Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 de julio de 1998 ABC de las artes -ÍX 1 cr h j 1 I I. Ignacio Pinazo: Baco niño 4- J h- f I J h 4 H la crónica social, ya fuera compasiva o estrictamente positivista, y por otra hacia el preciosismo nostálgico o decorativo. Esta múltiple deriva está muy bien representada, junto a algunos ejemplos aislados del paisaji no, especialmente catalán. Casi la mitad de la exposición está dedicada a los artistas de la escuela valenciana: desde los precursores, como Joaquín Agrasot, Francisco Domingo, Martínez Cubells, Emilio Sala o Ignacio Pinazo, hasta Cecilio Pía y sobre todo Sorolla, representado aquí con trece pinturas del periodo central de su carrera. Entre sus obras, que exaltan como siempre una luz cruda y deslumbrante, hay escenas más académicas y compuestas y hay también algunos pequeños estudios donde el pintor descubre una veta más moderna. La estela del naturalismo luminista levantino se prolonga luego en la obra de José Navarro Llorens y en los pintores que pasaron por el taller madrileño de SoroHa, como José I 4o ngreil, Eduardo Chicharro y Manuel Benedito. O incluso en Álvarez de Sotomayor, que sin ser discípulo de Sorolla, siguió sus huellas. Al margen de esta línea valenciana, la exposición nos reserva todavía algunas espléndidas sorpresas: desde la Niña en un huerto del sevillano José Jiménez Aranda a la íMujer desnudándose de Ramón Casas, desde el despojamiento de Beruete en sus vistas del campo toledano hasta la exuberancia colorista de los p üsajes de Joaquín Mir. í r -b V f. Quillermo SOLANA t LA que abarca entre la mitad del siglx) XJX y las primeras décadas del XXy rinde cuenta del triunfo del costumbrismo. Un triunfo paradójico, pues pronto la inflv 7i cia del realismo francés alteró la sustancia narrativa de la pintura de género de Beruete: Venta de Toiedo 29