Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 de julio de 1998 A B C de las artes VALEHCIfl BOLTANSKI, LA ONG DE LA MEMORIA un eco insistente y circular, caótico como un mercado, quizá como el Almudín del siglo XVI, que era un mercado. Boltanski tiene un gran sentido escenográfico, teatral. Quiere conmover haciendo de nuevo vivióle una experiencia muerta. L poeta inexistente Quebec Latreau dijo Y, sobre todo, convirtiendo la que no hay mayor cualidad, para un ficción teatral en algo de verpoeta, que la de evocar a los muertos dad, en verdad dramática, en como si fueran seres eternos, pero que no hay verdadera creación. Boltanski mayor desgracia que la de perecer ahorcados interesa porque es un docuen ese infinito árbol genealógico que es la mementalista, porque siempre moria. Este poeta indocumentado, marino mernos está hablando de algo que cante de profesión, fue rescatado del Registro ha sucedido de verdad o que Civil por Carlos Caballé y lo instaló en esa galepuede suceder. ría de seres sin biografía, abismales ciudadanos que sólo han dejado tras de sí su sombra, tamSu obra en nuestro país es bién borrada. Christian Boltanski actúa él sobradamente conocida. En el mismo con la misma levedad calvinista- a lo Reina Sofía ilustró los sórdidos Ítalo Calvino- que el imaginario Latreau: con las crímenes de El Caso en el manos en los bolsillos. Espai Poblé Nou de Barcelona creó un mercadillo de ropa Pasea Boltanski por la gran nave del Almudín usada y publicó las anónimas contemplando un anticuario de muebles viejos llamadas telefónicas que recique, además, hablan. Como siempre, su obra bía la Policía. Para Boltanski, tiene algo de ONG de la memoria empeñada en un parisiense de 1944, la vida rescatar lo olvidado, lo archivado en los registranscurre a la manera de sus tros civiles, en las antiguas casas de empeño, paisanos estructuralistas: por en los almacenes de objetos perdidos, en los Vista de Compra- Venta en el Almudín los pasadizos secretos y oscucementerios, en las hemerotecas, en los fríos ros, mientras la razón es lumidepósitos de cadáveres, en los contestadores telefónicos, en la anónima niebla de las ciuda- numbra cubiertos por sábanas blancas, guar- nosa, fría y clarividente, y él es su profeta. des sin nombre. Sólo basta mirar con las ma- dapolvos bajo los que se escucha la voz gra- Como Baldessari y la fotografía pericial, levanta nos en los bolsillos. bada de las personas que dieron vida a esos acta de sucesos cuya sola enumeración nos Decenas de personas han entregado mue- enseres. Narran sus vidas, explican los sucesos dice más que si es edulcorada con alguna inbles para exponerlos en el Almudín a petición fundamentales anudados a su corazón. Hay tención artística. Boltanski prefiere que la vida de Boltanski. Ésa es la materia de los sueños. que escuchar en silencio, acercándose, porque actúe en su caótica expresión. Mesas, sillas, butacas, espejos, escritorios, ca- todas las voces acaban provocando un murmuM. CALDERÓN mas, armarios, lámparas... se exhiben en la pe- llo hipnótico que parece venir del más allá. Es Sala del Almudín Plaza San Luis Bertrán, 4 Hasta el 8 de septiembre E Felíbe Exposición ü j u n i o Un m o n a r l a y su época éb ísm sm vU) octubrí PATRIMONIO NAaONAL Real M o n a s t e r i o de San Lorenzo de El E s c o r i a l S e r v i c i o v e n t a de e n t r a d a s 9 0 2 4 8 8 4 8 8 CAJA MADRID CAJA V ADRID FUNDACIÓN 33