Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 de julio de 1998 ABC de la ciencia DROGAS qUE EMER 6 EN DEL MAR Los océanos esconden un potencial todavía desconocido de posibles nuevos fármacos, que se podrían sintetizar de microorganismos y tunicados. Los esfuerzos científicos llan dado ya sus primeros frutos, y el honor le ha correspondido a España, concretamente al profesor José María Fernández Sousa- Faro, al frente de un equipo multidisciplinar de científicos MISIÓN ESPACIAL PARA REC 0 LEC 1 AR POLVO DE C 0 ME 1 A L H AN transcurrido once años desde que este investigador apostase por esta nueva línea de trabajos, para extraer del mar nuevos componentes antitumorales. Al frente de Pharmamar, única compañía de biotecnología española, Fernández Sousa- Faro dedicó fuertes sumas y creó un elitista grupo de investigadores, entre los que destaca Andrés Gómez. Paralelamente incorporaba a su proyecto a los mayores expertos en esta disciplina. Ahora lia terminado la fase I de su primer antitumoral, la ET- 743 (ecteinascidina) que ha tenido un especial protagonismo en la reunión sobre nuevas drogas contra el cáncer, celebrada en Amsterdam bajo el paraguas del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos. A primera misión desde el programa Apollo que traerá a la Tierra muestras de materia espacial para su análisis se encuentra preparada para su comienzo en febrero de 1999. Su nombre es Stardust y consiste en el lanzamiento de una sonda automática que, tras siete años de viaje espacial, saldrá al encuentro del cometa Wild 2 La nave se acercará a sólo unos cien kilómetros de este objeto cósmico para recolectar partículas de su coma, la burbuja de gas y polvo que rodea el núcleo de todos los cometas. Este encuentro a más de 242 millones de kilómetros de la Tierra, pero de sólo doce horas de duración, será captado por una cámara heredada del programa Voyager que irá instalada a bordo de la nave- Esteban Cvitkovic, investigador clínico del hospital Paul Brousse (Francia) y uno de los más reconocidos expertos en oncología, explica que la ET- 743 se ha mostrado activa en una fase en la que se busca la toxicidad y la dosis apropiada, actuando de forma diferente a otras moléculas. Una vez terminada la fase I, tendrán que transcurrir al menos veinticuatro meses para totalizar la fase II, para lo que se llevarán a cabo ensayos clínicos en catorce tipos diferentes de carcinomas, entre ellos el de mama, ovario, pulmón, riñon, sarcoma en tejidos blandos y cáncer de colon. Para estos estudios se seleccionarán pacientes de España, Canadá, Estados Unidos, Holanda, Francia, Inglaterra, Taiwán, Australia y Suiza. Según las previsiones de Fernández Sousa- Faro, esta droga podría ser aprobada en el año 2001. El profesor Ken Rinehart, de la Universidad norteamericana de Illinois fue el descubridor de esta molécula, que se ha conseguido sintetizar del tunicado Ecteinascidia turbinata Pertenece a la familia de compuestos Ecteinascididnas. Pero antes de llegar a este punto ha sido necesario analizar entre 1.750 y 3.000 muéstreos de organismos recogidos de diferentes medioambientes marinos, mediante campañas de prospección. El objetivo es encontrar, como así ha sido, nuevos agentes anticancerosos que faciliten el diseño de drogas contra tu- mores sólidos refractarios. El reto del equipo científico que dirige José I laría Fernández Sousa- Faro sigue siendo la exploración marina, ya que tres cuartas partes de la superficie terrestre- r e cuerda- están cubiertas por las aguas que contienen cerca de 1,8 millones de especies, con gran diversidad de formas de vida Este ingenio espacial, de 375 kilogramos de peso y un tamaño similar al de una mesa de oficina, transportará un microchip con el nombre de cientos de miles de personas que envíen sus datos personales a la página web de la misión (http; stardust. jpl. nasa. gov) Las muestras de partículas cometarias serán investigadas en varios centros norteamericanos al término de la misión, para conocer datos inéditos sobre la com- posición de estas sucias bolas de hielo que cruzan nuestro Sistema Solar. OSOS HERMAFR 00I1 AS POR LA CONTAMINACIÓN ERCA de la isla de Svalbard, en el mar de Barents, zoólogos del instituto Polar Noruego y de la Universidad de Oslo han encontrado siete hembras de oso polar con genitales femeninos y masculinos. Se trata de un preocupante fenómeno que podría estar causado por los dañinos compuestos contaminantes llamados bifenilos policlorados, los temidos PCBs. Los investigadores noruegos, que han capturado y analizado unos 450 osos polares durante los últimos tres años para analizar los efectos de la contaminación en sus organismos, señalan en la revista Journal of Wildlife Diseases que los PCBs atacan a estos grandes mamíferos a través de su dieta de pescado, acumulándose en sus tejidos grasos. La investigación noruega representa la última de una serie de informes, donde se implica a diversos compuestos contaminantes que imitan las funciones de ciertas hormonas sexuales y provocan la aparición de anomalías de este tipo en animales salvajes. C -V i4 Los PCBs tóxicos se acumulan en la grasa de los osos. 53