Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C de las artes I- 24 de julio de 1998 F H ¿V 1 f 1- Ih I V -i F -1 I 1 V I H- I h -í- V r I j I r I X ni r Palacio de Revíllagígedo Plaza del Marqués, s n Hasta el 6 de septiembre Gijón lo largo de! siglo XIX, con cada nueva edición del Salón oficial de París, los críticos anunciaron reiteradamente la agonía de la pintura de historía Las grandes telas mitológicas o alegóricas, la imaginería religiosa y la epopeya nacional eran desplazadas de modo inexorabie por la invasión de las escenas de costumbres. Las hazañas singulares de personajes heroicos cedían su lugar a los pequeños hechos cotidianos, a los trabajos y los días de unos seres anónimos. Éste es el siglo XIX que se presenta aquí: el aspecto más burgués del siglo de la burguesía. Esta pintura sedujo al financiero asturiano Pedro Masaveu cuando en la década de 1970 recorría los anticuarios y casas de subastas de Madrid, Barcelona o Buenos Aires. Al morir Masaveu, hace pocos años, había llegado a reunir una vasta colección de cuadros, parte de la cual pasó al Principado de Asturias, en pago de derechos de impuestos sucesorios. En las tres últimas tem; peradas se han organizado ya varias exposi, cicxies sobre diferentes facetas de este legado- La que ahora se inaugura en el Palacio gijonés de Revillagigedo. centro cultural de A r MA 8 AVI la Caja de Asturias, es ta mayor hasta la fecha y consta de ochenta y tres piezas. Pero hay que decir que la muestra no es un simple traslado de los fondos de la colección Masaveu. El comisario de la exposición, el historiador y crítico Javier Barón, ha efectuado una selección exigente, descartando las obras de menor calidad o de atribución dudosa. Él y sus colaboradores científicos han realizado un magnífico trabajo de catalogación, poniendo el conjunto en una perspectiva histórica rigurosa. Por su parte, el equipo de restauración del Museo de Bellas Artes de Asturias ha ejecutado un impecable trabajo de limpieza de una gran parte de las obras. La exposición, que abarca entre la mitad del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX, rinde cuenta, como queda dicho, del triunfo del costumbrismo. Pero ese triunfo fue paradójico, pues pronto la influencia del realismo francés alteró, no sólo la factura, sino la misma sustancia narrativa de la pintura de género. El costumbrismo anecdótico evolucionó por una parte hacia Manuel Benedito: La vuelta del trabajo. Brujas 28 1