Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 de julio de 1998 A B C literario Clásicos L Sueño de vuelo. EstuA investigación dios sobre san Juan de la crítico- filológica Cruz Armando López actual, al racionaArmando López Castro Castro desmitifica por lizar el estudio de la lisu parte la obra literaria teratura mística, la lia de Juan de Yepes, pardesmitificado, por decirlo F. U. E. -Universidad Pontificia de Salamanca, 1998. 271 páginas, 1.560 pesetas. tiendo de la equiparación, de alguna forma, seculaJavier Álvarez: Mística y depresión. Trotta. Madrid, 1997. 315 páginas, 2.500 pesetas al menos en lo esencial, rizando sus puntos de de la experiencia mística y poética como dos forvista, equiparando su metodología a la de los a la no finalización de algunos de sus tratados, el mas de manifestarse la vivencia religiosa. Ambas textos profanos, y viendo en sus autores su puro tenor de su correspondencia- sintomáticamente coinciden, en efecto, en el ansia de expresar una perfil de escritor. De esa forma ha avanzado esdesaparecida casi en su totalidad- la insistencia intuición de la realidad trascendente, para lo que pectacularmente en su interpretación, tantas veen determinad 9 s tópicos y convenciones, etcéhay que aceptar el propio vacío vital, esa desces dañada en el pasado por sustraerla a un tera. El doctor Álvarez hace estas propuestas de nudez interior que aspira a la plenitud asintiendo examen científico que muchos consideraban forma respetuosa y científica. Nada tiene que ver a la irrupción del Otro- es decir, de lo divino- en irreverente, cuando no en ciertos casos sacrinuestro espíritu. Lo absoluto, por ser realidad lego. Ello le ha permitido profundizar en los teplena, exige la aniquilación del yo humano. La mas desde perspectivas de fuentes e interdepoesía mística expresaría así la subida al Otro, y pendencias, y en las formas desde mecanismos el regreso a sí mismo cargado de extraños dode retórica o estilística. Así ha descubierto en nes. ellos secretos de técnica e inspiración inasequibles a lectores de actitudes sobre todo cultuales. Mística y poesía coinciden, además, en el anTal vez nadie como san Juan de la Cruz se ha sia de unidad- anhelo de no distinción -entre beneficiado de estos cambios. Vencido hace dos polos de amor; y en la experiencia del límite, tiempo el religioso terror que sus escritos inspique ha de ser superado, al menos en aspiración, raban a Menéndez Pelayo, así como la visión un por un agonismo imposible; y en la aceptación poco maniquea de las dos laderas de que hade los valores del silencio, vaciando el lenguaje blaba Dámaso Alonso, su figura y obra basan ya humano de todo convencionalismo. El callar assu prestigio en motivos puramente racionales. pira así a lenguaje total, apuntando más allá de sí Sirva de ejemplo el lúcido estudio del psiquiatra mismo, y ello tanto en el místico como en el poDr. Javier Álvarez sobre la peculiaridad psicolóeta. Ambos coinciden en la búsqueda del fondo gica del santo. Superada la etapa hagiográfica enigmático de la realidad, ese magma telúrico de su biografía gracias a los estudios de T. que encierra las experiencias y conocimientos Egido, E. Pacho, L. E. Rodríguez San Pedro y más imprecisables. Estamos en el terreno de la otros, la crítica moderna empieza a atisbar el sugestión, del no entender, entendiendo, toda verdadero perfil humano del místico de Fontiveciencia trascendiendo Y es que el símbolo mísros. Mística y depresión -el primero de los litico- poético oculta y manifiesta a la vez lo arbros que hoy reseñamos- nos ofrece una perscano, única cifra de la verdad absoluta que está pectiva de su configuración espiritual muy conal alcance de la inteligencia de los mortales. El vincente, pese a sus propuestas más discutibles contemplativo, como el vate, emprende la aveno polémicas. Para Álvarez, en efecto, la mística tura de lo desconocido, apostando por lo absoes un fenómeno religioso- experienluto que puede apagar sus ansias y cial que florece con vigor en los llenar sus apetencias más inextintemperamentos depresivos. Como guibles, es decir, por lo sagrado. Álvarez analiza la peculiaridad psicológica no podía ser menos en un profe Porque el más puro padecer trae sional de la Psiquiatría, parte para de san Juan de la Cruz y nos ofrece una más íntimo y puro entender, y por demostrarlo de un análisis riguroso consiguiente más puro y subido perspectiva de su configuración espiritual de lo que es la depresión endógozar, porque es de más adentro gena, tantas veces vista en el pamuy convincente. Por su parte, López Castro saber Cántico B 36, 12) Y no sado como melancolía- tristeza, reacciones afectivas atípicas, inhi- desmitifica su obra partiendo de la equiparación hay saber más interior que el saber de lo divino. bición psicomotriz... Luego exade la experiencia mística y mina la evolución histórica de sus El libro de López Castro trata enfoques, sus manifestaciones clíotros muchos problemas de mistipoética como dos formas de manifestarse nicas, evolución, etc. Junto a ello, cismo general y sanjuanista: la lírica la vivencia religiosa analiza el concepto de mística, con de la contemplación, la poesía sus características, variedades y como experimentación verbal, la grados. Centrándose luego en las peculiaridades espiritualidad erótica, la lanzadera de la mística cristiana- desde la Biblia, pasando pitagórico- platónica de la música, el pájaro solitasu libro con los enfoques racionalistas decimopor la Patrística y los autores medievales, a los rio, el clamor de la ausencia... me impresiona en nónicos, tan cortos de vuelo como anchos de místicos del Renacimiento- descubre en mueste libro la asimilación vital de conceptos ya cosectarismo. Ahora todo es descriptivo y fundachos de sus autores rasgos que pueden internocidos, pero ahora re- vividos y re- estructuramentado. Incluso en ocasiones diríase que asispretarse como depresivos. dos. En ensayista logra un discurso expositivo timos a una consolatio de depresivos, haciénmuy convincente. Su palabra fluye rebosando dose ver cuan inadecuado es nuestro concepto matices, admirablemente escrita como prosa dede enfermedad mental y cómo esos temperaEllo resulta especialmente claro, a su juicio, en mostrativa y suasoria. Viejas ideas se revisten de mentos son muy aptos para algunas funciones san Juan de la Cruz, en cuya biografía y obra denuevos ropajes. Las citas, sobre todo sanjuanisintelectuales. Históricamente, los místicos han tecta rasgos obsesivos, muchas veces tipificatas, se incrustan con certero instinto de selección sido capaces de extraer un valor positivo a la debles como manifestaciones de depresión. Las y localización. Los párrafos fermentan en sugespresión, y ello gracias a su capacidad de sopornoches sanjuanistas serían así, hasta cierto tiones, haciendo evidente que todo místico estar inmensos dolores de espíritu. Esto es espepunto, descripción de las depresiones endógeconde en sí a un poeta, que todo poeta tiene cialmente cierto- concluye Álvarez- en el campo nas del propio carmelita, y aparecerían descritas algo de místico. Queda claro que ambos se abradel arte, de la filosofía y de la religión. La verdad en los diez primeros capítulos del libro segundo zan en sus raíces. El concepto platónico de la se acendra en ellos por la duda, el arte por el de la Noche oscura del alma con referencias poesía como resultado de una inspiración diaguijón de la búsqueda, y el amor por la melanesenciales a su clínica o sintomatología, su etiovina alcanza en este libro profundidad insospecolía del abandono radical. Todo ser humano logía, evolución y tratamiento. Por lo demás, alchada. puede extraer de sus limitaciones un impulso gunos aspectos de la creación literaria del santo que lo proyecta a la altura. revelarían un temperamento obsesivo, desde las En el segundo de los libros que presentamos reiteradas redacciones de algunas de sus obras, Cristóbal CUEVAS Sueño de vuelo. Estudios sobre S. Juan de la Cruz 19