Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C de las artes 24 de julio de 1998 GERONA LOS ARTEFACTOS DE RIERA I ARAfiÓ Jardín Botánico de Caixa de Girona Cap Roig. Calella de Palafrugell Hasta finales de septiembre poder volar o sumergirse en el mar y que en su estética presencia se dejan impulsar por la imaginación del espectador. Su obsesión por este tipo de artefactos, que desarrolla desde 1983, encuentra aquí otra dimensión, más libre, menos condicionada, en ocasiones más lúdica, de manera que los zepelines, aviones, barcos y submarinos consiguen una ingravidez que los hace esbeltos, tocados de aquella ligereza que Calder sabía dar a sus móviles. Riera i Aragó, en sus metáforas de los vehículos aéreos y marinos, funde con prodigiosa habilidad la dimensión técnico- mecánica y la arqueológica. Más que objetos inermes encontramos unos seres escultóricos, unos personajes que habitan en este jardín encantado. Nos recibe con Aral y Aráis unas piezas de giacomettica configuración, simples L A invitación que cada verano tiace la Fundación Caixa de Girona a un escultor para que plante su obra en esta reserva botánica del Mediterráneo que es Cap Roig es un honor y un reto. Este conjunto de caminos, terrazas y escaleras que nos conducen de la cima de un monte a los acantilados donde rompe sus olas el mar, tiene su origen en el aiio 1927 cuando un coronel ruso y una lady inglesa decidieron transformar este paraje semisalvaje en un cuidado y exótico jardín botánico. ¿Cómo compatibilizar ese paraíso natural con las IVIactilnes de un escultor que inventa unos maravillosos artefactos que evocan las formas de los zepelines, las hélices de los aviones y los cascos de los submarinos? Este encuentro, que parecía imposible, se ha logrado gracias al talento de un artista como Riera i Aragó (Barcelona, 1954) que tiene un gran dominio del espacio, que sabe jugar con la forma y el entorno y que sabe elegir como pocos los emplazamientos de sus obras. Riera i Aragó ha transformado inteligentemente el jardín botánico en un laberinto en el que, a partir del factor sorpresa, la nota de color y las formas que se integran en el entorno, ha ido situando cuidadosamente cada una de sus obras en zonas íntimas, reservadas, casi ocultas, que el visitante debe descubrir. Fiel a su repertorio temático, nos presenta en Cap Roig quince juguetes astrales según definición de Brossa, esas máquinas imposibles, tremendamente poéticas, que aparentan En sus metáforas de los vehículos aéreos y marinos, funde la dimensión técnicomecánica y la arqueológica. Más que objetos inermes encontramos seres escultóricos grafismos espaciales que indican el camino a seguir. Como contrapunto a la monumentalidad de estas piezas y frente a una pared de mampostería sitúa Petlt avió groe de hierro pintado en amarillo, como si de una simple planta se tratara. La hélice de 4 metros de alto denominada Envol probablemente la pieza más espectacular del conjunto y el elemento de Aral (318 x 249 X 52) bronce de 1997 identificación de la exposición, es un riera i aragó puro. Más sutil en su emplazamiento y en su desarrollo son las siete placas recubiertas de agua situadas a lo largo de una terraza en las que se aprecia la progresiva inmersión de un submarino. Tres mars obra de 1996 que ya fue comentada y reproducida en estas páginas durante su presentación en la Galería Joan Prats de Barcelona, agrupa tres cuencos con agua de distintos mares coronados por una esbelta canoa que le da un toque mágico y totémico. Avió amb roda groga Avió amb cua Avió sobre vaixell y L hélix de ferro son varias muestras de esta visión idealizada de los aparatos voladores que tanto presenta en sus versiones oxidadas y herrumbrosas como con detonantes notas de color. Finalmente, cabe destacar dos obras: Sense títol y Menara la más conceptual y la más innovadora de sus propuestas, que se presenta en una sala interior del castillo de Cap Roig, y en la que se aprecia que Riera i Aragó toma otros rumbos y anuncia un diálogo más próximo con lo constructivo y arquitectónico. Una vez más nos encontramos ante una muestra del talento y la sensibilidad de este escultor que cada día consigue una mayor proyección internacional y que este verano simultanea esta exposición con otras en la Galería Joan Prats de Nueva York y en la Sala Pelaires de Palma de Mallorca y que, además, acaba de publicar con Joan Brossa un precioso libro de bibliófilo, Sextina de la memoria ancestral que contiene un conjunto de seis aguafuertes realizados en el taller de Tristan Barbará- D. GIRALT- MIRACLE fllEECIKAS PATERAS: LA LÍNEA DEL HORIZONTE Gatería Ramón Puyol Teniente Miranda, 118 Hasta el 15 de septiembre muestra la triste realidad de este escenario de dolor y muerte. Pepe Guerra, Carlos Soto y Fernando IVIartínez de Salazar promueven apasionantes juegos de color en los que se adivinan las formas inquietantes de todo ese cúmulo de trágicas realidades. Soledad, miedo, noche, esperanza, angustia, valor, cansancio... Son las sensaciones agónicas arrancadas de estos duros acontecimientos por estos tres pintores que han aunado posturas y acrisolado intenciones hasta desencadenar unos descarnados gestos pictóricos donde se encierra toda la cruda verdad que transcurre en una mínima franja de tierra y mar hasta donde llegan unos breves barcos cargados de miedo, ilusión y muerte. -B. PALOMO L 34 AS bellezas naturales de la costa campogibraltareña, las playas, todavía, casi vírgenes del litoral del Estrecho, la breve- pero eterna- franja de mar que separa dos continentes, sirve de dramático escenario a uno de los episodios más descarnados que vive la sociedad occidental. Apenas quince kilómetros alejan dos mundos, dos existencias. Tres artistas han unido sus inquietudes y han desarrollado una experiencia plástica que