Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 de julio de 1998 ABC literario L plo, o de torré o de paA traducción- y lacio Y otro tanto sutodavía más, si cede en los versos 17 y es poética- exi 18 del XXXIII: los exge un sabio y no siemGiacomo Leopardi tremos albores de la pre fácil equilibrio entre las dos operaciones Traduc. de José Luis Bernal. Edición de Mariapia Lamberti y José Luis Berna! La Veleta. caduca luz que le fue guía El leopardi de paralelas que constituGranada, 1998. 309 páginas, 3.365 pesetas. Giacomo Leopardi: Obras. Edición de yen y son su actividad: Antonio Colinas. Círculo de Lectores. Barcelona. 1997- 1998. 455 páginas, 2.400 pesetas Lamberti y Bernal es, como he dicho, exla metáfora y la hermetremo, con aciertos aisnéutica, sin la simultalados y soluciones puntuales, que pocas veneidad de las cuales no hay pero que ninguna de los topónimos citados en la nota 16 de la ces se extienden más allá del espacio de un traducción. Cuando una de ellas prima sobre página 101. verso, y con una sintaxis tan tenue como flucla otra, algunos aspectos del texto se polariEn cuanto a la versión en sí, y no a su inventuante: se descubre en él la lengua más que zan, el conjunto se desenfoca y la lectura, aun tario de accidentes, hay que decir que la sesu lenguaje, y se transparenta un estilo latino, con claros aciertos, tiende a ser unilateral. No gunda parte de Alia luna no se entiende, barroco, arcaizante. hace mucho Eloy Sánchez Rosillo daba a la pero que, en cambio, están muy bien resuelimprenta un Leopardi lírico, en el que el texto tos los tres primeros versos de L lnfinito el Frente a este Leopardi parcial y a la vez exse fiaba al tono y el lector asistía a un espectáprimero de La Sera del DI di festa el último tremo está el de Colinas, el poeta español culo perfecto en el que que, después de Unanada sufría demasiado muno, más veces ha y el todo era reconocitransitado por su órbita ble en los distintos mey el que, con más coandros de la voz. La nocimiento de causa, a versión de Rosillo, con más profundidad se ha muy ligeros fallos que sumergido en su intereseñé en su día, sigue rior. Para Colinas, Leosiendo muy válida y, pardi es un poeta para algunos poemas, consciente de la tradime atrevería a decir ción y de las tendenque hasta canónica. A cias y gustos de su ella se añade en estos tiempo, al que lanza las días otra, que se podría invectivas de sus Pacalificar de extrema y ralipomeni y que que, tanto en puntos construye sus poeaislados conio en su inmas ante la imposibilitención, resulta meritodad de razonar. Como ria: me refiero a la de forma de ensueño José Luis Bernal y Madefine su escritura, que riapia Lamberti, que divide también en dos apuestan por el Leoetapas: hasta 1817 y a pardi unido a su etimopartir de 1829. En la lógico código de lenprimera priman el influjo gua y que, con innegay los ecos de los clásible esfuerzo, intentan cos; en la segunda, ese reproducir los latinispesimismo leoparmos y arcaísmos, tan diano mezcla de su abundantes en el origiconcepción trágica del nal. Su empeño es discutible y, a la vez, acepmundo y de su amarga y profunda lucidez. En de Alia sua donna este de ignoto amante table, porque un autor no es sólo su vocabulasu esclarecedor prólogo Colinas ofrece tres vihimno recibe que se acomoda al orden de rio: es también su sintaxis, y ésta, tanto o más siones del hombre cuya obra tanto ha contripalabras del original; Ips dos finales de Al que su léxico, da la clave de su estilo y su tobuido a estudiar. Siguen a ello el Diario del Conté Cario Pepoli Diosa vana no sólo, sino talidad. primer amor un texto que hacía las delicias ciega más que el hado, el amor o la fortuna de Benet; los Cantos que aquí incluyen los cuatro del inicio de II Risorgimento Creí Bernal y Lamberti convierten a Leopardi en siete poemas no recogidos en la de Lamberti y que en mí ya habían en la flor de mis años, un Góngora de muy, muy medio pelo; no traBernal; los Diálogos en los que se ve la inmuerto las dulces ansias de mi primera ducen: transcriben y, a veces, la interferencia tertextualidad leopardiana y, en ocasiones, su edad) el resto del poema está mucho mejor lingüística y los falsos amigos de las lenguas humor y su ironía; y los Pensamientos en en la versión de Antonio Colinas, a la que muy próximas los confunden y hacen zozoios que se contiene lo que podemos llamar luego me referiré, pero estos cuatro versos brar. Da la impresión de que, en el traducir, no su filosofía Todo ello, con un aparato crítico son un hallazgo de ésta. Lo mismo puede detienen mucha práctica: no conocen la técnica dotado de pertinentes notas, que iluminan el cirse del verso 89 de Le Ricordanze que y se dejan guiar por el capricho o la arbitrarietexto traducido, aportan el registro de una Bernal y Lamberti transliteran como y aquel dad. Para traducir a Leopardi hay que poseer fuente o dan noticias relativas a su génesis, su tan caro imaginar primero Para La quiete un mínimo caudal de cultura clásica: Bernal y contexto y literalidad. Al igual que Bernal y dopo la tempesta habría sido mejor optar, Lamberti no sé si lo poseen, pero desde luego Lamberti, Colinas traduce rutene por rucomo han hecho Sánchez Rosillo y Colinas, no lo muestran. En la página 51 traducen sos en el Canto II. Creo que es preferible por la secuencia ya lexicalizada: La calma allobrogo por alóbrogo cuando, en espamantener rutenos qué es término recogido después de la tormenta y no por La quietud ñol, se dice alóbroge como sabe cualquiera en el diccionario de la RAE y que aparece en la después de la tempestad que resulta, como que haya leído a Salustio y a Cicerón. En la correspondencia de don Juan Valera. La verexpresión, bizarra. En II sabato del villaggio página 83 escriben Eridano sin acento, sión de Colinas no sólo es la más- completa de está bien reproducido el tono, como en A se cuando, en español, es Eridano tampoco se cuantas hoy en nuestro idioma existen sino stesso aunque, en ambos casos, el sentido lo ponen a lúgubre (página 89) pero sí a también la más certera. Los Cantos que de algunos sintagmas se desliza y se pierde. prohibe (página 55) en la nota 15 de la pápropone mejoran y corrigen versiones suyas En el canto XXXI se cae en la trampa de magina 93 copian directamente de la edición itaanteriores y tanto ellos como la prosa recogida lentender simulacro como lo que no es; lo liana que manejan y hablan del monte Elinos acercan una segura visión del Leopardi que desdibuja el contenido del poema. En cona en vez del monte Helicón que es la más cierto y más total. cambio, en los versos 155- 156 del canto XXtranscripción correcta en castellano; más ajusXII, se aporta una buena y muy rítmica solutados son el uso de cor para corazón y el ción que convence: ya conforma o de temdel adjetivo flexuosas una errata hay en uno Jaime SILES Cantos El Leopardi de Lamberti y Bernal es extremo, con aciertos aislados y soluciones puntuales. Frente a él está el de Colinas, el poeta español que, con más conocimiento de causa, a más profundidad se ha sumergido en su interior