Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 dejuHodel 998 A B C de la música 1 Gü DE VIVA VOZ L jAnyAmeiDA A obligación de un columnista es informar y opinar. Cuando además ama aquello de lo que escribe, intenta influir para que las cosas funcionen cada vez mejor. Con la columna Asturias intenté ayudar a la subsistencia de la ópera en Oviedo y el objetivo se ha cumplido. Preveía que el propio vicepresidente del Gobierno intervendría y así ha sido, con sendas llamadas tranquilizadoras a la Asociación de Amigos de la Ópera. Lo que no preveía era que al director general del INAEM le iba a caer un rapapolvo. Sucedió y su reacción fue inusitada. Inmediatamente dirigió un par de cartas, imprecisas y veladamente amenazadoras, ai presidente de la Asociación. Ai parecer, con anterioridad a sus declaraciones, le había enviado otra carta, el pasado 18 de junio, prometiéndole apoyo. Dicha carta, como ha recogido toda la Prensa local, nunca fue recibida en la Asociación y su registro de salida del Ministerio es tan posterior como para que alguien fuese cesado por incompetente o manipulador. Las nuevas cartas de Marco causaron malestar en la Asociación, por más que los apoyos oficiales ya estaban garantizados por el vicepresidente primero. mñM mmm LA DEMOCRACIA EN POLÍTICA CULTURAL ES UN ERROR trario, pienso que se escucha menos porque él siempre ha tenido un hueco importante y ahora está muy limitado. Pero es inevitable que al ocupar un puesto político sus apariciones se aireen más. También me imagino que siempre es posible que algunos se acerquen a su obra a la sombra del cargo. Si esto me sucediera a mí, sería una razón implacable para impedir su estreno y estoy convencido de que Mar- co es de la misma opinión. ¿Cómo definiría el papel de Marco en la historia de la música española de final de siglo? -Marco ha sido un regalo para los compositores contemporáneos. Siempre hemos encontrado un lugar allá donde él estuviera, a pesar de la especial dificultad del momento que vivimos para la creación actual. Independientemente de sus simpatías o antipatías, nunca ha cerrado la puerta a nadie. Y si ha podido favorecer a algunos es por una mera cuestión de criterio. La democracia, entendida como una injustificada necesidad de satisfacer a todos, en política cultural es un error. Si hubiera un poco más de rigor no se producirían hechos tan lamentables como el de Luna E L compositor y director de orquesta José Ramón Encinar ha sido uno de los protagonistas del curso que concluye. Después de hacerse cargo de la dirección musical de Los amantes de Teruel en el Teatro de la Zarzuela y del estreno mundial de La Celestina de Bernaola en el Real, ha participado en varios actos de los festivales, de Granada y Segovia, así como en el ciclo organizado por el Pabellón de España en la Expo lisboeta, al frente del Proyecto Gerhard. Encinar, que además de músico es un refinado intelectual, estrenará la próxima semana, en Segovia, en versión de concierto, el Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías de Tomás Marco. -Usted dirigió el reestreno en Madrid de Los amantes de Teruel de Bretón que no fue muy bien recibida. -Creo que fue una obra injustamente mal acogida. Quizá porque había una idea prefijada de que se trataba de algo aburrido, como incluso algunos compositores amigos míos me transmitieron. Es verdad que no es una ópera compacta, ya que flojea en el primer acto. Pero el tercero es redondo, de principio a fin. Para mí es mucho mejor que algunos verdis que se escuchan por ahí como I Masnadieri Attila o La batalla de Legnano -También estrenó La Celestina de Bernaola. -Es de lo mejor que ha hecho el músico vasco. Muy sencilla, que no simple, ha sabido estar al pie de la idea dramática de Marsillach. Es una obra que funciona muy bien en el escenario y que, además, me ha permitido trabajar con un artista del nivel de Ramón Oller, que para mí ha sido todo un descubrimiento. -Después llegaron los espectáculos de Lorca en Gra- nada con una obra de Henze, que raramente se interpreta, y Maderna. -Es verdad que Henze se ha tocado poco. Para algunos, Henze resulta un poco conservador, aunque no sea el caso de El rey de Hariem una composición excelente que además contrasta bien con la de Maderna, dotada de una sutileza exquisita. -En Segovia se ha sustituido a Henze por Tomás Marco. -Es que El rey de Hariem funciona mal si no se representa y en Segovia no había dicha posibilidad. Como yo me encargué del estreno del Llanto por Ignacio Sánchez Mejías en Lisboa, pensamos que sería interesante equilibrar el programa con la obra de Marco. ¿El hecho de ser director general del INAEM parece condicionar, positivamente, que la obra de Marco se toque más? -De entrada hay que decir que el Llanto es una composición muy hermosa, una sinfonía coreográfica en cuatro movimientos que tuvo en su estreno un impacto sorprendente. Yo no creo que por ser director general la obra de Marco se toque más. Al con- Los hechos son incuestionables. A tres de julio aún no se conocían las subvenciones del INAEM para e! año en curso. Se comprende que Marco no haya tenido tiempo de conyocarlas, tan ocupado en otros asuntos como intentar que el pabellón español en la Expo lusitana promoviera su ópera Oceánides compuesta en la clave temática del certamen. Ai contestársele que no era de recibo, sus reacciones fueron tales como abandonar Lisboa el mismo día en que Halffter estrenaba escenas de su Don Quijote para no encontrarse con los responsables de la Expo. Estuvo, fuera de la Expo, para presenciar las representaciones de su Llanto que, por- cierto, se ofrece en el Festival de Segovia- que cuenta con subvención del tNAEM- sustituyendo a la obra de Henze que se empareja con la de Maderna en las demás ciudades que la han copróducido, Granada y Madrid. Desde Santiago a Ayamonte se programan obras suyas. Fernández Rubio, en El país definió hechos similares como Marcotráfico Un ejemplo simpático: en Diario 16 siendo gerente de la ONE y crítico de aquel medio, se publicó con su firma el comentario al estreno, de una obra de... Tomás Marco. Sorprende que Esperanza Aguirre, persona resoluta y honesta, no haya actuado aún. Si era por ignorancia, ahora ya sabe cómo está su casa y ha de poner orden. Aunque soto sea para que, por ética, no se estrellen obras de Marco en manifestaciones subvencionadas por el INAEM. O que tas orquestas y directores que acuden a las ofiGtaies no programen más tarde sus QbTás. Vó es nPiucho pedir. Gonzalo ALONSO -Es una visión un poco negativa de la realidad cultural. -Yo me atrevería a decir, con cierto sarcasmo, que tenemos los días contados. Se buscan sistemas para agradar a todo el mundo. No creo que el arte tenga un. porvenir mientras sólo se justifiquen los fenómenos de masas para que todo deba ser rentabilizado. ¿Cómo vamos a educar musicalmente a nuestros hijos si están a todas horas machacados por productos de consumo? Los oídos se hacen a la basura Luis G. IBERNI 43