Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C de la ciencia 24 dejuUodel 998 SEVILLA ACOGE EL PRIMER ACELERAOOR ESPAÑOL A Universidad de Sevilla ha puesto en marcha el Centro Nacional de Aceleradores (CNA) que cuenta actualmente con un acelerador electrostático de tamaño medio. Se trata de una instalación única en España y permite un salto cuantitativo importante en nuestro país, situándonos al nivel de otras naciones de nuestro entorno, como Francia, Alemania, Inglaterra e Italia, que tienen aceleradores de partículas ubicados en Centros de investigación universitarios e- in- -dustriales. La inversión realizada ha sido de unos 900 millones de pesetas; 150 millones ha costado el acelerador, 100 millones para el equipo científico auxiliar y 650 millones para el edificio y sus instalaciones básicas. La fuente principal de financiación del Centro ha sido hasta ahora la concesión a la Universidad de Sevilla de fondos FEDER por valor de unos 900 millones de pesetas para este Proyecto. El 70 por ciento de i esta inversión procede de la Unión Europea y el 30 por ciento restante del II Plan Andaluz de Investigación, Consejería de Educación de la Junta de Andalucía. Con esta financiación se ha construido en terrenos del Parque Tecnológico Cartuja 93 de Sevilla la primera fase del CNA, que incluye la sala Tándem y el edificio representativo. En la sala Tándem se ha instalado ya el primer acelerador de iones de nuestro país: un acelerador electrostático tipo Tándem de tres millones de voltios de la firma norteamericana National Electrostatic Corporation (Midleton, Wisconsin) El edificio representativo alberga los despachos, la biblioteca, la sala de conferencias y demás instalaciones de apoyo necesarias para el normal desarrollo de un moderno Centro de Investigación. Actualmente se está elaborando un convenio de colaboración entre la Universidad de Sevilla, la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas para el mantenimiento y uso de la L España ha dejado de ser uno de los pocos países europeos que carecía en su territorio de un acelerador de partículas para investigación. Tras el fracaso de la Fábrica de Taus un coiisionador del CERN que estuvo a un paso de construirse en Andalucía, la Universidad de Sevilla ha instalado el primer acelerador de iones de nuestro país. Se trata de una herramienta fundamentalmente dedicada al análisis de materiales, que tendrá también aplicaciones científicas en biología y medio ambiente, entre otros campos. En estas páginas, este proyecto del Centro Nacional de Aceleradores es analizado por su director, el físico Miguel Ángel Respaldiza Galisteo y el vicerrector de investigación de la citada Universidad, José M. Vega Piqueres tiéndonos conocer propiedades del material estudiado. Es importante destacar el hecho de que un acelerador no es un sistema que genere energía, y por tanto no tiene nada que ver con un reactor nuclear. Por la naturaleza del acelerador no existe ningún riesgo de contaminación radiactiva. Un acelerador es comparable a una equipo de rayos X convencional. Cuando está inactivo no produce ningún tipo de radiación. Cuando está en funcionamiento es necesario tomar precauciones por la emisión de radiación debido a la interacción de las partículas aceleradas. Normalmente, los aceleradores cuentan con un blindaje biológico que reduce la radiación que reciben las personas que trabajan en él a niveles por debajo de los legalmente permitidos. El uso de un blindaje de hormigón en la sala del edificio que alberga el acelerador hace que los niveles de radiación en el exterior sean absolutamente inapreciables. Existe una amplia variedad de aceleradores, que se diferencian principalmente en la energía a que aceleran las partículas y en los mecanismos físicos de aceleración. En general, cuanto mayor sea la energía de la partícula, menor es la escala de dimensiones que se observa del material sobre el que inciden. Así, aceleradores pequeños, de energía hasta unos millones de electrón voltio (MeV) son útiles para estudiar la composición atómica de los materiales. Los aceleradores medianos, desde unos MeV hasta unos mil MeV, dan información sobre la estructura de los núcleos atómicos presentes en el material. Los grandes aceleradores, de energías superiores a mil MeV, sirven para estudiar la estructura de protones, neutrones y otras partículas subnucleares. Los aceleradores medianos, como el Tándem instalado en el CNA, han cumplido una labor fundamental en el desarrollo de la física nuclear. Hoy día, estos acele- El acelerador cuenta por el momento con dos líneas de haz para estudios instalación en investigación y desarrollo. Dicho mantenimiento se ha estimado inicialmente en 50 millones de pesetas anuales sin contar con las dotaciones de personal, integrado por un director técnico, tres auxiliares de laboratorio y un administrativo, además del personal científico hasta ahora todos pertenecientes a la Universidad de Sevilla. Un acelerador de partículas es un sistema que permite acelerar partículas cargadas, tales como protones, partículas alfa y otros muchos iones atómicos, hasta conseguir altísimas energías. Estas partículas a altas velocidades se hacen incidir sobre una muestra de un determinado material para estudiar su estructura o su composición, o bien para modificarlo. Como consecuencia de la interacción de las partículas del haz de iones acelerado con los átomos que componen la muestra, aquéllas pueden dispersarse o producir nuevas partículas que son recogidas mediante sistemas de detección específicos, permi- 350