Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC Cultural c- Un cuervo que viene del Atlántico A partir del próximo día 28, el Teatro Real de Madrid acoge una producción operística de marcado trazo contemporáneo. Philip Glass, el compositor americano más renombrado, y Robert Wilson, director escénico de fama mundial, convertido en cómplice privilegiado de las aventuras operísticas de Glass, traen su O Corvo Branca, una ópera estrenada en la Expo de Lisboa y cuyo libreto, firmado por la portuguesa Luisa Costa Gomes, dibuja libremente el espíritu explorador del país vecino JOSÉ MANUEL BEREA D ESEMBARCA Philip Glass en el escenario del Teatro Real y se reabre con ello la polémica sobre la verdadera identidad de un músico convertido ya en todo un fenómeno sociológico. Una cosa es segura: nos encontramos ante el compositor norteamericano más popular de nuestro tiempo, aunque el suyo sea un público muy heterogéneo y muy dividido en sus preferencias sobre el conjunto de su obra. Así, podrá suceder que ei aficionado a sus óperas no sea el mismo que el admirador de sus bandas sonoras o que el seguidor de sus colaboraciones con varios artistas del pop. Pero esa personalidad ambivalente e inclasificable no compromete su adscripción al entorno clásico, pese a su actitud crítica ante las corrientes imperantes en la música contemporánea, a la que ha reprochado su progresivo alejamiento de los grandes públicos. Lo cierto es que su rebeldía frente a las tradiciones de la modernidad occidental le forzaron en su juventud a poner en cuestión todo su bagaje estético. El encuentro con Ravi Shankar le permitió entonces replantearse su carrera a la luz de diversas técnicas musicales orientales. Por ejemplo, el uso del ritmo y de los procesos aditivos de la música india, que le permitieron alcanzar resultados de gran complejidad a partir de un material de par- tida muy escaso. Era el origen del minimalismo, un movimiento artístico con ramificaciones plásticas que, en lo musical, se apoyaba en una regla inalterable: mínimo material y máxima repetición. Sin embargo, la auténtica biblia del minimal aparecería en 1976 con el estreno de la ópera que marcaría definitivamente la trayectoria de Glass, Einstein on the beach. Mezcla de misticismo y precisión matemática, su primera Arriba y página siguiente: Un momento de la representación de O Corvo Branca 52 19 de noviembre de 1998