Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C de la música ZGO y poseo, déjame dormir bosteza el dragón Fafner desde el fondo de la cueva donde habita y guarda el tesoro. Quizá se dirá lo mismo para su coleto Wolfgang Wagner cuando el Festspielhaus reabra mañana puntualmente sus puertas esta vez con la reposición, posiblemente la última, de la producción del Holandés errante de Dieter Dorn, estrenada en 1990. Ya pueden llover las críticas serias o las escandalosas. Con la maquinaria bien engrasada, el Festival dará las 30 funciones habituales en las fechas asimismo tradicionales- 25 de julio a 28 de agosto- y si las representaciones fueran 50 tampoco podría atenderse toda la demanda. Hay listas de espera hasta el año 2005. Según una encuesta de la Universidad de Bayreuth (1996) sobre una muestra formada por 846 visitantes, el tipo medio se describe así: Cincuenta años, casado, titulado superior, empleado directivo, alto funcionario o profesional liberal, ingresos medios entre 6.000 y 10.000 marcos mensuales y de orientación ideológica liberal ligeramente conservadora Es decir, burguesía media, educada, de orden, aunque a veces se irrite con algunas puestas en escena y lo manifieste con sonoras protestas; gente que busca en Bayreuth el máximo nivel musical Entre los títulos preferidos de Wagner: el Anillo (263 respuestas) seguido de Tristán (174) Parsifal (84) y Maestros cantores (71) 24 de julio de 1998 Y FESTIVAL DE BAYREUTH C: ií a Wolfgang y a Manfred Jung puede herir la sensibilidad del espectador más templado. Con tales mimbres, Levine no consigue, entre aciertos aislados, organizar y dar unidad a esta Tetralogía en fascículos, Y el séptimo descansó En séptimo lugar, cierra la primera serie de representaciones el catéctico Parsifal del chef Ekkerhard Wlaschicha, el Alberich del Anillo va a ser también Klingsor por aquello de las afinidades selectivas. El cambio más importante se anuncia en Kundry, ya que la veteranísima Janis Martin cede los trastos a Linda Watson. Poul Elming permanece como el protagonista estable de esta producción- ¿quién se acuerda ya del fugaz Plácido Domingo? -y Hans Sotin repite su sempiterno y monótono Gurnemanz. Andreas y Falk Struckmann vuelven a alternarse en el sufriente Amfortas. Sinopoli, quien vela ya las armas para el nuevo Anillo el del segundo milenio, ha mejorado algo con el paso de los años, pero no puede insuflar vitalidad a la que nació tan mustio. Sin embargo, aun en este estado, Parsifal merece la audición por sus características sonoras, inseparables de la acústica del Festspielhaus, y la egregia calidad de los coros de Bayreuth. Aunque seguirán veintitrés funciones más, el séptimo día Wolfgang Wagner descansará. Salvo que no me haya llegado información al respecto, esta primavera nuestro hombre no ha sufrido los virulentos ataques que en la de 1997 le lanzaron su propio hijo Gottfried, con el panfleto Quien no aulla con el lobo y su sobrina Nike, autopromocionada para- la sucesión. Mas dos nubes ensombrecen algo el horizonte. Como ha quedado expuesto aquí entre líneas, en el Festival de 1998 no actúan por primera vez en muchos años Siegfried Jerusaiem y Waltraud Meier y también falta a la cita el muy prometedor Rene Pape. Además, hace veinte días que ha fallecido Gertrud Wagner, la viuda de Wieland, coreógrafa y apoyo de su marido en los felices años cincuenta. La desaparición de Gertrud reaviva recuerdos, reabrirá heridas viejas y, sobre todo, viene a advertirle a su obstinado cuñado lo que Erda (la Naturaleza, la Tierra) anuncia en El oro del Rin a Wotan: ¡Oye! ¡Oye! ¡Oye! Todo lo que es, perece. Ángel- Fernando MAYO IB y gira 360 grados durante el éxtasis del Holandés y de Senta. Se presenta en Bayreuth, en el papel de protagonista. Alan Titus; Cheryl Studer se atrqye con Senta; el veterano Hans Sotin tiene tablas suficientes para Daland; como Erik debuta también Roland Wagenführer dirige el competente Peter Schneider, kaInauguración a la medida pellmeister de la casa como lo fuera Al menos desde 1995 ya estaba en su día Horst Stein. El domingo hay palabras mayoprevisto que en 1998 se dejaría des. cansar el Tristán de Barenboim- res: por tercera vez consecutiva la Müller- Jerusalem- Meier, presentado producción de Wolfgang Wagner, en 1993 y aclamado desde enton- asimismo tercera de las suyas, de ees con toda justicia. Así, agotado el Los maestros cantores La crítica modesto Tannháuser de Wolfgang ha recibido mal esta versión tradiWagner y con Lohengrin de nuevo cional en la que destaca como eleen el telar para 1999 con dirección mento escénico el fondo que delimusical de Antonio Papano, sólo mita la pradera, alegoría del globo quedaba acudir aún al Holandés terráqueo reluciente- ¡ay, las buenas errante de Dorn, puesto al pairo intenciones! -del verde de la vida desde 1995. Como se da la versión mas el público, o al menos gran original sin entreactos, que se exten- parte de él, no opina lo mismo que la derá desde las 18 horas hasta las crítica. Sólo hay un cambio en el re 20 30, la clase política, invitada a la parto, gris pero consolidado: Matinauguración, lo cfgradecerá. La pro- hias Hollé cantará Pogner. Por otra ducción, que inició la tendencia al parte, Peter Seifert (Walther) a quien Wagner de cámara a la que per- imagino pluriempieado en Munich o tenece el Tristán de Müller, es en en Salzburgo, se repartirá con Ro sí interesante, con algunos alardes bert Dean Smith las seis representatécnicos: por ejemplo, la habitación ciones. La mayor expectación de las hilanderas, uña suerte de vuelve a despertarla Barenboim, tienda de campaña grande, se eleva quien hasta ahora no ha remontado 42 FESTIVAL DE BAYREUTH Bayreuther Festspiele Tel. 0921 78780 el vuelo en esta compleja comedia humana. En 1997 tuvo problemas de salud, que comprometieron seriamente los resultados de la primera función, como pudo advertirse durante la retransmisión en directo. Sin la tensión de Tristán y se supone que descansado, este año debe ser el de su desquite magistral Inmediatamente seguirá el Anillo de Levine y Kirchner, en su cuarto y penúltimo año de rodaje. Los cambios más llamativos en el reparto- hay otros de menor importanciaafectan a Loge, pues Siegfried Jerusalem es sustituido por otro tenor debutante, Jorma Silvasti, y a Fasolt, que corre a cargo del ya citado Hollé- el Greindl de esta época, salvadas las distancias- en ausencia de Rene Pape. Como ya he referido en otras ocasiones, este Anillo de bajo coste tiene algo de tira de cómic y se extravía en gags de gusto y eficacia dudosos. Además, oírles y verles los dos primeros actos de Sigfrido