Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC Cultural ESTE importante avance científico está destinado a revolucionar, quizá en una década, los trasplantes de células y tejidos contra múltiples patologías humanas producir en laboratorio células diferenciadas y tejidos específicos que, a través de trasplantes, serían claves en el tratanniento de numerosas patologías humanas, desde el cáncer y la diabetes a ciertos desórdenes cardiacos y neurodegenerativos. Además, facilitará que los actuales y lentos ensayos clínicos con prometedores fármacos experimentales tengan una rápida y decisiva criba. Por último, los investigadores que exploran la biología del desarrollo humano tendrían acceso a las células que, en una fase muy temprana del desarrollo embrionario, orquestan todo el repertorio de células y tejidos presentes en un organismo adulto. Estas tres grandes líneas de investigación se ven, no obstante, amenazadas por una pléyade de obstáculos éticos, legales y científicos, que pueden demorar su inmediato desarrollo. LA obligada manipulación de embriones despierta recelos éticos, una dificultad añadida a esta técnica, que todavía deberá superar una serie de problemas científicos aunque su blanco fueron células germinales primordiales aisladas de fetos abortados. El potencial terapéutico y científico de este avance ha vuelto, de esta forma, a encender la mecha sobre la posibilidad de levantar esta moratoria en EE. UU. (En España este tipo de experimentación con embriones es directamente ¡legal en virtud de la legislación sobre fecundación in vitro) Sin embargo, las primeras reacciones de los dirigentes políticos de ese país no apuntan en esa dirección, ya que la técnica se antoja un posible atajo o camino paralelo que conduce a la clonación humana. Escollos técnicos Las células madre pueden generar células hematopoyéticas que se utilizarían contra el cáncer AGE La espina ética La primera remora se deriva de las connotaciones éticas que rodean a estos trabajos. El profesor Thomson ha tenido que trabajar con fondos privados- el equipo del Johns Hopkins está subvencionado por la misma empresa- ya que desde hace cuatro años la Cámara de Representantes de EE. UU. mantiene la prohibición de conceder fondos a investigaciones con embriones humanos. En previsión de posibles problemas legales, Thomson trabajó en una instalación de su laboratorio donde ningún equipo, ni siquiera las extensiones eléctricas, ha sido comprado con fondos federales. Con las mismas precauciones, utilizó para su experimento embriones de sólo 140 células que habían sido descartados, por innecesarios, por parejas sometidas a fecundación in vitro. La estrategia de John Geaghart fue similar. 12 de noviembre de 1998 Tres escalones hasta la cima J A disponibilidad de estas células embrionarias en laboratorio supone un primer e importante paso para su aplicación en trasplantes celulares y de tejidos. Pero ahora deberán superarse tres nuevos peldaños antes de alcanzar esta cima. -Producción a gran escala. Los científicos deberán desarrollar un proceso estándar para conseguir células diferenciadas susceptibles de trasplante a partir de estas células pluripotentes. Este objetivo incluye factores tan importantes como los medios de cultivo, factores de crecimiento y marcadores fenotípicos. Será necesario mejorar una avanzada técnica de ingeniería genética que permita dirigir un gen a una localización específica en los cromosomas. -Control de la diferenciación celular. El segundo reto consiste en desarrollar tecnologías que no ofrezcan una amalgama de células diferenciadas, sino conjuntos celulares previamente programados genéticamente para conseguir tejidos concretos. También habrá que resolver técnicas que eviten el rechazo inmunológico cuando se realicen los trasplantes celulares- Un modelo con primates. Antes de cualquier aplicación terapéutica será necesario ensayos in vitro y con modelos animales, preferentemente primates. El peligro, advierten algunos científicos, es que esta provechosa área científica quedará en manos de laboratorios farmacéuticos. De hecho, la empresa que ha financiado estos trabajos ya ha protegido la técnica con una patente, que le reportará importantes beneficios si algún otro equipo científico se decide a desarrollarla. Y esta cuestión va a ser absolutamente necesaria para que realmente sea rentable. El trabajo de James Thomson es consecuencia en gran parte de la reciente disponibilidad de nuevos nutrientes que facilitan el crecimiento, fuera del organismo humano, de embriones en una fase temprana de su crecimiento que es crucial para aislar estas células pluripotentes. En un ambiente bioquímico adecuado, Thomson ha logrado cultivar y hacer que se multipliquen estas células primordiales sin que pierdan su estado juvenil. Sólo cuando estas condiciones desaparecen, comienzan a diferenciarse en las específicas de numerosos órganos humanos. Sin embargo, este proceso es por ahora incontrolado. Se consi- 57