Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC Cultural De boca en boca IGNACIO RUIZ QUINTANO Zush Al final, todos queremos Teoría del homo aequalis: Al final- l o dice proverbialmente el pintor Fernández de Molina- todos queremos. Ordeñar la juventud, sin ir más lejos. Los padres quieren parecerse a los hijos, y los sabios americanos que se han puesto a ello pretenden haberlo conseguido con un regate de cola de vaca m YAA l e p w e i i e i i éitisiffls ¡rawanas con a y u d a de óvulos de w s a lYítwímtr d Prensa de paralíticos en un asilo del Estado -se torna risueña tras el último avance científico producido en los Estados Unidos, donde los sabios han provocado el rejuvenecimiento de células humanas con ayuda de óvulos de vaca, tai que una receta de la Parabere. ¿Cadera- tapa o babilla- lengua a la escarlata, redondo a la Bourgeoise o solomillo al Gran Duque? Ah, la vaca, mansa y estoica, que va caminando por su caminito, no tiene alas y va despacito como reza la adivinanza infantil que todos los días, al caer la tarde, sale de los labios de los pobres del valle del Indo. ¿Habrá en el mundo vacas más benignas que éstas? n. fe l r %ii4- fíCA vi íí JA, ÍT i Dibujos: Francisco Díaz de León P AUL Éluard: No ha de llevarse la vaca al pasto ralo y seco al pasto sin molicie. En el Egipto que recuerda Terenci Moix, la diosa madre adoptaba la forma de la terrible Isis, que era una vaca lechera, árbol de la vida y trono de los faraones, a los que se representaba mamando del pecho de Isis, cuya leche otorgaba la inmortalidad, como aquí, entre nosotros, la prosa de la Academia. La hierba que la recibe ha de ser dulce como un hilo de seda, un hilo de seda dulce como un hilo de leche. Académicamente hablando, Camba prefería el modelo francés, que mantiene a los escritores muchos años en adobo antes de ingresar sous la coupole, porque la Academia es allí el premio de la gota, de la arterieesclerosis y de otras muchas dolencias conservadoras, producidas generalmente por el exceso de ácido úrico, que no sé yo si tendrá algo que ver con la leche. Madre desconocida, no es propio de los niños el desayuno, sino la leche sobre la hierba. Mas para ser académico en España, como para ser faraón en Egipto, Camba juzgaba indispensable encontrarse por encima de las ideas y de las sensaciones, en ese estado especial de perfección que nosotros llamamos chochez, proponiendo, aunque sin éxito, el ejemplo de la Iglesia, que no canoniza a los santos en vida, a fin de que nadie pueda presumir de haberse tomado un café con leche leyendo el periódico con San Fulano o San Zutano, que siempre resta misterio. La hierba ante la vaca, el niño ante la leche. Pero su expresión más sombría de la Academia- reunión i i M O J é ü Si iB sniffiesio Umu l ff p a paifss uís mBkm es iiií m iéit d e libertad Unix M e d r e n O f presid i9 fe é leí Pipuf aeión úe V a Í i i o i ¡d CADÉMICOS de acá y de allá, y para reclamar de los políticos españoles y ultramarinos un compromiso- económico- de presera ación de la lengua común en el siglo XXI han suscrito en Valladolid un manifiesto- Una lengua para un milenio- que define el español como un inmenso tesoro que es oratoria pomposa, de literato que hace política para estrechar lazos, objetivo, como se sabe, de cualquier movimiento americanista. Y no dude nadie de que para apretar el nudo de la lengua con las tierras ultraatlánticas- Ayala por acá, Sábato por allá- ha sido elaborado este Manifiesto de Valladoüd que el señor Ruiz Medrano, presidente de la Diputación A local, poseído de su trascendental importancia, tampoco ha dudado en describirlo como un mojón de libertad Y, calentándosele la boca, aclaró: Como una señal permanente que concentra los linderos de heredades, términos y fronteras del idioma. Se dirá que un idioma capaz de producir imágenes como mojón de libertad para representar un manifiesto no necesita de ninguna preservación, y menos proviniente de la política, donde no falta- el público señala al pujolismo- quien trata de aprovecharse del mojón para jugar al chito. Como presidente de una Diputación, el señor Ruiz Medrano podía haber recurrido al apoyo patriarcal de los refranes, pero hay que reconocer que la frase un mojón de libertad si se pronuncia en defensa del idioma y prendiendo los pulgares de las axilas, es un casco de oratoria digno de alguien capaz de hablar de tú a tú a Pizarro. EL M I I 6 I P O ¿Un consejo p a r e q u i e n q u i e r a dedlicarse l a l i t e r a t u r a? Pues q u e coja p a p e l y escriba Tom S h a r p e escritor. E L purismo y la intransigente pedantería son, según Borges, los mayores peligros del lenguaje, que sólo tendría dos dialectos, el académico y el popular, si bien es verdad que, al menos aquí, el Estado no garantiza más prosa que la de la Academia. Prosa de labor y prosa de lidia, como nuestros bueyes. ¡Oh gran buey! ¡Oh divino tiro del arado! (Bertolt Brecht) ¡Toros de atlante, fatuos y cerriles! (Femando Villalón) Bien, pero ¿qué opina usted del Manifiesto de Valladolid? Y mugió sentado en la muga. 19 de noviembre de 1998 27