Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC Cultural Trasplantes celulares gue una mezcla de distintas células diferenciadas que se autoorganizan de forma aleatoria. Sólo en algunos casos, el equipo de Wisconsin produjo algunas células específicas, como neuronas y del músculo cardiaco, gracias a factores de crecimiento y hormonas. Estos científicos creen que ese problema es solventable, pero admiten que serán necesarios años de investigaciones para conocer los mecanismos moleculares que convierten una célula pluripotente en una específica de los huesos o de la piel. Aunque células del músculo cardiaco del ratón, producidas a partir de estas células madre, han sido ya inyectadas e integradas Grial de la biología J A obtención de células madre totipotentes a partir de embriones era uno de los santos griales de la biología celular. Y la razón es que reúnen cuatro características que las convierten en claves para aplicaciones terapéuticas, científicas y farmacológicas. -Pluripotentes. Pueden originar virtualmente cualquiera del cuerpo humano. Específicamente, todas las que se derivan de tres capas celulares del embrión: las del epitelio del intestino (endodermo) las constitutivas de los huesos, cartílagos y los músculos (mesodermo) y las del epitelio neural, el ganglio embriónico y el epitelio escamoso estratificado (ectodermo) -Capacidad de autorenovación. Bajo ciertas condiciones en cultivos de laboratorio, estas células se pueden autorenovar sin alterar su estado no diferenciado. Por tanto, son una fuente constante de células madre normales. -La enzima de la inmortalidad. Han demostrado capacidad para expresar continuamente telomerasa, lo que las convierte en inmortales. -Estructura cromosómica normal. Incluso después de un prolongado crecimiento in vitro, mantienen estables sus cromosomas. Fuente de células especializadas EÓRICAMENTE, la consecución de células madre humanas tiene un enorme potencial biomédico para trasplantes celulares, siempre que se resuelva, probablemente con manipulación génica los problemas de rechazo inmunológico. Estas células pluripotentes son las precursoras de 251 tipos diferentes de células diferenciadas humanas, pero desde el punto de vista biomédico, las más relevantes son las siguientes: -Gardiomiocitos. Las células del músculo cardiaco no se multiplican en su fase adulta. Un millón y medio de personas en todo el mundo sufren infartos de miocardio, cuya primera causa son los daños celulares en el tejido muscular del corazón. Experimentos con roedores prueban que el trasplante de card. iomiocitos puede regenerar los tejidos dañados. -Células hematopoyéticas. Su obtención a partir de células madre podría tener gran impacto terapéutico en el tratamiento de ciertos cánceres y anemias celulares. -Células endoteliales. El trasplante de estas células podría restaurar vasos sanguíneos dañados por ateroesclerosls y quizá generar nuevos vasos en regiones isquémicas del corazón, el cerebro y las extremidades inferiores. -Productoras de insulina. Actualmente, los investigadores no disponen de células pancreáticas productoras de insulina. El desafío es inyectarlas a pacientes con diabetes insulinodependiente de tipo 1. -Neuronas, Con ratones se ha demostrado que es posible obtenerlas a partir de células madre. En humanos podrían utilizarse contra el f arkinson, el Alzheimer y los ictus cerebrales. -Fibroblastos. Junto a los queratinocitos de la piel servirían para tratar quemaduras y cicatrizar herídas. -Condrocitos. Las producción en laboratorio de las células constitutivas de los cartílagos sería de gran importancia para paliar la osteoartritis y la artritis reumatoide. 12 de noviembre de 1998 T 2 %i M Células productoras de insulina en el páncreas con éxito en los corazones de ratones vivos, es muy posible que, en humanos, estos trasplantes sean rechazados por el sistema inmune del paciente. Evitar este problema obligará a buscar nue vas soluciones tecnológicas. Una de las apuntadas sería la creación de graneles bancos con líneas celulares de este tipo. De esta forma sería posible elegir, en una muestra amplia, células inmunológicamente compatibles. Otra posibilidad es el desarrollo de técnicas de ingeniería genética para desactivar aquellos genes de estas células que activarían la respuesta inmune del paciente receptor o incluso sustituir estos estos genes foráneos con otros del individuo que recibirá el trasplante celular. A. AGUIRRE DE CÁRCER J M. FERNÁNDEZ- RÚA El ratón mostró el camino L f OS primeros intentos de aislar y cultivar células pluripotenciales se remontan a la década de los años 60, cuando se demostró que células tumorales de ratón eran capaces de formar múltiples tejidos. Tras años de investigaciones, en 1981 se logró por prímera vez cultivar células madre aisladas de embriones tempranos de ratón. Entonces se comprobó que tenían capacidad para generar todas las demás del organismo del ratón. Los beneficios fueron enormes para los científicos, ya que la experimentación con estas células desembocó en la consecución de numerosos ratones con genes manipulados o desactivados, de tal forma que desarrollaban enfermedades similares a las humanas. Desde el punto de vista biológico, este avance reveló grandes diferencias biológicas en el desarrollo de ratones y humanos, lo que obligó a intentar este tipo de cultivos con mamíferos superiores, más semejantes al hombre. En 1987 se logró con células de oveja; un año después de hámster; en 1990 de cerdo; en 1993 de ratón y, en 1995, el equipo del profesor James Thomson, lo consiguió con primates. Finalmente, este mismo equipo de investigadores de la Universidad de Wisconsin en Madison y otro de la Johns Hopkins lo han logrado a partir de embriones humanos. 58