Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
le va alejando de sus convicciones y sus certezas más íntimas. -La historia de El viaje vertical es la de tm nacionalista que pierde su lugar en el mundo, su nación -No lo pierde del todo. Hacia el final, cuando escribe a su hijo a Barcelona, le dice: De Cataluña me acuerdo, pero ya me dirás tú dónde está Hay algo hermoso en la idea de traicionar tu propio destino. -Tu padre fue hasta hace unos años concejal de Unió Democrática de Catalunya en el Ayuntamiento de Barcelona. El protagonista de tu novela fue parlamentario catalán. ¿Hay más similitudes entre ambos? -El personaje de Mayol, como todos los míos, es una amalgama de varias personas que he conocido. -Lo cierto es que consigues que Mayol sea un personaje de carne y hueso, supongo que en parte por la importancia que para él tienen su pasado y sus recuerdos. La Guerra Civil, por ejemplo, le marcó de una forma determinante. -Lo que en el fondo ilustra El viaje vertical es el drama de la generación que era adolescente cuando estalló la Guerra Civü. Una generación que vio rota su formación cultural y las libertades republicanas y que se vio inmersa en la barbarie más absoluta, en la más profunda incultura. -Mayol sueña con frecuencia que se escapa de un hotel sin pagar. ¿Has tenido alguna vez un sueño parecido? HACIA el final, el protagonista escribe a su hijo a Barcelona: De Cataluña me acuerdo, pero ya me dirás tú dónde está Hay algo de hermoso en la idea de traicionar tu propio destino -Es uno de mis sueños recurrentes. Conozco la rampa de ese hotel en el que vivo desde hace más de treinta años y del que me escapo siempre sin pagar. Es un hotel que no existe más que en mi imaginación, pero conozco con todo detalle la recepción, el montacargas, la rampa de piedra que me conduce a la calle... -El viaje vertical es también la historia de un hombre que viaja para que le ocurran cosas, pero luego no es que le ocurran demasiadas: unos encuentros más o menos casuales que tardan en producirse, una breve relación con un taxista especialmente parlanchín... -Mayol descubre que no odia a su mujer por la decisión que ella ha tomado. Sus iras se dirigen hacia su hijo menor, Julián, m artista pedantuelo que en cierta ocasión tuvo la ocurrencia de decirle que eran parecidos en todo, in 20 de febrero de 1999 l c l o Martínez de Pisón conversa con Eniique Vlla- Matas cluida su inteligencia natural. Según Julián, la única diferencia existente entre ellos ha sido el acceso a la cxütura, un acceso que él ha tenido y Mayol no. -Los personajes, y no sólo Mayol, nos son presentados en un momento de crisis personal: Julián se cree un genio pero es incapaz de demostrarlo, la mujer descubre el vacío después de cincuenta años de matrimonio, el sobrino ha sido abandonado por su mujer... Algo de esto se encontraba ya en Rosa Schwarzer vuelve a la vida uno de los relatos más memorables de Suicidios ejemplares. -Lo que ve Mayol es que está completamente solo y que nadie puede ayudarle. Comparte su situación con el sobrino, pero la diferencia está en que éste es más desgraciado; A Mayol, además, le recuerda a su hijo, lo que refuerza su obsesión por el vanidoso artista que es Julián. Aparece la fotógrafa y la entrevista se interrumpe para que pueda hacer su trabajo. Yo sigo husmeando en sus estanterías. Veo el lugar en el que guarda sus propios libros y cuento los idiomas a los que ha sido traducido: once. Veo también multitud de fotos de Paula de Parma, a la que desde 1980 ha dedicado todos sus libros. Por último descubro una foto del editor Jorge HerraldQ. y su mujer en una librería de Oporto en la que tienen enmarcada una gran ampliación de un artículo de Vüa- Matas titulado Pensando en Oporto Es un buen momento para sacar el tema de Portugal. -La estructura de este libro no es tan diferente de la del anterior. Extraña forma de vida. Una estructura itinerante, que en aquél se reducía a un barrio de Barcelona y ABC CULTURAL 17