Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C literario Novela 19 de junio de 1998 La belleza de los lirios John Updike Traduc. de Jordi Fibla. Tusquets. Barcelona, 1998. 464 páginas, 2.900 pesetas H ACE unos años las televisiones de todo el mundo difundieron las terroríficas imágenes del asalto e incendio del templo de los Davidianos en el rancho tejano de Wako. Las noticias se centraban en la personalidad del carismático y enloquecido líder de la secta y apenas si mencionaban algo sobre los sufridos adictos que inmolaron sus cuerpos en la tragedia. Uno de éstos es precisamente quien sirve de modelo a John Updike para redactar la última parte de su voluminosa novela La belleza dejos lirios La historia de Clark, o Esaú tal y como fue rebautizado en la nueva congregación, representa el colofón a una saga familiar iniciada a comienzos de siglo por Clarence Wilmot, bisabuelo de Clark, un pastor presbiteriano que influido por las teorías de evolucionistas y racionalistas llegó a perder la fe y abandonó la iglesia, pasando a ganarse la vida como vendedor de Cómo cambiar tu vida con Proust Alain de Botton Traduc. de Miguel Martínez Lage. Ediciones B, 1998. 224 páginas, 1.900 pesetas I N realidad, mientras lee, todo lector es el lector de su propio yo. La obra del escritor no pasa de ser un mero instrumento óptico que ofrece al lector para darle la posibilidad de discernir aquello que, sin su libro, tal vez nunca habría experimentado en sí mismo. Y que el lector reconozca en su propio yo que aquello que dice el libro es la prueba de su veracidad Estas certeras palabras de Proust resumen en gran medida algunas de las preocupaciones que centran la crítica actual y el hecho literario en sí: la importancia de la lectura, el papel de receptor activo del lector y el proceso de individuación inherente en esta relación. Con un fino sentido del humor, Alain de Botton analiza, a la manera de los manuales de autoayuda que proliferan en el mercado editorial, las utilidades de leer y examinar a Proust, pero siempre desde un punto de vista que no ofrece una visión pedante ni arquetípica del escritor, sino que, con gran rigor y amenidad, nos introduce por diversos aspectos que recorren la vida y la obra proustiana desde la simpatía y el buen juicio. E Dividido en nueve partes, que se corresponden a grandes tópicos de la búsqueda de la felicidad, cómo amar la 20 vida, cómo sufrir con éxito, cómo ser un buen amigo, o ser feliz en el amor, cómo dejar un libro a medias (gran placer en ocasiones) son el título de algunos de los capítulos del libro, construido desde el humor, como se ha señalado, pero que nos ofrece un certero análisis de los pensamientos y de la cosmovisión proustiana, fuera de histerismos de fans Botton plantea así una desmitificación constructiva e inteligente del fenómeno de Proust, alejándose de santificaciones idólatras que alejan de la verdadera agudeza y magistral penetración de nuestro autor, aunque su vida fuera un desastre. Porque Proust poseía un ingenio especial para aconsejar a sus semejantes en la consecución de la felicidad, o al menos el equilibrio, aunque su vida estuvo marcada por la desdicha. De esta forma, la imagen de Proust se nos figura más cercana, más entrañable, la simpatía merodea en estas páginas y contagia al lector, que observa la destreza considerable que posee en convertir la tristeza en ideas, la observación en verdadera literatura, el lenguaje en voz. No hay que olvidar que Proust defiende a ultranza la necesidad del autor de crear su propio lenguaje, porque la mejor manera de defenderlo es ata- carlo, recrearlo, huir de los tópicos, que abrigan y dan cobijo, pero que persisten en la superficialidad, alejan del descubrimiento del nombre exacto de las cosas. Botton (Suiza, 1969) se crió en Inglaterra y estudió en Cambridge, donde reside en la actualidad. Su primera novela, Del amor apareció en 1993, y un año después publicó El placer de sufrir ambas publicadas por Ediciones B. Traducido a multitud de idiomas, también ha aparecido en 1995 Kiss and Tell y ahora este Cómo cambiar tu vida con Proust una incitación a la lectura inteligente del escritor extrayendo recetas prácticas de sus escritos. Como recuerda Botton en este agudo libro, en cierta ocasión Proust comparó la amistad con la lectura, aunque destacaba a la segunda: En la lectura, la amistad a menudo nos devuelve a su primitiva pureza. Con los libros, no hay falsa amabilidad que valga. Con estos amigos, si pasamos la velada en su compañía, es porque real y genuinamente nos apetece Tanto es así que cuando un libro nos aburre podemos dejarlo sin miramientos. Cómo cambiar... es de los que no abandonamos aunque hayamos finalizado su lectura. Beatriz HERNANZ enciclopedias. El segundo escalón en la saga de los Wilmot es Teddy, el hijo menor de Clarence. La vida de Teddy transcurre en Basingstoke, un pueblo pequeño como su natal Paterson. Allí nunca ocurre nada y un joven reservado como Teddy, temeroso de enfrentarse al mundo tras una experiencia en Nue- va York, pasa desapercibido, llevando una vida aburrida hasta que conoce a Emily, quien se convertirá en su esposa. Emily tiene una deformación física en un pie y cojea ostensiblemente, además, pese a su aspecto, su sangre no es totalmente blanca. Por fortuna la hija del matrimonio, Essie, no tiene defecto físico alguno y además su belleza motiva que un fotógrafo se fije en ella durante un concurso de belleza iniciando así una carrera que le llevará hasta las pantallas de Hollywood pese a sus problemas de dicción y tart: amudeo. Pero el esplendor de Essie, o Alma DeMott tal como la rebautizaron para el celuloide, fue tan efímero como el de una estrella fugaz. Una carrera artística mal planificada por sus agentes motivará que con el paso de los años tan sólo sea recordada por haber sido la primera mujer blanca que besó a un negro, en la frente, en una película. La frenética vida de una actriz fue la causa de que descuidara la educación de su hijo Clark, quien terminará atrapado en las redes de una secta destructiva. La belleza de los lirios es la típica y tópica obra updikeiana si se me permite la expresión. Una vez más nos encontramos ante los mismos temas que se han venido utilizando a lo largo y ancho de su prolífica producción literaria. De nuevo la clase media norteamericana se convertirá en el eje que vertebra la concepción artística existencial de Updike: el dilema religioso, recordemos La versión de Roger o S. (Sarah Worth resulta ser el prototipo de Clark) las crisis matrimoniales, como en Parejas o Lo que queda por vivir los problemas generacionales, motor de sus mejores novelas, las que tienen como protagonista a Harn Conejo Angstrom; y el trasfondo de la vida social de Estados Unidos, Memorias de la administración Ford una excelente novela injustamente olvidada, son los elementos que encontraremos en esta nueva entrega. Cada una de las cuatro historias narradas en esta obra encierra en sí misma una novela, pues en cada una se aborda una cuestión singular. No obstante, la concatenación de las historias confiere a la obra una entidad, un empaque que se perdería en la fragmentación. La vida de Clarence Wilmot refleja el desencanto ante la pérdida de valores que constituían la esencia del personaje; la de Teddy el miedo visceral de enfrentarse a un mundo competitivo; la de Essie la fugacidad del éxito y la fama; y la de Clark, por último, la fragilidad del espíritu humano en su desesperado afán por encontrar un sentido a la vida. Pero si Updike no logra sorprendernos en sus argumentos sí que logra impresionarnos su capacidad para hilvanar historias a priori vulgares e intrascendentes confiriéndoles una potencialidad épica inimaginable. Sus personajes, caracterizados por disfrutar- sufrir una existencia anodina, llegan a perfilarse como auténticos héroes que nos incitan a reconsiderar incluso nuestras propias actitudes ante los aspectos más cotidianos de la vida. José Antonio GURPEGUI