Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NARRATIVA La ruta de los milagros BASILIO LOSADA j III ASILIO Losada es todo un personaje: un embajador del gallego- portugués en España e Hispanoamérica, como lo fueron José Antonio Llárdent o Ángel Crespo. Losada, desde su cátedra Filología Gallega y Portuguesa de la Universidad de Barcelona y su entusiasmo indesmayable, nos reveló a José Saramago, Cardoso Pires, Jorge Amado (redactó una Historia de la literatura brasileña) o al mallorquín Miquel Ángel Riera, por poner algunos ejemplos, y a muchos jóvenes poetas galaicos. También sabíamos que otra de sus pasiones era el Camino de Santiago, esa aventura iniciática de fe y conocimiento que ha marcado la cultura occidental desde la Edad Media, a la cual le dedicó una monografía: O camino de Santiago. De ahí que ahora, a punto de jubilarse, nos haya sorprendido con una novela situada en el siglo XIII, La peregrina, que a r r a n c a de u n a cantiga de Alfonso X El Sabio; aquélla que relata cómo una hidalga tullida, por obra de un prodigio, recupera su estado natural. El texto de Basilio Losada n a r r a la desgracia de una princesa- Toda ella, desde los ojos a los resaltes de los pies, estaba retorcida y a l t e r a d a -de incierto origen que inicia u n a pere- B g r i n a c i ó n con la esperanza de u n milagro que la devuelva a la vida y a la codicia de los varones. Con esa porfía, emprende la travesía hacia las Tierras del Fin del Mundo, pero antes desea parar en el santuario de la Virgen Negra de Rocamador y el de la Virgen Blanca de Villasirga; sabe que los baldados o estropeados de cuerpo van de santuario en santuario en busca de una curación imposible Inicia la marcha con carro y cortejo, un bufón y un grupo de mercenarios, entre ellos varias muchachas garridas que se entretienen allá donde Uegan haciendo ostentación de sus senos y de sus magros músculos. En el carro, mientras salva puentes y yermos, mientras busca en hospicios y conventos, el bulto oscuro de la princesa parecía como una estatua labrada en la materia misma de la noche Una estatua muda que sólo pronuncia topónimos como Rocamador o Villasirga, a medida que deja atrás los paisajes de Friburgo, Provenza, Arles, Languedoc, las arenosas Laudas o Pamplona. El trayecto está jalonado de diflcul- LA propuesta de Basilio Losada es, sustancialmente, un homenaje al arte de contar. La ruta es un laboratorio de la vida con todas sus miserias y un trayecto de espiritualidad tades y de peligros, de deserciones y de actos de pillaje, incluso de hurtos y de crímenes. La suerte de la princesa impedida es todo un misterio, queremos decir que está sometida a una auténtica intriga, y por eUa nos conduce Basilio Losada con algo más que oficio: con sabiduría narrativa emparentada con la tradición oral, con amplia erudicción que no ahoga, con una elaborada ternura hacia sus seres (vulnerables respecto al sexo y al dinero, tentados de abandonar en un monasterio o un hospicio a la niña) con una escritura de frase corta y gran poder de evocación, de textura arcaizante en ocasiones. La composición es lineal y tiene lo suyo de relato picaresco; al fin y al cabo, los viajeros luchan por sobrevivir y ocultan su escabroso pasado. Así, en tanto que los personajes pelean contra el fracaso y revelan su egoísmo, surge todo u n universo de costumbres repleto de leprosos, hambrunas y batallas, de juglares como Jiri, el moldavo, y monjes como Jost Matthias, de cataros rebeldes y gallofos, esos bandoleros y peregrinos que robaban y asesinaban a los incautos Y, por supuesto, de episodios que parecen inverosímiles pero que pudieron ser verdad como el relato de la rijosa portera que Uegó a abadesa o el de tantos peregrinos interpuestos que, a cambio de soldada, realizaban el camino durante años para salvar el alma de un noble o de rm pecador con posibles. Entre toda esa corte, destaca el bufón, ese hombre diminuto que es capaz de cualquier cosa por su señora, capaz incluso de creer que en algún lugar del camino existe una posibilidad para el amor Es a él a quien más conmueve la doncella patitiesa, que lloraba, silenciosa e inmóvil, con una angustia helada y penetrante como una daga La propuesta de Basilio Losada es, sustancialmente, u n homenaje al arte de contar. La ruta es un laboratorio de la vida con todas sus miserias y u n trayecto de espiritualidad, es cierto, pero ante todo encierra un manantial de palabras: de fábulas orales que van y vienen en el aire y en el canto de los mirlos, de milagros y embustes que se magnifican, de seres poseídos por la quimera y la locura de las creencias, de sueños que pretenden esquivar el espanto de la muerte que, más que la redención, aguarda en Compostela. Antón Castro En un mundo sin ley S y- VADOR GUTIÉRREZ SOLÍS DVD- Barceiona, 1999. W páginas, 1.800 pesetas. nuevo rico, escribir su autobiografía. El p r o t a g o n i s t a venderá su alma al diablo ante la promesa de u n o s millones y la dirección de una editorial. Su ego se balanceará entre el deseo oculto de t r i u n f a r y el manifiesto de dejar plantada a toda su familia. Dicha d i a t r i b a está muy bien plasmada en esta narración que p r e t e n d e ser u n crisol de géneros literarios que enlazaría con tradiciones como la novela picaresca o el tremedismo. La verdad es que una vez leída, una se q u e d a con la s e n s a c i ó n de que el mensaje difícilmente se oculta tras la apariencia de u n mundo esperpéntico, puesto que lo que late sobre todo es una gran intolerancia: Para Germán la mujer ideal era esa del dicho. homofobia y misoginia. El d e l i r a n t e relato alcanza su climax cuando Germán Buenaventura decide a n i q u i l a r a las c i e n t o c u a r e n t a y dos v í r g e n e s q u e su jefe p e n s a b a p o n e r en su mausoleo. La venganza se c u m p l i r á a base de sangre, insultos y destrozos que quieren emular en a l g u n a s ocasiones a B u k o w s k i en o t r a s a Raymond Carver, y las más de las veces se queda en una parodia de realismo sucio al que le falta llegar más a fondo. Porque dotes de n a r r a d o r tiene este joven novelista que logra, eso sí, parodiar las actitudes de una parte de la humanidad, esa que persigue, sobre todo, el éxito rápido y la inmolación veloz, en detrimento de lo que realmente importa: escribir EDIANTE el recurso del escritor que encuentra un manuscrito y trata de ponerle orden narrativo, Salvador Gutiérrez Solís (Córdoba, 1968) en esta opera prima ha urdido la historia de Germán Buenaventura, un escritor cuarentón y mediocre de provincias cuya pasión en la vida consiste en ganar un premio literario que le lleve a la fama para sorprender a los poetas de su ciudad, reunidos casi siempre en una tertulia donde él no es considerado porque no es ni kafkiano ni mariquita Así es como califica a sus contemporáneos, por eso es capaz de acudir cada tarde a la mansión de Arturo Ballesteros, un millonario mafioso sin escrúpulos, para hacer posible el deseo del s o r p r e n d e n t e y grosero 26 ABC CULTURAL Javier Pagóla puta en la cama y esclava en la casa, con tetas como cántaros y triangular pubis rasurado. En pocas palabras: u n póster central, sumisa y calentorra Vírgenes, putas y poetas maricones son los personajes que el narrador tiene en cuenta para construir un discurso con u n a gran dosis de Concha García 19 de febrero de 2000