado en La rebelión de mitirá ejercer esa otra mivital que representa el modo de sión que no sólo a ella, las masas. Contraimagen y a la vez ser masivo El concepto pero también a ella in masa no significa aquí, obviafármaco contra ese deterioro de la salud cumbe, y que acaso pueda mente, un ntimero elevado, inejercer con más desintevital que representa el modo de forme e indiferenciado de indivirés propio y libertad, a saduos. Tampoco mienta una deber, y recordando palaser masivo terminada clase social. Y aunque bras de Aranguren, devolpueda referirse al hombre mever a la sociedad su conciencia, dio no se usa el concepto en un mero bre, sociedad e institución lo que sigue: desmitificar críticamente los ídolos imsentido estadístico. Masa significa en el desoír lo irrevocable de su ser junto a puestos y despertar la responsabilidad verdad un modo de ser de los hombres, una frivola disponibilidad para fingir social y el sentido de la libertad. o de las instituciones por ellos levantacualquier cosa; carecer de un proyecto das; la masa es un hecho nuevo, una No puede, pues, extrañar que Orbien armado acorde con su condición e nueva conformación de la vida. Nuestega pensase que habría que hacer de ir, pues, a la deriva; la disgregación de tra expresión Universidad de masas una Facultad de Cultura el núcleo de la armónica unidad vital, ya personal, no da a entender, pues, el que a diferenla Universidad. La cuestión es, una vez ya social, y el consiguiente especiacia de otros tiempos en que la Enseaceptada la propuesta y suficientelismo que deja muñón el resto de su enñanza Superior era de minorías y mente pergeñada, si hay voluntad para tera consistencia. Pues bien, aun supoademás selectas en el nuestro ha acintentarlo, tanto en la propia Universiniendo que la Universidad prepare ópcedido a las aulas, por no decir inundad, como en la Sociedad y en el Poder timamente para las profesiones y que dado, un número muy elevado de alumpolítico. su actividad científica sea de alto nivel, nos de toda condición y extracción souna y otra tarea, ambas imprescindiciales. Este hecho, lejos de ser negativo, bles y elogiables de todo punto, compores positivo y necesario. No es el número tan el especialismo, la desintegración Juan Manuel Navarro Cordón es dede estudiantes lo que hace mejor o peor del saber, la hipertrofia de un órgano y cano de la Facultad de Filosofía de la una Universidad, sino la organización la atrofia del resto, con el consiguiente Universidad Complutense de Madrid. n de noviembre de 2000