Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC literario Ensayo 24 de julio de 1998 China Superstar Vicente Verdú El país Aguilar. Madrid, 1998. 169 páginas, 1.950 pesetas La guerra oMdada de Filipinas Andrés Mas Chao Editorial San Martín. Madrid, 1998 239 páginas, 2.500 pesetas D OCTOR en Ciencias Sociales por la Universidad de la Sorbona y miembro de la Fundación Nieman de la Universidad de Harvard, Vicente Verdú (Elche, 1942) tiene una excepcional capacidad de observación de los gestos y hechos de la Interacción social. Pertenece al linaje de los analistas que, como Simmel, ven aquello que pasa desapercibido a la vez que son capaces de encontrar significados, rastros semiocultos en el ruido y confusión del vivir diario que, una vez recompuestos y despojados de adherencias, cobran todo su sentido y se transforman en signos de entendimiento. En la docena de libros publicados y en los constantes artículos que aparecen en el periódico que le proporciona su sustento principal, se puede sentir el olfato de Verdú para anticipar y articular lo que todavía está empezando a cristalizar. Posee la virtud de los arqueólogos capaces de reconstruir con unos pocos huesos todo un dinosaurio aunque para él sea más difícil puesto que trabaja con las líneas de fuerza y los repliegues y representaciones sociales que van conformando el devenir. La presencia de China en el planeta es colosal, sus nueve millones y medio de kilómetros cuadrados son el soporte físico de 1.200 millones de habitantes, la Gran Muralla mide 6.700 kilómetros y su gastronomía ha extendido los restaurantes chinos por todo el mundo. Sin embargo, fuera de un reducido grupo de especialistas, se sabe poco de tan gigantesco país. El famoso libro del veneciano Marco Polo (1254- 1324) II milione traducido como Los viajes de Marco Polo nos ha dejado el sabor de la China medieval pero poco más. La Revolución Cultural (1966- 1969) organizada por Mao Tse- Tung y el Partido Comunista Chino (PCC) caló en buena parte del movimiento estudiantil europeo y ios pro- chinos desempeñaron un Interesante papel en el mayo francés y en las universidades españolas. El Libro Rojo de presarios pensando en sus ventas y economistas interesados en los efectos de una devaluación del yuan sobre las economías asiáticas. La organización de China Superstar es sencilla. Unos pocos pero bien escogidos materiales de reflexión. Una primera parte dedicada a pespuntear el boom chino y en la que se presenta la reforma y las zonas económicas especiales (ZEE) una segunda, la más amplia, que bajo el título El ser chino se refiere a la religión, la sexualidad y las estrategias de los chinos ante la vida cotidiana; y, por último, una tercera parte dedicada a E Lo importante del libro no es tanto que anuncie el fin de la China ancestral a manos de un progreso que lo occidentaliza todo, sino que pone ante nuestros ojos una reflexión llena de matices sobre China Mao, una colección de máximas y aforismos del Gran Timonel, se transformó en un breviario que algunos estudiantes llevaban en el bolsillo, y entre los más fervientes se organizaron viajes- resultaban agotadores- para conocer sobre el terreno la revolución del camarada Mao. El paso del tiempo se lo ha tragado todo; los estudiantes pro- chinos no aprendieron chino, ahora se dedican a otras cosas que no son preparar la revolución, y los únicos que se preocupan por China son em 22 establecer relaciones entre Oriente y Occidente. China Superstar es un libro escrito, según manifiesta su autor, para advertir que la vieja y misteriosa China está a punto de desaparecer devorada por su propio proceso de cambio. Verdú nos informa de que en menos de 10 años China ha duplicado su renta per cápita (Japón tardó 33 años en hacer lo mismo) En 17 años, los campesinos han pasado de ser el 85 por ciento de la población al 62 por ciento. Por otro lado la delincuencia, sofocada en la época de Mao, ha crecido desde los años ochenta con fuerza y en los noventa ha explotado a razón de un 25 por ciento anual No obstante, lo importante de este libro no es tanto que anuncie el fin de la China ancestral a manos de un progreso que lo occidentaliza todo, lo crucial es que pone ante nuestros ojos una reflexión amena y llena de matices sobre China. Verdú, que no es un especialista en China, vuelve con este volumen a adelantarse a una necesidad sentida por cualquier persona culta: saber más sobre un país decisivo en el mundo de las próximas décadas. Bernabé SARABIA N diciembre de 1988, España y Estados Unidos firman el Tratado de París, por el cual, tras su derrota ante Norteamérica, nuestro país pierde Cuba, Puerto Rico y Filipinas, últimos vestigios de su Imperio colonial. El desastre del 98 produjo una crisis en prácticamente todos los ámbitos de la vida nacional. No resulta extraño, pues, que esta etapa- donde, junto a lo aciago de los hechos, surge como principio positivo una conciencia de reflexión crítica, manifestada sobre todo a través de los escritores noventayochistas- haya propiciado una considerable bibliografía que este año se va Incrementando. La doble condición de militar e historiador, especializado en el estudio de las campañas españolas en Ultramar y Marruecos, le permite a Andrés Mas Chao ofrecer en su último trabajo una valiosa aportación al conocimiento de este periodo decisivo de nuestra historia. Y su empeño es más notable, si cabe, al ocuparse del archipiélago filipino, escenario que se ha visto un tanto relegado frente a la mayor atención suscitada por el caso de Cuba. Obras como ésta de Mas Chao, junto a la recientemente aparecida de Manuel Leguineche, titulada Yo te diré... son muestra, desde planteamientos y enfoques distintos, de que lo ocurrido en estas islas del Pacífico reviste un gran interés y merece abordarse con detalle y rigor. Precisamente, estos dos elementos caracterizan a La guerra olvidada de Filipinas 1896- 1898 La obra, fruto de tres años de investigación, se centra en la minuciosa descripción y análisis de las campañas militares que se desarrollaron en Filipinas para enfrentarse a la rebelión indígena. La minuciosidad no impide, sin embargo, que se nos proporcione una visión global de los hechos y de sus consecuencias, a través de los cuatro capítulos en que se estructura el libro. El primero estudia los antecedentes de la insurrección- que no se presenta con un carácter claramente independentista hasta finales del siglo XIX- y explica el nacimiento de las organizaciones Liga Filipina y Katipunam claro signo del cada vez mayor rechazo de la población autóctona hacia la Administración española, que lleva al primer enfrentamiento de envergadura en Cavite, saldado con la pérdida de esta provincia. El segundo examina las operaciones dirigidas por el general Polavieja, quien, como nuevo capitán general de Filipinas, logra considerables éxitos, y en el tercero se abordan las actuaciones del teniente general Fernando Primo de Rivera, sustituto de Polavieja, que, aparentemente, termina con la sublevación mediante el tratado de paz de Biac- na- bato. El último capítulo describe sobre todo la batalla naval de Cavite en el contexto de la guerra hispano- norteamericana del 98, y cuenta el heroico episodio de Baler, donde un destacamento español resiste numantinamente durante casi un año, pues se niega a creer que España haya sido derrotada. El trabajo de Mas Chao no es hagiográfico. Pero sí pretende contribuir a que en la memoria colectiva no se pierda el recuerdo de unos hombres- mandos y tropa- que cumplieron dignamente con su deber. Carmen RODRÍGUEZ SANTOS