Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
J -L l -F -rn ABC Cultural De propio puno JOSÉ- MIGUEL ULLAN Si estás preparando un humilde caldo de hierbas silvestres, que e! asco y el desdén no se apoderen de tí; y, si lo que preparas es un potaje suculento y cremoso, que tampoco tu corazón se ponga a dar brincos de alegría. JAS áMóQBtí Instrucciones al cocinero zen v i r- iAj m ÍÍMÍ- ODO, El tener que decírselo todo; cMlfa ágüafda, del que aguarda otra; aFrto en nes complementarias (de artesano, doctor y parece impulso básico y hasta tra f: j ta. con te; fcerza- -violencia y pasrrip- -deí mago) sobre la confesión que lleva encima. Que dicional, en el noble sentido de! á desear que ahora el querer lo puedá ya para se moje, que se qi mé, que intervenga en las lípalabra, entre amantes unidos. pí siempre y! de una vez por todas. Convicción neas del destino, que perfeccione la raridad fore! correo. Que tienen que eéórllV única, zarandeada por la práctica. iT zosa de ese muftjo decir- -de corazón a cora m i. zón, de advertencia a perdón- -y le imprima birse para no olvidarse y que, del hecho mismo fructífera áirhonía- Armonía deí quehacer en code cartearse, viven enamorados. Que andan loí u í; l- rM; n v r; cos los dos, de palabra y de hecho. temea Osos y Así. pues, estos y otrra eíianiorados cpje se mún. Junto a lo saludable compartido y al poresperanzados, a cualquier hora y a cualquier escriben, depositan en sus mensajes esperanza! ténto aijhador- -aquel que no se sabe si es precio, por lo mucho que tienen que c! éc; ips y temor, ftjndidos. Of rendan Jpque tienen: yri c, reado por el impulso básico de decírselo todo Con esa fijación perpetua, harto irrepr entabíe encadenamiento de corazonadas. ¿Qué otra ó si más bien resulta que es él el que se apiada, corre y vuela en su ayuda. Ilusií de! amor. Deen un principio, que al punto se deshace 1 cosa podrían hacer? Lo que en: asumir, al silusión de la escritura. Hasta ponerse en otras sentido común al par que del común al amor hacerlo, todas las consecuencias. Resumir sus manos: las de la suerte, propio. Y les es dado ver que ambos sentidos mensajes en todos los sentiííq y, con todos y guarecen de pronto desenfocados, coifusos si con ninguno, lanzárselos de lejc para represense miden, y aquí es el caso, con e! vigor radiante: tarse ¿figurarse? como sulfe decirse, al lado; que se desprende, al término, de una imagen l a colmarse en dándose; para darse de lleno Reflejo elemental de tanta intimidad en activo palpable, compartida, que tal vez se podría dejar cdi a u s e n t e con lo más inestable a buen sey. por lo que se dice, ya en pasado, son gunos morir así. a su aire y casi imantada: estar donde lluro mediante un cruce bador, sin nada a fragmentos del cancionero popular contemporáno se está- -no estar donde se estaría. Y, sin ciencia cierta en el tintero, dé dichos y miradas y neo: la música y la letra de un sentimentalismo embargo, a riesgo de arrancar de Ic eüredesin tapujos, discografía abiertamente pasional, dores lo risible del escamiento ¡Lárgate, lárdescarada tonada. El tango, cosa que a nadie gate, profano! Certímaco 0 t íf i sin extrañará, ha sonado para quejarse de la carta cesar es lo suyo, no ceder ni un pelo estarse ahí j nás recibida Su carta no llegó) o para redacPor eso. en los epistolarios amorosos, dícese de continuo, metido éfí ello, sintiern íj Apestar, en La cartíta, la del dolido adiós: Con mi que en desuso, la intimidad se activa echando tar de no saber cómo expresarse entonces, mano, sobre e! papel, de múltiples y contradichumilde cartita te mando, ceñidos y envueltos cuando quiere decírselo todo aí que en atíüeWa ¡lorios recursos formales (teatralidad, desgarro, en negro crespón. tus retratos, tus rizos, tus dor. ambigüedad, pudor, cursilería, malicia, m atrevimiento) que tienen por empeño exclusivo conseguir que el latido del otro, no uno cualquiera, se quede trastocado mediante el don; que esa ausencia lectora- -el fiel destinatario- que es quien dicta el reclamo, se encuentre y se comprenda, de lejos y de lleno, en la razón de amor del remitente- -en falta hace un instante, en blanco- pues que, a carta cabal, sólo ahora, por fin. se corresponde, luego de abrir el otro el sobre, con lo más anhelado, allí interiorizado y escrito: llegar a ser el otro como sea, arrancarle respuesta a esa zozobra, confundirse de aliento en tal vaivén. Fatalidad, obstinación y técnica. L H I Entretanto, si hay que decirlo todo acerca de ellos, cuando en todo se ven sobrepasados. aguardan que algún dios- -por ejemplo. Mermes, voluble y rápido- -se ocupe, en e! revuelo del alegre trayecto, de corregir deslices y añadir eficacia al mensaje. En realidad, solamente le piden al dios de pies alados que ejerza sus funcio- h r- 32 19 de noviembre de 1998