Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC Cultural Otras músicas Kepa Junquera, la voz cosmopolita El próximo 18 de noviembre el Palacio de Congresos de Madrid recibe la visita de Kepa Junquera y un nutrido grupo de amigos- c o m o Pedro Guerra, Phil Cunningham, Dulces Pontes, Justin Vali, etc. -para X presentar un disco doble Bilbao 00: 00 H. En días sucesivos, este joven trikitilari (del acordeón vasco) viajará a Oviedo (19) León (20) San Sebastián (22) Barcelona (23) y Málaga (25) Los colores vascos y los aromas de tantas latitudes como le acompañan se convierten, así, en la gala de otoño del nuevo folk W ON Kepa Junkera, uno de los trikiti laris de crédito más enjundioso e imponente de la renovación folclórica vasca, se produce un fenómeno contradictorio. Aunque es una figura de culto entre quienes apuestan por revestir con una sonoridad contemporánea cualquiera de esos materiales extraídos a la A asta memoria popular de Euskadi, sigue siendo un enorme desconocido para aquellos que sólo frecuentan los canales mayoritarios. Es el precio que, a los grandes intérpretes de música popular de cualquier parte del mundo, les es preciso pagar cuando no frecuentan los catálogos de las fonográficas multinacionales o, simplemente, rehuyen de forma sistemática sus métodos de trabajo. Ese es el caso de Kepa ahora, ya que la publicación hace algunos meses del disco Bilbao 00: 00 h, con un elenco de invitados más que sustancial, representa la concesión más grande que el intérprete ha hecho jamás a unos objetivos claramente inscritos en los códigos del mer. cado. De hecho- como afirmaba una publicidad reciente en ese santuario del periodismo especializado en música tradicional, que es Folk Roots- ha comenzado el músico a registrar cifras próximas los 30.000 ejemplares vendidos en apenas dos meses del mencionado Bilbao 00: 00 h cuando de su anterior disco Leonen orroak, de 1996, injustamente sólo unos pocos tuvimos aviso. Z V -J. deón diatónico norteño, con el que afirma pretender expresar esas sensaciones íntimas que han terminado sustituyendo a las ajenas, con las que siempre se parte en la salida. Intento, en fin, contar cosas que sean coherentes con mi forma de contemplar la vida: reservada, pero a la vez temperamental. La trikititxa es temperamental, muy rítmica Sin duda, un utillaje que ha debido servir decisivamente al frenético proceso de rastreo de perfiles de procedencia múltiple, con los que Kepa ha venido aliñando sus sucesivos trabajos. Así, desde aquel Kepa, Zabaleta eta Motriku, de 1988, hasta el mencionado Bilbao 00: 00 h. del presente año, sin olvidar Triki up (1990) Trikititxa zoom (1991) Trans- Europe diatonique (1992) Kalejira al- buk (1994) Lau eskutara (1995) y Leonen orroak (1996) queda demostrado a las claras que sus invenciones pueden sobrevivir adornadas con timbres llegados de otros ámbitos, sin perder un ápice de su identidad. Una dimensión abierta Kepa, por otra parte, es de los que saben que la música no es una sola que las formas de expresión popular pueden ser muchas y crear ilusiones revelando parecidos de identidad entre las culturas más dispares. A muchas de ellas se ha acercado ya con interés el músico, intentando comprender su funCultura diatónica damento, animándolas e incorporándoles, incluso- como hizo recientemente duLa carrera de Kepa Junkera, aún no muy exrante la última edición del Festival de Folk tensa, está repleta de infinitos aciertos al lado de de Getxo- el abrigo de una gran orJulio Pereira, los Chieftains, Pedro Guerra, La questa sinfónica, que, en fechas muy usgaña. Ibón Koteron, Phil Cunningham, próximas, sé bien que adquirirá forma Dulce Pontes, John Kirkpatrick y Riccardo Tesi, de disco. entre otros (siendo precisamente los dos últimos coprotagonistas de un excelente disco que, con Con él, como con Carlos Núñez el título Trans- Europe diatonique sirvió a Kepa hace un par de años, llega una para exponer sus primeras experiencias en Eunueva fuerza, una cabeza musical ropa) y resulta inseparable del resurgir de la con las ideas bien proporcionadas música de su país, impulsada en primera instan- y dispuestas, que ha logrado dotar cia por el veterano grupo Oskorri, con el que de una dimensión incontestableKepa viene manteniendo fructífera colaboración mente cosmopolita la música de su tiedesde 1983. De ellos ha dicho en múltiples ocarra. Unas maneras, en fin, que son descosiones el músico: Todavía ahora, cuando lo munal lección de sentido común para quienes, pienso, me parece impensable haber concontrarios a razón, sólo ven en la música traditactado con Oskorri alguna vez Y, aún, afirma: sica siempre fue algo vital revela. Comencé cional exclusiva cuestión de sacralización de lo Son, junto a Mikel Laboa y Benito Lertxundi, la en un grupo de danza local. Acudíamos a rome- caduco y rara vez savia generosa que recorre el leyenda más grande de la música vasca rías V a fiestas de toda índole, con las que pude tejido social, vigorizando la cultura. Su concierto Nacido en la ciudad a la que homenajea en su trabar contacto con las musicalidades autócto- volverá a ser una cata excelente de emociones. óítimo álbum, a Kepa Junkera la música popular nas de Euskadi, siempre de un modo autodile sedujo a edad muy temprana. Para mí la mú- dacta Su instrumento es la trikititxa, o acorLUIS MARTÍN V 52 12 de noviembre de 1998