Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC Cultural LJurante los próximos cinco años se efectuarán arriesgadas tareas de ensamblaje, que requerirán el lanzamiento de 45 naves y 144 paseos espaciales truido en Canadá, está previsto que los astronautas realicen liasta 144 paseos espaciales, en grupos de dos, para conectar miles de componentes y cables. Son muchas las voces acreditadas que no descartan la posibilidad de un accidente laboral grave en estas complicadas tareas, en las que los astronautas deberán soportar la tensión, bajísimas temperaturas y el posible impacto de partículas cósmicas. Pero el riesgo ha sido cuantificado y asumido por todos los socios que participan en este proyecto internacional. Una vez que se hayan terminado todas las operaciones en órbita, la humanidad contará en el espacio con una auténtica mini- ciudad, dedicada a la investigación científica y la observación de la Tierra. Será también el trampolín necesario para acometer la exploración, en naves tripuladas, de Marte y otros planetas del Sistema Solar. Entre los proyectos de investigación que se desarrollarán a bordo de la estación espacial internacional figuran ambiciosos estudios biomédicos, entre los que destaca un nuevo tipo de insulina y su combinación con otras drogas, y el desarrollo de nuevos materiales. Asimismo se efectuarán estudios sobre fluidos, combustión y nue- ll írr r- íí e atl La estación tendrá seis laboratorios. En la ilustración, el europeo Columbus ESA vos sistemas de difracción de rayos X, así como trabajos científicos sobre biología gravitacional, ecología, astrofísica y polímeros. En un porcentaje bastante elevado de estos proyectos participan no sólo empresas multinacionales, sino también pequeñas y medianas compañías, así como Universidades públicas y privadas de los dieciséis países socios, que utilizarán la estación espacialinternacional para comprobar la viabilidad de sus nuevos productos. La investigación en este laboratorio espacial internacional se pretende desarrollar en un ambiente perfecto de trabajo, donde teóricamente no tendrá cabida ni el estrés ni otras tensiones que puedan distorsionar el estado anímico de los astronautas. España tiene una modesta participación en la estación, que ronda los nueve mil millones de pesetas hasta el año 2000. Esta cantidad supone el 2 por ciento de la contribución total de la Agencia Espacial Europea, pero nos permitirá no quedar al margen de esta apasionante y ambiciosa aventura ínter- nacional en el espacio. La participación europea se concreta en el desarrollo de un vehículo automá- tico de carga y en la cooperación con la NASA en el diseño de un vehículo de rescate, aunque su principal aportación es el módulo de investigación Columbus, donde se efectuarán múltiples experimentos en distintas áreas. Cuando se lance y acople a la base a finales del 2002, los primeros europeos viajarán a la estación. Pedro Duque tendrá su oportunidad, pero es muy probable qué Francia y Alemania hagan valer en primer lugar su hegemonía financiera en la ESA. A. AGUIRRE DE CÁRCER J M. FERNÁNDEZ- RÚA í- La Organización Mundial de la Salud (OMS) y SmithKline Béecham (SB) trabajan de manera conjunta en un programa para la erradicación de la FILARLi IS (Elefantiasis) una enfermedad que afecta a más de 120 millones de personas en América, África y Asia. Para este fin, SmithKline Beecham donará dosis suficientes de un fármaco de investigación propia y de gran eficacia contra el parásito responsable de la FILARLVSIS (Elefantiasis) Ufi trabafs 1I CB ie. i- azsaes p a r a l a e s p e r a n z a SB SmithKline Beecham 19 ele noviembre de 1998 59