Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MEMORIAS NARRATIVA Arañando superficies EDUARDO HAROTECGLEN EL REFUGIO El Pafs Aguijar. Madrid, 1999. 289 páginas, 2.500 pesetas. No hay dos noches iguales N 1997 Lengua de Trapo publicó Páginas amarillas, un quién es quién de la ultimísima narrativa española que ya se ha convertido en una guía de consulta obligada si se quiere seguir la pista a más de un joven autor. Hace unos meses, la misma editorial sacaba a la calle su equivalente iberoamericano: Líneas aéreas, volumen tan imprescindible como el anterior; en este caso, para ver qué se está haciendo, literariamente hablando, al otro lado del Atlántico. Ahora, Mondadori presenta After hours, un almanaque de cultfiction que permite familiarizar al lector con autores españoles veinte y treintañeros poco o nada conocidos. Que a un escritor lo clasifiquen como escritor de culto no quiere decir que sea un autor maldito ni tampoco que se muera de hambre. Solamente significa que tiene una relación distinta con sus lectores. el lector de cultfiction se esfuerza en seguir el rastro del libro que quiere y sobre todo busca la exclusividad. Disfruta creyendo que los libros que compra son minoritarios y lo convierten en parte de una élite mejor informada afirma Javier Calvo en su nota previa a la antología. Y añade: La marginalidad de los autores recogidos es relativa. Son marginales en la medida en que no han entrado en la dinámica de cobrar grandes adelantos por sus libros ni son objeto de disputas encarnizadas entre grupos editoriales La antología de Mondadori reúne a veintitrés escritores nacidos, salvo excepciones, entre 1960 y 1970 y aparecidos en el panorama literario español durante la década de los noventa. A todos se les dio un tema común: la noche. Y así resuelven ellos la papeleta: Félix Romeo nos deja sin aliento con la historia de un dinero que cambia de manos, una partida de cartas y una pistola con el gatillo demasiado bien engrasado. El barman de Préstamos e intereses a pesar de sus reiteraciones y su escasa facilidad de palabra- o precisamente por eso- logra imponer al texto un ritmo trepidante. Rafael Reig Por una cabeza narra un secuestro de lo más estrambótico: el que sufre la parte inferior de la ayudante de un mago en el preciso momento en que II Grande, il Formidabile Boldonni acaba de realizar uno de los trucos que le han hecho famoso: separarle a la chica la cabeza del cuerpo. El protagonista de La gran noche de Andy Warhol de Nicolás Casariego, relata el cambio de personalidad de un amigo durante una fiesta de disfraces, mientras que el de Acaba la noche, empieza el día de Francisco Casavella, aprovecha el fárrago de una conversación tediosa para bucear en las nieblas de la memoria y extraer el recuerdo de aquellas noches empleadas en la búsqueda del sitio en que ya no era de noche. E A VARIOS AUTORES AFTER HOURS. UÑA MUESTRA CECULTFICnON CoordinaGión y nota previa de Javier Calvo. Advertencia de Claudio López de Lamádrid, Reportaje Interior de Tina Baguen IVIondadori. Barcelonai 199 i 277 páginas, 1.500 pesetas. L igual que en las anteriores entregas de sus memorias El niño republicano e Hijo del siglo) en este tercer volumen Haro Tecglen sigue sin someterse a exigencias ni prescripciones genéricas. Confiado a la pulsión estricta y extremadamente personal de su escritura, siempre con los sentidos en estado de alerta, las ideas claras, sedimentadas, atento a la llamada de estos racimos de cerezas de caras enlazadas que es la memoria, va escribiendo un libro poliédrico, que se dUata hacia el pasado y conforma la crónica de un vivir; que tiene también muchos momentos de soliloquio estremecido en páginas que, recogiendo el instante, el presente deshaciéndose- un tiempo de vivir para no morir tensan el ya de por sí astillado lirismo de Haro Tecglen; e igualmente un libro en el que su autor no renuncia a aventurar lo que vendrá. Ahora bien, al margen o más aUá del hibridismo formal y del variadísimo haz temático que hay en el libro, una imagen recorre estas páginas al modo de un leií- motif. Es la imagen del refugio: amparo o escondite bajo los bombardeos (los de nuestra Guerra Civil pero también los de Bagdad) casa donde se esconde el clandestino (Pepe Ortega- el amigo e ilustrador de la cubierta- acogido por los Celaya) útero materno, patria perdida vivimos en un destierro hostü, sin amparo, sin protección sueños o biblioteca interior Un buen número de páginas nos hablan de libros o de sus autores: García Hortelano, Jorge Semprún, Lauro Ohno, GironeUa, Buero VaUejo, Manuel Azcárate, Cela, Jesús López Pacheco, y muchos más, porque esos hombres, sus libros, fueron yo mismo, o yo fui eRos; fui el autor de cada uno en su momento, como es autor de cada libro el que lo lee y lo modifica al entenderlo o al discutirlo por dentro, al pensarlo. Fueron mi biografía: mi pensamiento, mi entendimiento, mi profesión Y habla también de los libros propios, de sus artículos. Otro refugio, escribir: Contar lo que sé, lo que otras generaciones no vieron, lo que las censuras no permiten, lo que oigo a otros, lo que aprendo donde voy Un tono crepuscular tiñe El refugio- vivimos hoy en la deficiencia de todo Aun asi, se percibe que Haro Tecglen no deja de mirar alrededor ni de mirarse a si mismo desde fuera, alcanzando el presente. Ha trazado el dibujo de una (s) vida (s) traspasada (s) de tiempo: niño republicano, niño fascista para salvar al padre, compañero de viaje, clandestino, amigo, amante, padre. La vida de un escritor de referencia necesaria, que sigue arañando la superficie burda y rsira del país Ana Rodríguez Fischer 14 ABC CULTURAL Jordi Puntí Vida subterránea explica cómo es la vida en un hormiguero artificial... y fuera de él: cuáles son los terrores de los dueños de la casa y los deseos de la canguro que se ha quedado al cuidado de la hija; Roger Wolfe Viendo pasar trenes con Irvine Welsh cuenta la no entrevista al autor de Trainspotting; José Fernández de la Sota Macarena fija nuestra mirada en un vidente que se topa con la horma de su zapato; y Eduard Márquez Moring, Elber y Wruck explora el inquietante mundo de los sueños. F. M. Corazones de piedra continúa con sus Cuentos de X, Y y Z; en esta ocasión, para hablarnos de las casualidades, o mejor dicho, de la importancia de saber aprovecharlas. Luis Manuel Ruiz Escaparates repara en esa otra fauna nocturna que no son las lechuzas, ni los lobos, ni las ratas; una fauna siniestra compuesta por maniquíes. Marcos Giralt Torrente Es el tiempo, son los sueños nos sumerge en ima fiesta donde el pasado y las revelaciones se interponen entre los cuatro protagonistas. Y Clara Usón Drag queen detalla los enormes esfuerzos de un ludópata por robarle a su compañera de bingo el botín de cien mil pesetas que guarda en el bolso. Eloy Fernández Porta ofrece el texto más curioso del volumen: un Relato pop ec íado- más o menos- en 1997 cuyas notas a pie de página contienen la peculiar interpretación de una traductora del futuro. Algunas de esas notas no tienen desperdicio, como la que explica qué es Bill Cosby: Teleserie familiar de extrema derecha en cuyo ca- pítulo culminante el padre de familia encuentra un cigarrillo en la habitación de su hija, momento en que tiembla la tierra y se viene abajo la bóveda celeste, pese a lo cual Bill Cosby va a buscar a las fumetas con cara de aquí pintan bastos, abre una puerta, hay un juego de palabras intraducibie sobre la función familiar de la oración, abre otra puerta y ahí está, la culpable, timibada en la cama con los ojos inyectados en sangre, las mandíbulas dadas de sí y el pelo erecto al estilo cyberpunk, lo que en este contexto quiere decir que está poseída por el Diablo Por su parte, Ruth Baza La luna falsita escoge como género el diario: un diario cuya destinataria no es otra que Anais Nin; y Vicente Mora Cuando llega la noche combina sexo y muerte en el Nueva York de los e- mails. Jesús Llórente, autor del relato más poético y brutal del libro, Quedamos como amigos refleja lo que ocurre entre dos personas cuando irrumpe el amor igual que esos pájaros que se cuelan por la ventana de la cocina y vuelan locos, rompen vasos, sembrando aquí y allá el caos y la destrucción Josan Hatero centra su Intento fallido de himno generacional en ese punto de no retorno a partir del cual todo cambia, los amigos se van distanciando y las relaciones se enfrían; Gabriela Bustelo Una de estas noches utiliza no poca ironía para relatar una escapadita de Nox, la diosa de la noche, a una moderna discoteca; Ángela Labordeta ¡Barcelona! da rienda suelta a la venganza de una mujer cuyo marido no hace más que prometerle que la llevará a la Ciudad Condal y luego, por hache o por be- trabajo, generalmente- siempre incumple su palabra; Juan Gracia Delicatessen after hours nos describe el encuentro fuera del horario comercial de un vigilante jurado y una peluquera drogata en el interior de unos grandes almacenes cerrados al público; y Marisa Lorenzo Bravuconadas o el golpe de suerte se inventa un policía que va desgranando cómo perdió a su mujer y a su hijo y se hizo millonario. Mariano Gistaín Un trabajo como otro cualquiera firma otro de los relatos más extraños y extraordinarios del libro: el aparente despertar de un cuerpo después de una noche de alcohol y drogas. Finalmente, Juan Manuel Salmerón Desahucio se ocupa del periplo por las calles de Barcelona de un hombre que se deshace. Un apéndice final incluye ficha biobibliográfica de los veintitrés autores- cuyos textos superan el notable alto- y convierte After hours en un libro de consulta que permite adivinar por dónde respira la joven narrativa española. Antonio Fontana 4 de septiembre de 1999